Jueves, 15 Nov,2018

Armenia / DIC 18 2015 / Hace 2 Años

Desde hoy, no más carretillas en Armenia

Alegría, nostalgia, expectativa y gratitud fueron los sentimientos que expresaron ayer los 90 carretilleros de Armenia que sustituyeron sus vehículos de tracción animal por motocarros, camionetas y negocios productivos.

Desde hoy, no más carretillas en Armenia

La alcaldesa jubiló los caballos y entregó las llaves de los nuevos vehículos a sus dueños.

Atrás quedarán el maltrato a los caballos, el esfuerzo y la carga, la mala imagen para la ciudad, la compasión y denuncias de la comunidad, así como todo lo malo que los animales y sus dueños padecían en este oficio.

Desde hoy no podrá circular ni una carretilla en la ciudad, aunque 15 personas que no se acogieron a la sustitución esperan soluciones del municipio, pese a que han perdido tutelas y demandas.

El proceso inició en 2013 cuando Armenia pasó a ser de primera categoría. Según uno de los beneficiados fue difícil y desgastante, pues la alcaldesa Luz Piedad Valencia Franco y la secretaria de Tránsito y Transporte, Fanny Amparo Martínez Tafur, tuvieron que llenarse de paciencia y compromiso para lograrlo.

Ayer la jornada inició a las 8:30 a. m. cuando los equinos y sus dueños llegaron en caravana al parque de Los Sueños. Allí les quitaron las carretillas y a los equinos les pusieron collares de flores y una banda que decía “ya me jubilé”, “soy libre” o “no más maltrato”. Los animales relincharon y corrieron de un lado a otro, mientras los carretilleros que se beneficiaron del cambio hablaron duro y se rieron.

Detrás de ellos esperaron los 15 que no entraron en el proceso porque según el municipio no cumplieron los requisitos y se dedicaban a la vez a otros oficios, o habían abandonado este en los últimos años.
Alegaron que todos tienen otros negocios porque solo de las carretillas no viven, pero por ahora no recibirán beneficios y ya no podrán trabajar en ello.

A los minutos el panorama cambió. Los animales se quedaron quietos y sus dueños empezaron a sentir nostalgia. Uno de ellos abrazó fuertemente a su caballo del cuello y no paró de llorar. Dijo que lo iba a extrañar mucho, que lo tenía hace 8 años, de los 40 que llevaba dedicado al oficio. 

Pero este no es el más antiguo de los carretilleros. Es Julio César Muñoz Loaiza, conocido también como 'Julio Madres'. Tiene 83 años de edad y es carretillero desde que tenía 8.

Contó que jugando a los 'hoyitos' una noche se ganó 18 pesos y un señor le ofreció un caballo, que negociaron en 17 pesos.

“Yo me conseguí quién lo manejara y lo acompañaba todos los días para aprender cuánto cobraba y de dónde sacaba los clientes. A los 13 años que ya era capaz de cargar me quedé solo en la carretilla. No sé cuántos caballos tuve, pero más o menos 100 se me murieron en este tiempo. Lo que más les pasaba era que yo los metía por cañadas muy sucias y las patas se les contaminaban. Este último lo tengo hace 5 años, se llama Capitán”, relató.

Mencionó que estaba muy enfermo, que le costó $550.000 y que con cuidados lo recuperó, y que ahora le relincha cuando se le pierde aunque sea un momento.

También contó que en su juventud trabajó con don Emilio Valencia, padre de la alcaldesa, con quien compartió muchas experiencias. 

Con él trabajaba desde las 7:00 a. m. en la estación del ferrocarril y de ahí salían a repartir la carga al centro.

Reveló que tuvo 22 hijos, de 3 esposas y dos más por aparte. Pese a ello, ahora vive solo. Por eso escogió como opción de sustitución una camioneta y en los almacenes donde carga —calle 23 entre carreras 19 y 20— le pondrán un conductor para él encargarse de los negocios, pues no tiene con quién sostener un negocio en la casa, por ejemplo.

Expresó que desde que le dieron a conocer el proceso de sustitución decidió acogerse, aunque hubiera preferido quedarse con su caballo toda la vida. Uno de sus hijos, que le siguió la tradición, no quiso presentar los documentos para el cambio y por ello no salió beneficiado.

El consejo que le dio a sus compañeros durante toda la vida fue que trabajaran juiciosos y que con ello podían sostener sus familias y tener buena vida, como lo hizo él. 

 

Jubilación
Los 90 caballos que durante años soportaron cargas pesadas y hasta maltrato fueron jubilados por la mandataria de Armenia. 

79 de ellos serán adoptados por empresas y ciudadanos que los llevarán a sus fincas a descansar por lo que les queda de vida, pues no podrán ser usados para trabajar y para ello se hará un seguimiento.

Los restantes serán llevados a Zoonosis mientras se les consiguen las familias que se puedan quedar con ellos.

Las carretillas fueron destruidas para que no vuelvan a ser usadas. 

 

“Un sueño cumplido”
La alcaldesa Luz Piedad Valencia dijo que este es un sueño cumplido y que la ciudad debe ser un ejemplo a seguir por los demás municipios quindianos.

Se declaró satisfecha por el trabajo realizado y afirmó que firmará la resolución para prohibir esta práctica en Armenia.

La concejala electa Stefany Gómez, representando a los animalistas, dijo sentirse feliz por la libertad de los equinos y pidió a la ciudadanía brindar lugares para los caballos que aún no tienen dónde vivir y a los antiguos carretilleros apoyo contratando sus servicios.

Los beneficiados finalmente dijeron que sus vidas cambiarán para siempre.

 

 

Por Lina María Meneses Gómez


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net