La Economía / Junio 07 de 2013 / Comentarios

Cooperativa de caficultores está a salvo de la quiebra

Cooperativa de caficultores está a salvo de la quiebra La Cooperativa Departamental de Caficultores del Quindío perdió $817 millones en su actividad durante el 2012
La Cooperativa Departamental de Caficultores del Quindío perdió $817 millones en su ejercicio de compra-venta de café durante el 2012, no obstante, su situación financiera es sólida, es más, su patrimonio en el transcurso de los últimos cinco años creció casi un 50%, La información se dio a conocer porque en diferentes círculos sociales del departamento rodó la versión de que la cooperativa estaba a punto de irse a la quiebra debido, precisamente, a las pérdidas sufridas en la gestión del año anterior.
Javier Sanín Trujillo, gerente de la asociación, explicó que el desafortunado balance del 2012 es una consecuencia natural de la situación que vive la actividad cafetera en el país y en el mundo.

“La compra-venta de café es un negocio de riesgo. Por ejemplo: el 1 de enero del año pasado se compraba la arroba del grano a $92 mil y el 31 de diciembre la misma cantidad se cotizaba en $52 mil, esto indica una variación en el precio superior al 40%. Una empresa, por más que haya previsto una corrección en el mercado, nunca espera que sea mayor a un 30%”, indicó el directivo.

De igual manera, la venta de grano se vio afectada en el 2012 por las fluctuaciones de la cotización de la libra de café en la Bolsa de Nueva York y por la revaluación del peso frente al dólar. “Al comenzar el año la libra se vendía a 2 dólares con 20 centavos y al finalizar bajó a 1 dólar con 50 centavos. Teniendo en cuenta además que el precio de la moneda estadounidense llegó a estar en $1780, algo pésimo para los exportadores”.

A esta situación se le debe sumar que la cooperativa tiene como función regular el precio interno del café, garantizándole la compra al productor. “Esto implica un riesgo, porque si el grano no cumple con las condiciones de calidad que exige el comprador final, mucho grano es rechazado, eso fue otro de los problemas que tuvimos el año anterior”. Mientras que entre 2009 y 2011 el porcentaje de grano que fue rechazado a la cooperativa osciló entre 3 y el 7%, en el 2012 alcanzó el 20%.
Eso quiere decir que de los 8 millones 200 mil kilos de café que compró la entidad 1 millón 640 mil no fueron aceptados por Almacafé.

El directivo dijo que la única ganancia que le dejó a la cooperativa el año 2012 fue la experiencia. “Nos dejó la enseñanza de que cuando el mercado está complicado se debe ser más ágil en el movimiento del grano. Arrobas de café que se tenían almacenadas desde enero, que se adquirieron a $90 mil, se tuvieron que vender a $60 mil a mitad de año”.

No obstante, pese a que el panorama del mercado del café no es muy diferente al del año pasado, sí se empiezan a ver algunas señales que permiten atisbar que el balance de la cooperativa para 2013 será positivo.

“Al 30 de abril del año pasado ya registrábamos perdidas por 299 millones, mientras que a la misma fecha de 2013 ya tenemos ganancias auditadas por cerca de $102 millones”, concluyó el gerente general.


Datos sobre la cooperativa
La Cooperativa Departamental de Caficultores del Quindío existe, como tal, desde el 2007. Es una organización sin ánimo de lucro que tiene como función principal regular el precio interno del café por medio de la garantía de compra, siendo el intermediario principal de los productores y pagando siempre de contado. Tiene 1700 socios de los cuales 1100 son productores del grano. Además cuenta con nueve puntos de compra en todo el departamento: Génova, Córdoba, Pijao, Calarcá, Circasia, Filandia, Armenia, Montenegro y Quimbaya.

COMENTA ESTE ARTÍCULO

©2009- 2014 todos los derechos reservados