Jueves, 18 Jul,2019
General / MAY 10 2011 / hace 8 años

Cómo afrontar la muerte de un ser querido

La pérdida de un ser querido es uno de los acontecimientos más estresantes de la vida y puede producir una crisis emocional importante.
Cómo afrontar la muerte de un ser querido

Expresar los sentimientos es clave, decir qué se está sintiendo es fundamental en el proceso.

“Tras la muerte de alguien que se ama, se experimenta una etapa de dolor que recibe el nombre de duelo. Se puede sentir una amplia gama de emociones, incluso cuando la muerte se esperaba. Muchas personas dicen experimentar una etapa inicial de entumecimiento emocional en la que apenas sienten nada tras conocer la noticia de la muerte, pero no existe un orden dado en el proceso del duelo”, explicó la psicóloga del Servicio Nacional de Aprendizaje, Sena, Paola Edith Arévalo.
Ciertas emociones como la culpa y la tristeza son normales y comunes ante la pérdida. Puede que no se esté preparado para la intensidad y la duración de estas o la rapidez con que el estado de ánimo puede cambiar.
El afectado puede incluso comenzar a dudar sobre la estabilidad de la salud mental. Pero hay que tener presente que esas emociones son sanas y apropiadas y ayudarán a afrontar la pérdida.

“Cabe recordar que asimilar completamente el impacto de una pérdida importante requiere su tiempo. Nunca se dejará de echar de menos a esa persona, pero el dolor disminuye con el tiempo y permite que se continúe con la vida”, aseguró la especialista.


El duelo y el dolor

No es fácil seguir adelante tras la muerte de una persona amada. El duelo es el proceso natural por el que se atraviesa hasta aceptar una pérdida importante.

Puede incluir las tradiciones religiosas que honran a los muertos o reuniones con los amigos y la familia para compartir la pérdida. El duelo es algo personal y puede durar meses o años. La aflicción o dolor que se siente es la expresión exterior de la pérdida.


Síntomas físicos

Muchas personas dicen sentir síntomas físicos que acompañan a la aflicción, dolor de estómago, pérdida de apetito, trastornos intestinales, problemas de sueño y pérdida de energía son síntomas comunes tras la muerte del ser querido.
De todos los acontecimientos estresantes de la vida, el duelo puede poner a prueba seriamente los sistemas naturales de defensa. Las enfermedades existentes pueden empeorarse o pueden aparecer otras nuevas.

También pueden darse profundas reacciones emocionales. Estas reacciones incluyen ataques de ansiedad, fatiga crónica, depresión y pensamientos de suicidio. Una obsesión con la persona fallecida es también una reacción común ante la muerte. Afrontar una pérdida es siempre difícil, las reacciones se ven influenciadas por las circunstancias de la muerte, particularmente cuando es repentina o accidental, así como por la relación con la persona fallecida.

“La muerte de un niño despierta una sensación abrumadora de injusticia; por el potencial perdido, los sueños incumplidos y el sufrimiento sin sentido. Los padres pueden sentirse responsables de la muerte del niño, no importa lo irracional que esto pueda parecer. También pueden tener la sensación de que han perdido una parte vital de su propia identidad”, aseveró Paola Edith Arévalo.

Una pérdida debida al suicidio puede estar entre las más difíciles de sobrellevar. Los supervivientes pueden quedarse con una enorme carga de culpabilidad, ira y vergüenza e incluso pueden sentirse responsables de la muerte, es particularmente beneficioso y recomendable buscar asesoramiento psicológico durante las primeras semanas después del evento.


Vivir con el dolor

Hacer frente a la muerte es muy importante para la salud mental. Es natural experimentar pena cuando una persona amada muere, lo mejor que se puede hacer es permitirse sentir el dolor todas las veces que sea necesario.
Es importante recalcar que buscar familiares y amigos que entiendan el sentimiento por el que se está pasando en ese momento ayuda a entender y vivir con el dolor de una pérdida.

Expresar los sentimientos es clave, decir qué se está sintiendo es fundamental en el proceso del duelo. Mantener el contacto habitual con el médico y asegurarse de comer bien y descansar todo lo necesario y ser consciente del peligro de desarrollar una dependencia de fármacos o alcohol para intentar superar el dolor no es la solución. No olvidar que estas emociones tan dolorosas e intensas que en ese momento se sienten parece que no terminarán nunca, se acaban transformando y que se puede contribuir a transformarlas cuando la persona se sienta preparado, tal vez nunca se deje de echar de menos a esa persona y su recuerdo forme parte de cada uno para siempre, pero poco a poco va hacer menos desgarrador para convertirse en un recuerdo en el que predomine más el amor que se sentía hacia esa persona y lo que te aportó, que el dolor de su pérdida”, concluyó la psicóloga.


Emociones


- Incredulidad.

- Confusión.

- Shock.

- Tristeza.

- Añoranza.

- Rabia.

- Humillación.

- Desesperación.

- Culpa.


Recomendaciones


- Ser paciente.

- Buscar ayuda profesional.

- Compartir el dolor.

- No crearse un falso consuelo.

- Tener paciencia.


Por: Yaqueline Hurtado Domínguez


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net