Domingo, 20 Oct,2019
La Salida / JUL 19 2019 / hace 2 meses

Corporación Cívica de Barcelona, dos años de trabajo musical y ambiental

La entidad sin ánimo de lucro forma a los niños y jóvenes del corregimiento de Calarcá.

Corporación Cívica de Barcelona, dos años de trabajo musical y ambiental

Empezaron la escuela con instrumentos hechos de PVC y no han recibido recursos de la administración municipal ni de la gobernación del Quindío.

Julián David Cano, coordinador general de la escuela de música y director de las agrupaciones de la Corporación Cívica de Barcelona habló con LA CRÓNICA en el segundo aniversario de la entidad que enseña música, cultura y medio ambiente a niños y jóvenes del corregimiento. El profesor contó sobre las dificultades que han tenido con la administración municipal y con la falta de recursos para comprar instrumentos que les permitan enriquecer el proceso.

Vea también: Sueños de tambor: música para el cambio social


¿Cómo empezaron una escuela de música sin instrumentos?
Iniciamos con unas flautas de PVC, y aunque fue difícil, sin ellas no habríamos podido empezar. A los cinco meses tuvimos la primera presentación y notamos una entrega increíble de parte de los muchachos y de los encargados. Nuestro presidente, que es Daniel Cruz, fue la persona que me motivó a empezar este proyecto tan bonito, él fue ese bastón que yo necesitaba.

¿Qué es la Corporación Cívica de Barcelona?
Nació con el ideal de cambiar la mentalidad de jóvenes sobre el respeto al medio ambiente, y se fortaleció con el tema musical, que nació de la nada, sin perder esos ideales por medio de actividades de preservación y ecología.

¿Bajo qué necesidad nació la escuela de música?
En el corregimiento de Barcelona, las oportunidades son pocas, después de salir de la universidad, los que pueden estudiar o los que no, lo más cercano que tienen es ir a coger café o a laborar en las piñeras, que aunque son trabajos dignos, se debían abrir puertas para espacios culturales, a pesar de que los padres todavía están muy negados frente al tema de la música.

De su interés: Línea circular, un cortometraje sobre la violencia en Colombia

¿Cuántos niños tiene actualmente?

Iniciamos con 45 niños y ahora tenemos 111 jóvenes

¿Con qué enfoques trabajan?
Quisimos ayudar a estos jóvenes a que se alejaran de la drogadicción y sumarle un punto al arte y la cultura. Tratamos de brindar apoyo a los jóvenes en la música, para que consigan becas cuando ingresen a la universidad. Manejamos una banda sinfónica, cuatro chirimías, un semillero de iniciación, un proceso de guitarra, un grupo de música colombiana y un grupo de canto que afortunadamente está muy fortalecido.

¿Cómo cataloga el talento del municipio?
Estoy gratamente sorprendido y en parte ya lo sabía, por eso me atreví a hacerlo, hay jóvenes con mucha actitud y ganas, y han ido fortaleciendo la parte de la disciplina. Es un logro poder haber conformado esta agrupación sin ningún recurso del Estado; realmente siento que estos procesos deben fortalecerse en toda la región. Aceptamos cualquier tipo de apoyo en cuanto a instrumentos, nuevos o de segunda, realmente los necesitamos.

¿Qué cree que puede cambiar la música en la actitud de los jóvenes?
La gente adulta no es muy consciente del valor de la música en Barcelona y es gratificante ver que los jóvenes sí se interesan y le dan valor y por supuesto también ver que logran cumplir sus sueños. La música puede cambiar cualquier mente y volver disciplinada a cualquier persona, además alejarla de los flagelos sociales que hay en este momento.

Vea otra Salida: 
Xana pax y su showferencia, que incluye humor, canto, teatro y más

¿Quiénes han apoyado la iniciativa?

No hemos recibido ningún apoyo de la administración municipal, las personas que nos han ayudado han sido unos pocos que viven en el corregimiento, algunas otras que están en el exterior, recibimos también unos instrumentos de segunda que venían de Medellín, que nos han abierto las puertas para hacer varias actividades. También hemos vendido y rifado cosas, nos la hemos rebuscado. Además de todo realizamos unas actividades para sumar apoyos con el enfoque ambiental que tenemos, ahora ya sembramos 300 árboles en el sendero ecológico que nosotros mismos recuperamos para la gente y estamos a la espera de que una fundación nos apoye. Quiero aclarar que se nos ha hecho todo mucho más complicado, nos cierran muchas puertas porque no somos un municipio, pero es como si lo fuéramos, ya que somos el corregimiento más grande del país.

¿Cómo se sienten de poder ver los primeros resultados?
Mi motivación son los jóvenes para continuar con este proyecto, a pesar de las dificultades, tengo todas las ganas porque ellos me pagan con su gratificación.

Carolina Marín
LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net