La Salida / Septiembre 09 de 2017 / Comentarios

Con la obra ‘Para Regalo’, Islas Canarias cierra festival de teatro

Con la obra ‘Para Regalo’, Islas Canarias cierra festival de teatro

Este sábado llega a su final el 16° Festival Internacional de Artes • Armenia, encuentro organizado por Teatro Azul que propició inolvidables espacios de encuentro con propuestas artísticas de teatro, música y danza de España, Argentina y Colombia.


El cierre estará a cargo del unipersonal de danza contemporánea ‘Para regalo’. Esta coreografía fue creada y dirigida por la maestra Carmen Werner, en colaboración con el actor y bailarín Roberto Torres, de la compañía Nómada de Islas Canarias, y pone en escena a un hombre inmerso en la búsqueda del regalo perfecto, “un ser humano sensible, frágil y muy sincero”, como describe su misma directora.

‘Para regalo’ ha tenido una gran acogida por el público y la crítica especializada, y fue seleccionada por la Red de Teatros Alternativos de España en el circuito 2016, lo cual le permitió girar desde entonces por todo el territorio español, así como en diversos festivales internacionales.

LA CRÓNICA habló con Roberto Torres antes de su función de este sábado en la noche en Teatro Azul.

Roberto, cuéntenos acerca de la compañía Nómada 
Nace en el año 2000, desarrollamos como pilar fundamental el atravesar la barrera de los espacios que se prestan normalmente para la danza. De esta manera, acercamos todo tipo de público a la danza contemporánea, en todo tipo de espacios, buscando una mejor comunicación entre artista y espectadores.

Nómada además es una plataforma de investigación, utilizando el teatro y los audiovisuales en creaciones conjuntas, trabajos individuales, e incluso colaboraciones con creadores ajenos a la compañía.

Son 11 los espectáculos con los que hemos actuado en diferentes escenarios de las Islas Canarias, de la Península y en festivales de países como Uruguay, Guatemala, Bolivia, Perú, México, Venezuela, Senegal, Argentina, Brasil, Francia, Irlanda, Madagascar, Chile, Gabón, Panamá, Rusia, El Congo y Colombia.

¿Qué nos puede decir del unipersonal de danza ‘Para regalo’?
Es muy bello plásticamente, tiene una estética muy particular, hay símbolos dentro de la propia obra, elementos como las flores que de alguna forma están muy ligados a nuestra vida, pues al nacer nos llevan flores, también cuando morimos, en el amor, hasta en los festejos. Es un símbolo que se repite en todas las culturas, y este ser que habita la escena, buscando ese regalo, encuentra esas flores y empieza también a reflexionar sobre sí mismo. Cuando lo bailo, descubro que estas van cambiando, se pueden convertir en algo romántico, tierno etéreo, terrible…La dificultad de dar nos transforma en pequeños monstruos y el concepto de dar y recibir muchas veces no es justo, no se corresponde. Al final, este personaje hace un viaje consigo mismo, un viaje de vida, como el que cuida sus flores y su jardín, y estas flores, pueden ser su vida, pueden ser la forma como ve el mundo, hay muchas posibilidades de lectura.

Vea también: Quijote fusilado, La Cuarta Pared de Argentina


¿Cómo surgió la idea de hacer este trabajo en conjunto con la maestra Carmen Werner?
Recuerdo haber visto sus espectáculos en el año 93, ya en su momento me sorprendieron sus propuestas, y me atrajo su forma de abordar la escena.

A partir de allí empieza nuestra relación, y un día la invito a crear una pieza de danza con la compañía Nómada que dirijo, la pieza ‘Alcohol y flores’, que es un trío del cual tuve la suerte de ser uno de los bailarines, y conocí su trabajo desde dentro. Este vínculo se ha ido fortaleciendo en el tiempo, hasta llegar a ser una gran amiga, a la cual me unen sentimientos y admiración.

Un día le propongo que me dirija un solo y ella sin dudarlo me dice que sí y surge ‘Para regalo’, pieza que para mí ha sido eso. Tanto ha sido nuestro acercamiento, que en la actualidad estamos creando juntos un dúo proyectado para estrenar para principios de año, en el cual los dos estamos ilusionados.

Vea también: Carmen Werner, Tiempo de conversación

Un unipersonal es un reto enorme a nivel profesional para un bailarín o un actor. ¿Qué significó para usted participar en este solo de danza?
Realmente no es el primer solo, es algo a lo que me he enfrentado numerosas veces, lo que está claro es que la madurez, va cambiando el lugar en el cual uno se coloca en la escena, pienso que he ganado con los años seguridad, respeto a lo que hago y mi relación con el público.

Cada unipersonal cambia según el/la creador/a que dirija la pieza y reconozco que Carmen Werner te transmite confianza, amor a la danza y una particular forma en su dramaturgia. Creo que haber estudiado la carrera de arte dramático además de formarme como bailarín, me facilitó ponerme en la piel la propuesta de un personaje que habita la escena, que clara y sabiamente Carmen Werner sacó de mí.

Finalmente Roberto, invite a los quindianos a que asistan esta noche a Teatro Azul a disfrutar del espectáculo ‘Para regalo’.
Me gustaría que se acercaran a Teatro Azul por muchas razones, porque creo que la danza es la más bella de las expresiones del cuerpo, porque creo que está bien la comunicación sin palabras, porque la experiencia me ha demostrado que esta pieza es un buen trabajo, que ha sido premiado y reconocido, porque es mi primera vez en Colombia y me encantaría recordarlo como algo compartido, y finalmente para que merezca la pena el esfuerzo y la ilusión de Teatro Azul, por mantener vivo este festival, pues por propia experiencia sé lo difícil que es darle continuidad a un proyecto de estas características.


Redacción
LA CRÓNICA

 

PUBLICIDAD

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En Cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

©2009- 2017 todos los derechos reservados