Martes, 16 Ene,2018

Cronichicos / SEP 13 2017 / Hace 4 Meses

“Diversidad e inclusión…nuestro compromiso hacia la excelencia”

Ofrecer una educación de calidad, en condiciones igualitarias para todos los niños y jóvenes, es el reto que enfrenta la comunidad de la institución educativa Nacional Jesús María Ocampo.

“Diversidad e inclusión…nuestro compromiso hacia la excelencia”


Es así como, atendiendo a la actual política de inclusión, un amplio número de estudiantes que por diversas razones habían abandonado el sistema escolar, han encontrado en nuestra institución su espacio educativo conformando los grupos de modelos flexibles, cuyo aprendizaje gira en torno al desarrollo del  Proyecto Pedagógico Productivo y Proyecto Colaborativo Interdisciplinar.

Niños y niñas de todos los niveles educativos y con características diversas, disfrutan en la institución de un ambiente escolar que estimula la participación y promueve las relaciones sociales en una construcción de ciudadanía basada en el fortalecimiento de valores, tales como la autoestima, la tolerancia, el reconocimiento del otro y el respeto por la diferencia.

Por otra parte, la planeación e implementación de los proyectos pedagógicos transversales orientados por directivos, docentes y personal de apoyo, complementan los aprendizajes de los estudiantes en las diversas áreas y se constituyen en una herramienta estratégica para el desarrollo de las competencias ciudadanas, concebidas como el conjunto de conocimientos y habilidades necesarias para la sana convivencia en sociedad.

Fomentar la lectura y la escritura en los estudiantes es una tarea constante, implementada desde todas las áreas del conocimiento y a través de proyectos como Pásate a la biblioteca escolar, el plan nacional de lectura y el apoyo de entidades externas como Comfenalco; desarrollando actividades grupales e individuales que involucran el acompañamiento familiar, fortaleciendo la tradición oral y permitiendo a los estudiantes descubrir el sentido del lenguaje, desarrollar habilidades comunicativas y expresar sentimientos, emociones desde su visión particular del mundo circundante.

Álvaro Lozano Ospina
Rector

 

Relato inspirado en la narrativa realista

Ana, una estudiante de primer semestre de biología de la universidad del Quindío, parece una joven normal pero no lo es. O bueno, ella sí es normal pero su forma de vida no.

Con tan solo 17 años, decide entrar a la universidad pero sin el apoyo de sus padres, por sus escasos recursos. Ana toma una decisión que a la vez es su única opción: aceptar un trabajo poco usual, el que podría solventar su carrera universitaria. De ahora en adelante será prepago.

Con 18 años, Ana se ha acostumbrado forzosamente a su trabajo; lleva dos semestres estudiando la carrera que quería, siendo una de las mejores desde el inicio, sacando a sus padres de la pobreza, teniendo un nuevo estilo de vida y haciéndole creer a su familia que su trabajo es ser barista en un club nocturno.

Iniciando el tercer semestre, realiza una salida pedagógica al valle de Cocora en Salento. No todos lo veían con mucha emoción excepto ella, pues nunca había visitado dicho lugar. Estaba muy feliz: iban a conocer toda la fauna, la flora y los nacimientos y ella creía que iba a ser hermoso.

Al llegar todo era como imaginaba. Un guía turístico les ofrece varias rutas de caminatas y eligen la de los 5 puentes. Inician la travesía y la jornada sigue siendo hermosa: un cóndor se deja ver a lo lejos y todos corren para intentar sacarle una foto.

Llegando al bosque de niebla el panorama da un giro de 180 grados. Tal vez nadie lo notaba pero Ana sí lo hizo. Notó muchas cosas: la fauna sí estaba desapareciendo; la flora era escasa y parecía más una espesa maleza; y los nacimientos estaban literalmente secos. Ana sabía que aquello era culpa de la humanidad y se sentía impotente. Empezó a comparar ese hermoso valle con ella misma. Se imaginaba cómo ella también era pura y bella y por sus condiciones de vida tuvo que cambiar completamente el rumbo al llegar a la prostitución. También a ella la arruinarían.

Hubo un punto donde Ana se alejó del grupo para sentarse en una gran roca a la orilla de un nacimiento de agua.

Se sintió libre y en paz. No se sentía culpable por vender su cuerpo o por mentirles a sus padres sobre su verdadero trabajo. No se sentía ni con peso ni con estrés. Tampoco comprometida, como cuando llegaba un hombre mayor y la llevaba en su carro a un motel donde sabía que se tenía que exponer a enfermedades, donde sentía asco de sí misma. Ella simplemente era libre de ser lo que quisiera ser. Segura de sí misma. Totalmente otra persona. Se sintió tan pura de nuevo que en aquel lugar en medio del bosque de la niebla, decidió renacer. Dejar aquel trabajo que aunque le daba comodidades también la había arruinado como persona. Decidió cambiar de vida y se empezó a preguntar de nuevo cómo iba a pagar su universidad. De repente recordó que a mitad de segundo semestre le habían ofrecido una beca completa por tener las mejores calificaciones de todo el curso. Se propuso ganar esa beca y también le prometió a aquel valle que lo iba a transformar y que volvería a ser tan puro y tan libre como él la hizo sentir a ella. 

Paula Andrea Orozco
Estudiante Grado 9B

 

Una caída al vacío

Me siento vacío, pero sigo luchando…
La vida continúa y cada paso no es más que una aguja
que penetra más y más mi carne sin sentir dolor.
A veces escucho una voz que me habla sin hablar y quema mi alma
cada herida duele y hace que mi carne se pudra 
hundiéndome en mi realidad.
En algunas ocasiones solamente quisiera 
que mi reflejo me escuchara
y me dijera que fuera con él
así podría al menos tener
por primera vez un amigo.
Me ahogo en mis propios sentimientos
armando un gran hoyo, 
en el que caigo sin pensar
y mientras caigo… recuerdo lo triste que me siento.

Edwar Andrés Ospina Sánchez
Estudiante Caminar en Secundaria 1 A

 

Un grito silencioso

Hoy quiero gritar, 
pero me es imposible siquiera escuchar el llanto de mi alma
me pregunto cómo sería mi vida
si logro sacar este gran vacío
que no me permite descansar.
Todos los días me quedo en silencio
me gustaría expresar este sentimiento,
y abrir mi corazón de par en par.
Necesito de alguien que me comprenda
y pueda sanar las heridas
que por el silencio
me hacen ahogar.

Cristian Andrés Molina 
Estudiante de Caminar en Secundaria 1 A

 

La bella laguna

Aquella laguna que refleja el grande sol
tan bella y tan buena que me mueve el corazón
el cielo tan bonito, cantando yo me voy
por un sendero estrecho
que me llama la atención.

Javier Stevenson Orozco Ocampo
Estudiante grado quinto C


Institución educativa Nacional Jesús María Ocampo
Especial para LA CRÓNICA

 

 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net