Domingo, 23 Sep,2018

La Salida / AGO 31 2018 / Hace 23 Dias

El equilibrio, la clave para preservar el territorio

Germán Alonso Aristizábal Urrea, gestor cultural, uno de los panelistas del conversatorio, que se realizará este viernes en el marco del concurso de caricatura. 

El equilibrio, la clave para preservar el territorio

Germán Alonso Aristizábal Urrea, panelista invitado al foro.

Germán Alonso Aristizábal Urrea es un gestor cultural, educador popular y defensor del territorio invitado como panelista al foro departamental Apropiación y preservación del territorio a través de la caricatura, que se realizará este viernes a partir de la 6:30 p. m. en la casa de la cultura de Calarcá, en el marco del  Primer Concurso Municipal de Caricatura por la Apropiación y Preservación del Paisaje Cultural Cafetero, PCC.

Participará como uno de los panelistas en el foro departamental de apropiación y preservación del territorio a través de la caricatura, ¿cómo se dio la invitación?

En el proceso del concurso municipal de caricatura de Calarcá y la Marcha Carnaval Quindío hay una oportunidad de aterrizar todas las propuestas en conocimiento y defensa del territorio, a través de un foro en Calarcá el 31 de agosto, desde las 6:00 p. m., en la casa de la cultura. Ahí habrá un panel de 3 ponentes, quienes recibimos la invitación para articular las dos propuestas.

Recomendado: Calidad y pasión, lo que calificará Kirlianit Cortés en el Cuyabrito de Oro

¿Qué temas se tratarán en el foro?

Conversaremos y  compartiremos la experiencia de porqué es importante dar a conocer todo lo vivido, en donde se han tumbado algunos mitos, superado fronteras mentales y físicas, a partir de lo que nosotros hemos hecho. Por eso es importante en el sentido en que los jóvenes se puedan renovar con esos actores que tienen en el radar con factores de la vanidad, violencia, egoísmo, soberbia, estamos confrontando eso y somos todo lo contrario. 

Queremos que el proceso sea desde la creatividad y el arte, que los muchachos puedan ver que hay otros que le pusieron el techo a la brisa y sin miedo y por amor a la vida y el territorio están creando diferentes propuestas en varios niveles, enfocadas al buen vivir. Estamos replanteando ese concepto de desarrollo que raya con el medio ambiente. 

El concurso de caricatura está dirigido a niños de escuelas de Calarcá, ¿cómo ve la sensibilidad de este público frente a las problemáticas de territorio de la región?

Esa pregunta es clave, porque ahí es donde nos llenamos de fuerza al saber que los niños la tienen clara, ellos, a pesar de que son muy susceptibles a muchas influencias, están menos permeados que los mayores. Saben lo que está pasando. Entonces hablan de Villa Karina, de cómo la CRQ le falló al pueblo quindiano, cómo es que sigue habiendo corrupción en esa parte de la licitación, se violan los planes de manejo ambiental, las falencias en los licenciamientos y permisos y todo lo que salió mal.

También saben del proyecto de La Línea, las plantaciones de eucalipto, los procesos de la gobernación con los cultivos de aguacate, el embalse de agua, el teleférico, un domo para recrear ecosistemas, que desde nuestra línea nos parece innecesario. Todo ese tipo de atrocidades que nos han impuesto, los estudiantes la tienen clara, entonces nos da mucha fuerza que saben y tienen ganas. 

De manera que queremos tomar todo ese conocimiento y llevarlo al arte, porque sino reinventamos desde esta generación puntualmente, sino renovamos el pensamiento desde los más jóvenes, ‘apague y vámonos’, como dice el dicho, en ese sentido creemos que estamos haciendo un buen trabajo para estimularlos, a través del arte, a que tengan una postura frente al mundo.

Vea también: Buen vivir, concepto de urbe de un indígena que reside en el Quindío

La competencia, que vive la primera versión se deriva del concurso internacional que rechaza la megaminería, a propósito de este tema, ¿qué nos puede decir respecto al estado actual de dicha práctica en la región?

La situación sigue siendo muy delicada, somos el departamento más pequeño de Colombia, después de San Andrés y Providencia y somos los segundos más densamente poblados y ocurren demasiados conflictos socioambientales, casi que todos. Hemos sido como un centro de experimentación de los grupos de poder colombianos. Muchas obras como la doble calzada Calarcá - La paila no son para el desarrollo, sino para saquear nuestros bienes naturales. 

Por la ubicación estamos altamente amenazados, por ejemplo, la empresa Smurfit Kappa de Colombia hace 30 años sembrando pinos y eucaliptos, secando nuestras fuentes hídricas, desdibujando nuestros ecosistemas y nadie dice nada. Como esta hay otras situaciones que desde hace muchos años se vienen dando, y otras que ya casi se van a materializar y no podemos dejar que esto ocurra, no podemos bajar la guardia.

Defienden el territorio frente a lo que pueden considerar como amenazas al medio ambiente, las cuales vienen enmarcadas como acciones de desarrollo, de lograr el objetivo, ¿tienen alguna alternativa de generación de dicho crecimiento?

Nosotros sabemos que todos los extremos son malos, estamos buscando el punto de equilibrio de las cosas y justamente es el del ecosistema y el componente ambiental. No podemos permitir que se sigan desarrollando proyectos que no pueden aportar a ese equilibrio, que no van a mitigar el daño al ambiente, sino que al contrario, van a generar problemas. 

Hay un acumulado muy fuerte porque año tras año hemos caminado en contravía al equilibrio ambiental y a la ecología de nuestro territorio, cuando el equilibrio se dé, nos damos a la discusión si hacemos turismo, carreteras y rascacielos. La propuesta es reconectarnos a lo que nuestros antepasados venían construyendo desde la fuerza de lo propio, un crecimiento y autodeterminación que fue bloqueado por los europeos —descubrimiento—.

Le puede interesar: Laura Daniela Cáceres, ganadora del reconocimiento Somos Jóvenes en Calarcá

Cuando entendamos cuál es la búsqueda y lo que ellos venían construyendo culturalmente, podremos conectarnos a ellos y hablar del buen vivir y eso es muy ajeno a lo que quieren muchos empresarios del Quindío, primero, porque los edificios que están construyendo no son ni siquiera para las personas de la región. 

Eso no es desarrollo, tampoco lo es un embalse, o un teleférico, el problema de Salento no se resolverá con eso. No hay megaminería responsable ni bien hecha en ningún punto del planeta. Nosotros estamos buscando el progreso, el buen vivir, reconfigurar el territorio, entender cómo estaban reconstruyendo nuestro pueblos originarios porque ellos sí estaban conectados con la Madre Tierra, ellos escuchaban ese llamado, a diferencia de toda la soberbia moderna que nos quieren imponer ahora.


Lily Dayana Restrepo
LA CRÓNICA 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net