Martes, 20 Ago,2019
La Política / ABR 17 2016 / hace 3 años

Cuatro perspectivas del balance político del socialismo del S. XXI

Un balance crítico del significado y el impacto político y social del socialismo del siglo XXI en Suramérica no puede medirse solamente en cifras estadísticas que dejan de lado las enseñanzas de la historia, la sabiduría que se representa en el conocimiento inscrito en las fronteras del tiempo y el significado cabal del movimiento pendular de la política (en perpetua oscilación de derecha a izquierda y viceversa).

Cuatro perspectivas del balance político del socialismo del S. XXI

Se trata de un análisis de las formas económicas, políticas y sociales que se han tratado de implantar, en el que se advierte pesimismo al considerarse lo que no se ha podido lograr.

Estos elementos de la crítica sociológica y política no pocas veces son ignorados, para destacarse el valor de los números, la magnificación interesada de lo circunstancial en el acto político, o la idea del fin de la historia en relación con determinados sucesos o acontecimientos.

Por esto mismo,  proponemos cuatro perspectivas de balance sobre este modelo socialista de Estado y de gobierno, que ya parece tener su tiempo agotado en el sur de nuestro continente.

 

1. Una perspectiva conservadora 
Perspectiva que hace énfasis básicamente en los propósitos no cumplidos (reformas aplazadas), las cifras extremas (la inflación en Venezuela), la desnaturalización política (el autoritarismo del sistema presidencial ecuatoriano), o la corrupción pública (como la que ahora enfrenta el gobierno del Brasil).

 

2. Una perspectiva de izquierda
Perspectiva que constituye una autocrítica y que corresponde al balance que propone medir diferencias entre lo que el modelo político formuló en teoría y lo que en la práctica social se logró obtener.

En este sentido pueden considerarse como opiniones calificadas de primer orden las críticas que el mismo Heinze Dieterich S. expresa en los términos siguientes: “Chávez no impuso la combinación de desarrollismo criollo posible y el paradigma científico-político del socialismo del siglo XXI.

Sólo uso el término, no la institución respectiva… lo que fracasó en Venezuela fue un proyecto de desarrollismo criollo mal ejecutado, o el modelo desarrollista de capitalismo monopolista de Estado, inspirado en la obsoleta experiencia neoestatalista cubana.”1  

Con esta misma orientación crítica, Emilio Martínez señala que lo que fracasó en Venezuela fue el “chavismo-fidelismo” y su intento de implantar formas autogestionarias y cooperativas; … lo que se obtuvo fue un Estado paternalista, burocrático, de los movimientos, instituciones y movilizaciones de izquierda, el clientelismo y la corrupción, … empeñado en mantener un obsoleto capitalismo de Estado cubano en crisis desde la caída de la U.R.S.S.2  

De naturaleza estructuralista es la crítica de James Petras, que inscribe este socialismo del siglo XXI en su contexto histórico y que ya hemos citado previamente. 

Se trata de un análisis de las formas económicas, políticas y sociales que se han tratado de implantar, en el que se advierte pesimismo al considerarse lo que no se ha podido lograr (no a la reducción de las desigualdades sociales, no a la recuperación de la propiedad de sectores estratégicos, no a cambios sustanciales en la naturaleza del aparato estatal).

En estas carencias y en cifras y en conceptos sociológicos, Petras resume su diagnóstico  al calificar a estos gobiernos como transitorios y señalar cómo ahora enfrentan los desafíos de una nueva restauración neoliberal, o resurrección de los gobiernos conservadores de 20 años atrás.3 

3. Una perspectiva histórica-hermenéutica 
Es la que se nos presenta fundamentada en las grandes teorías del socialismo como un proyecto y un proceso en trance de realización, inscrito ahora en las múltiples contingencias del tiempo contemporáneo con sus condiciones de cambio permanente y transformación.

En efecto las ideas troskistas de la revolución constante, las propuestas de F. Engels sobre una sociedad socialista en actitud de cambio y transformación y las ya expuestas ideas de Marta Harnecker sobre la distancia real entre el poder político de un gobierno y el poder del Estado, refutan a las teorías de las totalizaciones históricas y del retorno de la sociedad al mismo lugar en el movimiento pendular (inmovilismo) y obligan a que los actores críticos inscriban los sucesos sociales dentro de un amplio espectro de circunstancias no solo históricas, sino también sicológicas y en relación con los agentes protagonistas.

Por ejemplo, el desborde del poder ejecutivo (hiperpresidencialismo), no solamente ha de evaluarse por los actos de ejecución presidencial sino, además, por sus efectos sobre la red de relaciones con los otros sectores del poder del Estado y con relación a los agentes del modelo económico que surgen de la democracia capitalista (contratistas, élites financieras, jerarcas de grupos económicos cercanos al poder, dirigencias sindicales y de organizaciones sociales).

También estas ideas comprensivas nos permiten discernir que la historia puede verse como la aspiración humana hacia la meta ideal de alcanzar mejores condiciones de vida.

Por esto nos dice José Mujica, el expresidente uruguayo, que después de las ejecutorias de Lula da Silva en el Brasil para erradicar la pobreza, el país y la humanidad no volverán a ser los mismos, o cuando define al expresidente Chávez como “un huracán caribeño con honda vocación de servicio social.”

4. Confrontar los resultados
En fin, habría que confrontar los resultados (en inclusión social, redistribución del ingreso público, acceso a la educación, superación de la pobreza y cobertura en salud) con los exhibidos por el modelo liberal en esos mismos países antes de la llegada del socialismo del siglo XXI.

 

1 Citado por Pedro Campo S. El socialismo del siglo XXI y Cuba. www.oocities.org/es/amigos_pedro/socialismo_4htm
2 El fracaso del socialismo del siglo XXI. Publicado en 14 y medio.com. En Internet: www.14ymedio.com/opinion/venezuela-fracaso-chavismo-fidelismo-socialismo-XXI. La Habana, enero de 2016
3 El socialismo del siglo XXI en su contexto histórico. Publicado en Rebelión. www.rebelion.orge/noticias.php?id

 

Por Nodier Botero J.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net