Jueves, 17 Oct,2019
En profundidad / AGO 04 2019 / hace 2 meses

¿Cuál es el origen de la evolución humana?

La socialización ha sido factor importante para preservar la especie.

¿Cuál es el origen de la evolución humana?

Hoy las migraciones son por aspectos políticos, de apropiación de la tierra, como en Colombia, por el cambio climático, buscando mejores oportunidades, etc. Pero somos una especie que migra.

María Martinón Torres está inmersa en el Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana, Cenieh. Concentrada en Atapuerca, lugar situado cerca a Burgos, ciudad española donde se han encontrado los restos humanos más antiguos de Europa. La científica nos enseña que en ese sitio han habitado los preneandertales, los neandertales y el Homo sapiens. Además, existen restos de una especie sin identificar bautizada tentativamente como Homo sp, al que corresponde el fragmento de una mandíbula de 1,2 millones de años de antigüedad encontrada en 2007, cuyos rasgos coinciden parcialmente con los de los restos de hace 1,8 millones de años encontrados en el yacimiento georgiano de Dmanisi. Esta mandíbula favorecería la teoría del origen asiático de los pobladores humanos de Europa.

Los estudios han permitido, asimismo, plantear que hubo hibridación entre los neandertales y el Homo sapiens. Varias importantes investigaciones han sido aportadas por el Cenieh, tales como que el primer asesinato de la historia de la humanidad se cometió hace 430 mil años, o que el lenguaje humano nació hace al menos 400 mil años. 

Recomendado: 
Los restos de una mujer celta de hace 2.000 años revelaron que fue golosa y que no hacía ejercicio


Revolución de la evolución humana

Sigamos conociendo los planteamientos de Martinón Torres, MT, teniendo como apoyo la entrevista concedida a Patricia Fernández de Lis, PF, para el periódico El País de España el 21 de julio pasado. 

PF: ¿Cuál es el último descubrimiento que hemos realizado sobre evolución que le parece más relevante?

MT: en los últimos 10 años se ha producido una revolución de la comprensión del árbol de la evolución humana, y ha sido gracias al desarrollo de la paleogenética.

Los estudios del ADN antiguo han supuesto una ruptura con todo lo que sabíamos anteriormente, porque utilizamos métodos, como la genética, y conceptos, como el de la hibridación, que hasta ahora no eran comunes en nuestro ámbito. La idea de que nuestra especie ha hibridado ha roto muchos esquemas no solo biológicos, sino también sociales y culturales. 

Estamos inmersos en un momento político en el que imponemos fronteras, pero hubo un tiempo en el que llegamos a tener descendencia con una especie diferente. Tenemos barreras entre nosotros que son más difíciles de franquear que aquellas que dictaba la propia biología. Por eso este descubrimiento ha supuesto una revolución, una contextualización de la diversidad.  

PF: Esa hibridación se produjo con los neandertales, una especie que siempre ha sido descalificada por ser tosca, torpe, inferior. ¿Es una cura de humildad para nosotros haber descubierto que somos un poco neandertales? MT: es una cura de humildad y es una llamada de atención sobre la importancia de relativizar las diferencias. Los estudios sobre la evolución humana no solo nos sirven a los científicos; pueden ser relevantes para la ciudadanía. Hasta no hace mucho en términos geológicos, unos 50.000 años, en la Tierra había otra especie inteligente. 

Ahora buscamos vida inteligente en otros planetas, pero es que hubo otra vida inteligente en este planeta. No tenemos razones para pensar que los neandertales fueron una especie menos inteligente que nosotros ni peor adaptada al momento y las circunstancias en las que vivieron, que eran muy duras. 

Le puede interesar: 
¿Homo sapiens?


Por donde pasamos, arrasamos

PF: ¿Y por qué estamos aquí nosotros y no ellos?

MT: las extinciones son procesos extraordinariamente complejos, y muy lentos. Hablamos de poblaciones en las que cada vez hay menos individuos. Yo creo que somos la única especie humana sobre la Tierra porque no hay espacio para otra. Muchas veces se nos ha descrito como la especie invasiva, somos como el caballo de Atila, por donde pasamos, arrasamos. Tenemos una capacidad de adaptación extraordinaria a un nicho ecológico enorme. El nicho ecológico define cómo se gana la vida una especie, qué hace. Y el ser humano hace de todo.

En nuestra especie caben los listos, los tontos, los tímidos, los valientes, los atrevidos, los precavidos… Y además somos capaces de desempeñar muchas tareas. En esas circunstancias en las que podemos vivir prácticamente en cualquier ecosistema, ¿qué espacio dejamos para que haya otro que, además, era parecido a nosotros? La extinción de los neandertales no fue un problema de superioridad o inferioridad, fue un problema de competencia, y también de mala suerte.

PF: ¿Mala suerte, por qué?

MT: los sapiens fueron capaces de llegar a China al menos hace 80.000 años, también los tenemos en Israel hace 100.000, pero ¿por qué no tenemos sapiens en Europa, donde los neandertales llevaban viviendo 500.000 años? Probablemente los neandertales eran una barrera para nosotros, eran más fuertes y estaban mejor adaptados a un lugar donde un Homos Sapiens no hubiera sobrevivido ni un invierno.

Creo que tuvieron mala suerte porque estuvieron aislados durante mucho tiempo. Una especie con altos niveles de endogamia se agota genéticamente, de ahí la importancia de la diversidad y de la mezcla. Y eso fue una suerte para el sapiens, que pudo entrar como oportunista cuando al neandertal ya le iban mal las cosas. Si el clima hubiera sido distinto, y las oportunidades, diferentes, quizá la historia no la estaría contando un sapiens sino una neandertal.

De su interés: 
Los humanos llegaron a América hace unos 15.000 años


La endogamia es perjudicial 

Esta acotación sobre la endogamia que hace Martinón Torres, perfectamente se pueda aplicar a la academia. Institución universitaria que vincula a sus propios egresados está condenada a que la calidad se afecte.  Por eso, en EE.UU. en la década de los 50 del siglo XX, las universidades del estado prohibieron la contratación de sus propios egresados, siendo personas que habían realizado el doctorado. Después de aplicada esta medida, su calidad se elevó. 

—De ahí que el ministerio de Educación debería prohibir la endogamia en la universidad pública colombiana.— 

PF: ¿Qué papel desempeña en el triunfo de los sapiens el factor social?

MT: la fortaleza de nuestra especie es la sociabilidad. Más importante que tener salud es estar en un grupo que cuide de ti, y que tenga los recursos para acceder a esos cuidados. La fuerza y la presión social, las relaciones que mantienes, cómo estás de conectado y con quién, tienen muchísima más importancia que la fuerza física del individuo. Somos la especie que ha llevado al extremo la cohesión social; somos capaces de establecer vínculos muy profundos, incluso que dictan comportamientos con gente a la que no has visto nunca o que vivió 2.000 años antes que tú”. 

También resalta que el individuo, por sí solo, ya no es nada. La sociabilidad es nuestro salvavidas. ¿Acaso no contrastan estas afirmaciones con lo que le está sucediendo a la sociedad? ¿No nos estamos aislando? ¿La tecnología no nos está separando? ¿Será que esta ruptura social no será más peligrosa que la degradación del medio ambiente?

PF: Otra de las claves del éxito del Homo sapiens que usted suele mencionar es la adaptación, no ya de nosotros al medio, sino del medio a nosotros, hasta el punto de que estamos en una nueva era, el Antropoceno, definida porque hemos transformado el planeta a nuestra medida.

MT: el problema es hasta qué punto esa filosofía es la más beneficiosa para nosotros. La evolución tecnológica ha sido mucho más rápida que la biológica. Nosotros hemos cambiado muy poquito; hemos transformado el mundo, pero seguimos siendo aquel humano de hace 200.000 años. 

Se ha producido una disociación entre la biología y la tecnología. Además, al no requerir el contacto físico para comunicarnos, hemos perdido la empatía. Es mucho más fácil ser indiferente al sufrimiento si no lo ves a tu lado. Es la doble cara de la hipercomunicación; nos hace fuertes, pero quizá, individualmente, nos ha podido empobrecer. 

Martinón Torres, afirmó finalmente que sí seguimos evolucionando, pero muy lento.

Recomendado: 
El Homo naledi convivió con Homo sapiens hace 300.000 años en sur de África


El primer asesinato de los humanos

El estudio de un cráneo de hace 430 mil años que presentaba dos orificios en el hueso frontal, se hizo cuando había tejido blando, lo que indica que estaba vivo o acababa de morir. Asimismo, en el lugar donde se encontró al individuo había otras 27 personas, lo que confirma, por una parte, el primer indicio de enterramiento, y por otra, que desde esa época el hombre era capaz de matar. La investigación fue publicada en mayo de 2015 en la revista científica. Asimismo, la búsqueda del origen del lenguaje se apoya en herramientas evolutivas.

El análisis de cráneos fósiles de hace unos 400 mil años, pertenecientes al Homo erectus, ha indicado que aquel humano ya tenía desarrollo anatómico para articular sonidos, lo que indica que el origen del lenguaje data de esos tiempos.  Para finalizar, hay que decir que los dientes son sistemas que guardan secretos del pasado más remoto, como enseña Martinón Torres. Además, que el homínido emigra desde el principio y que la relación de inferioridad-superioridad entre neandertales y sapiens es obsoleta.

 

Diego Arias Serna
Profesor-investigador universidad del Quindío
[email protected] / [email protected]
Madrid, España.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net