Domingo, 17 Dic,2017

Salud / DIC 03 2017 / Hace 11 Dias

El azúcar: ¿alimento o veneno?

“Menos grasas saturadas, azúcar y sal y más frutas, hortalizas y actividad física para prevenir las enfermedades cardiovasculares, el cáncer, la diabetes y la obesidad”, afirman expertos en salud.

El azúcar: ¿alimento o veneno?

Los adultos protegen la salud de los niños, si no los acostumbran a estar saboreando con mucha frecuencia productos impregnados con azúcar.

La Organización para la Agricultura y la Alimentación -FAO-, desde hace varias décadas viene divulgando documentos que orientan a la población, sobre la importancia de la nutrición para una vida sana. Asimismo, ha hecho recomendaciones sobre el control que se debe tener en el consumo del azúcar.

También la Organización Mundial de la salud –OMS- ha alertado acerca de las enfermedades asociadas con el consumo de alimentos dulces y, por supuesto, que los científicos han realizado lo suyo, dando luces sobre los padecimientos de las personas que se dejan llevar por el placer que generan los productos azucarados.

Igualmente, las empresas productoras de ‘alimentos’ endulzados no solo han pagado campañas publicitarias engañosas, sino que también han descalificado investigaciones que señalan las relaciones de algunas enfermedades con el consumo de ‘manjares’ y han puesto de su lado a médicos, por supuesto que con dádivas. Por otra parte, los órganos de control de los gobiernos, en particular los de salud, tradicionalmente poco o nada hacen por enfrentar a esa industrial.

De igual forma, en muchos hogares este tipo de alimentos tiene “puesto de honor” en la alacena, y las gaseosas desde hace mucho tiempo han reemplazado el jugo de frutas o la tradicional agua panela. Peor aún, algunos padres, irresponsablemente, han cambiado el tetero nutriente por una Coca-Cola. 


Menos grasa saturada, azúcar y sal

En el siglo pasado, tanto la FAO como la OMS, publicaron informes de expertos que relacionaban los alimentos con la salud. En el 2003 ambas entidades emitieron otro informe de peritos independientes que resumieron así: “Menos grasas saturadas, azúcar y sal y más frutas, hortalizas y actividad física para prevenir las enfermedades cardiovasculares, el cáncer, la diabetes y la obesidad”.

El grupo lo presidió Ricardo Uauy, director del Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos de la universidad de Chile y profesor de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

En el documento, el experto expresó: “El informe tiene una gran importancia porque se basa en las mejores pruebas científicas actualmente disponibles sobre la relación entre el régimen alimentario, la nutrición y la actividad física por una parte, y las enfermedades crónicas por otra y, además, está avalado por el dictamen colectivo de un grupo de expertos, formulado desde una perspectiva mundial”.

El estudio estaba dirigido a los gobiernos, con el propósito de contribuir a resolver el problema que plantea el rápido crecimiento en todo el mundo de personas que mueren anualmente por enfermedades, como las ya citadas.


Las células del cáncer prefieren el azúcar

Uauy, además manifestó: “No todas las grasas ni todos los carbohidratos son iguales, y vale la pena conocer la diferencia”, y agregó: “La gente debería comer menos alimentos hipercalóricos, especialmente los alimentos ricos en grasas saturadas y azúcar; realizar actividad física; consumir preferentemente grasa no saturada en vez de saturada, y menos sal; ingerir frutas, hortalizas y legumbres y dar preferencia a los alimentos de origen vegetal y marino”.

En el informe se reconoce asimismo que las enfermedades crónicas son prevenibles y examinar las cuestiones conexas y la creación de entornos que fomenten la salud, son aspectos esenciales para reducir las tasas de fallecimiento y discapacidad por padecimientos crónicos. Y recomienda promover las relaciones de trabajo entre las comunidades y los gobiernos; alentar iniciativas locales que incluyan a las escuelas y los lugares de trabajo; y fomentar la participación de la industria alimentaria.

En el caso particular del cáncer, desde hace varias décadas se sabía que el azúcar lo alimenta. El alemán Otto Heinrich Warburg (1883- 1970), químico, biólogo, fisiólogo y médico, fue Nobel en Fisiología y Medicina 1931 por sus descubrimientos de que las enzimas ayudan en el control de las enfermedades respiratorias; también descubrió que las células del cáncer tienen preferencia en el metabolismo de la energía, en comparación con las células sanas.


La industria azucarera ha manipulado la ciencia

Cómo las empresas azucareras han controlado la investigación nos los dice Daniel Mediavilla en su artículo publicado en el periódico El País de España y que tituló: “La industria del azúcar lleva décadas manipulando la ciencia”. El periodista encabeza el artículo afirmando: “Un análisis de antiguos documentos de la Sugar Research Foundation (SRF) indica que detuvieron estudios en los que se relacionaba azúcar y enfermedad cardiovascular”.

Según Mediavilla, un equipo en el que participan Cristin Kearns y Stanton Glantz, investigadores de la universidad de California en San Francisco, conocidos por señalar los tejemanejes del negocio azucarero, han recuperado antiguos documentos que muestran su forma de trabajar.

Ellos explican en un artículo publicado en la revista PLOS Biology, que la SRF, conocida ahora como Sugar Association, financió en 1965 una revisión en el New England Journal of Medicine, en la que se descartaban indicios que relacionaban el consumo de azúcar, los niveles de grasa en sangre y la enfermedad cardíaca.

Agrega el periodista que la SRF también realizó estudios con animales en 1970, y cuando los resultados encontraron un mayor nivel de colesterol en ratas alimentadas con azúcar frente a otras alimentadas con almidón y los datos apuntaban a una relación entre el consumo de azúcar y la enfermedad cardíaca e incluso un mayor riesgo de cáncer de vejiga, la SRF detuvo las investigaciones y no publicó sus resultados.

Mediavilla anota que Glantz y sus colegas comentan que ese tipo de trabajo dirigido a sembrar dudas sobre cualquier relación entre el consumo de sacarosa y las enfermedades crónicas, ha continuado. Para sustentar la afirmación, los científicos citan un comentario de prensa que difundió la Sugar Association en 2016 como respuesta a un estudio publicado en la revista Cancer Research, poniendo en duda los datos obtenidos por investigadores del Centro para el Cáncer MD Anderson de la universidad de Texas, quienes descubrieron que el consumo de azúcar en ratones, favorecía el crecimiento de tumores y la metástasis. 


EE.UU., ejemplo del vínculo entre salud y azúcar

Que la mala alimentación sí contribuye al padecimiento de enfermedades, y cómo el gasto en salud en un porcentaje significativo cubre enfermedades originadas por el azúcar, lo evidencia EE.UU. De acuerdo con un reporte realizado en 2013 por Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, de las 800 mil muertes causadas por enfermedades cardiovasculares al año, cerca de 200 mil podrían prevenirse por cambios simples en el estilo de vida, y la cifra se elevaría, según los expertos, si hay control del consumo de ese dulce mortal.

Asimismo, es pertinente referir las estadísticas encontradas en el estudio: Sugar Consumption at a Crossroads, realizado en 2013 por Suisse Research Institute. Más del 40% de los gastos de salud en los EE.UU. está destinado para enfermedades directamente relacionadas con el consumo excesivo de azúcar.


Diego Arias Serna (*)
Profesor-investigador universidad del Quindío
[email protected] 
[email protected]
Especial para LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net