Viernes, 23 Ago,2019
En profundidad / FEB 02 2019 / hace 6 meses

El legado que Fernando Gaitán dejó al Quindío

Periodista, escritor, libretista, guionista, productor y toda una leyenda de la creatividad para Colombia y un referente para el mundo. 

El legado que Fernando Gaitán dejó al Quindío

Café con aroma de mujer inició como un proyecto más de la televisión colombiana, una historia costumbrista que pronto se convirtió en un descomunal éxito y el que le abrió las puertas del mundo a su creador, Fernando Gaitán Salom, quien dejó una huella indeleble y lo hizo merecedor del selecto grupo de libretistas que rompieron esquemas en la pantalla chica y quien después de su muerte será recordado en el Quindío como el hombre que mostró al mundo entero la cultura cafetera desde Filandia, Quindío. 

En contexto: Murió el libretista y productor Fernando Gaitán, creador de Yo soy Betty, la fea

Óscar Augusto Hoyos Buitrago, extra de la telenovela y uno de los propietarios de Claudia, café bar relata, dijo: “Es de las anécdotas más bonitas que tengo y una gran experiencia, ya que el bar era el sitio más antiguo del municipio en esa época y un referente para todos”. Recuerda cuando Fernando Gaitán recorrió el municipio y decidió que era ahí donde se grabarían los principales capítulos de la novela. 

“Nos contrataron para alquilar el sitio, nos pagaron correctamente y grababan todas las mañanas o las tardes. El local lo debíamos cerrar porque era exclusivo para ellos. Para nosotros fue una época de bonanza en un tiempo donde Filandia no era tan concurrido”, aseguró.

También resaltó a la telenovela como la pionera para que el municipio se diera a conocer en Colombia y más adelante a nivel mundial y agradeció a la alcaldesa del momento que le abrió las puertas a RCN para que grabara y le prestó toda la logística. “Participé como extra porque necesitaban un hombre con mi altura en una escena y con mi prototipo para enfrentarme en una pelea con Guy Ecker, que representaba a Sebastián. Tengo como anécdota que ‘La Gaviota’ me cacheteó unas 6 veces porque debimos repetir para que quedara bien; a pesar de ganarme tantas palmadas en la cara, disfruté el momento y salió muy chévere. De Fernando Gaitán recuerdo que era una persona muy querida y no tan apegado al libreto; él inventaba partes. Tenía lo que escribía muy organizado pero veía algo que le interesaba e inmediatamente transformaba ese capítulo”.

 Lea: Betty la fea y su nueva versión, la lucha contra la obsesión por redes sociales

Entre otras historietas, Óscar dijo que la esposa de un amigo, que se parecía mucho en la fisonomía a Margarita Rosa, “Gaitán la vio y se le ocurrió ponerla en una escena en la que Sebastián la confundía con ‘La Gaviota’. Lo inventó en cuanto la vio y la escena quedó muy buena, porque no estaba programada y él no pensó encontrarse nunca una muchacha parecida a la actriz principal aquí en Filandia”. 

Además, aseguró que en aquel tiempo se llamaba fuente de soda Claudia y aparecía en los créditos, nunca durante las escenas porque se cuidaban mucho de la publicidad o en agradecimiento al lugar, al igual al municipio y a la alcaldesa de la época. Óscar lamentó la muerte de Gaitán y contó que para el municipio fue un golpe porque él cambió la forma de ver las novelas que se hacían en Colombia. “Cuando una producción tenía su sello, todos tenían expectativas y las querían ver porque ya se sabía que iba a ser un éxito. Afortunadamente, ‘Café’ lo fue y también fue la primera novela vista en tantos países. Fernando Gaitán, el café y Filandia son un referente para el mundo”.

Vea también: Enrique Colavizza, el 'Caballero de la Sonrisa', falleció en Cali a sus 80 años
 

Impulsó el turismo

Luz Ángela Salazar Castañeda, coordinadora de Turismo de Filandia, recordó el momento en que filmaron las escenas de la novela, época en la que se encontraba en el colegio y que nunca olvida ya que no querían ir a estudiar y muchos no querían ir al campo a realizar sus labores cotidianas porque era la primera vez que veían artistas de la televisión en vivo y en directo, y querían ser extras y salir con ellos en la pantalla. “Fue una bonita experiencia y un orgullo poder contar con esos espacios de promoción. Es muy grato ver cómo hoy en día llegan muchas personas de varios países y de todo Colombia preguntando por los escenarios donde se grabó la novela, porque quieren tener la vivencia de la recolección y remembrar esa familia que mostró la cultura cafetera tanto desde la crisis hasta la época de bonanza”.

Remembró a Filandia como un pueblo muy tranquilo, sano y seguro pero que, en el momento de la novela, no contaba con una vocación turística; sino agrícola y pecuaria, como base fundamental de la economía para los filandeños. “A raíz de la novela fue creciendo en la parte turística porque fue una ventana de promoción y muchas personas llegaban al municipio manifestando que creían que Filandia no existía, y se trataba de un montaje para las producciones de televisión, pero al conocerlo se maravillaban de sus paisajes y de todo lo que allí encontraban. Lo más bonito es que, después de tantos años, aún hay personas que todavía recuerdan y preguntan por los escenarios donde se filmó”.

Destacó, además, a Gaitán como el gran gestor e ideador del proyecto más bonito que mostró toda la realidad de la cultura cafetera, en momentos de crisis y a la vez impulsó el crecimiento y desarrollo de Filandia, que en este momento ocupa uno de los principales niveles como destino turístico sostenible de Colombia, enfatizando en que este año ganaron dos reconocimientos en turismo: Premio Nacional a la Calidad Turística y el primer puesto en el Índice de Competitividad Turística.

Recomendado: Audio revela que Juan P. Bieri, gerente de Rtvc, ordenó censurar Los puros criollos
 

La novela emitida en más de 180 países 

Café con aroma de mujer entró a todos los hogares colombianos, quienes esperaban la hora de transmisión para ver esta historia de amor entre una recolectora de café y el miembro de una aristocrática familia. La fama de este reparto fue tal, que los actores fueron protagonistas de amores y odios, ya que sus personajes trascendieron más allá de las pantallas gracias a la magnitud y el impacto que generó la producción del canal RCN, marcando gran diferencia en las telenovelas de Latinoamérica y en la forma en que eran creadas, ya que involucraba por primera vez dos ambientes: áreas rurales que enseñaban las plantaciones agrícolas y cafeteras y áreas modernas que simbolizaban el poder y la riqueza. 

Filandia fue el municipio elegido para realizar las principales escenas que cautivaron audiencias de todas las edades y géneros, al punto de que se cuentan popularmente anécdotas acerca de cómo todo el país se paralizaba cuando la telenovela más exitosa de toda la historia de la televisión pública hasta el momento, entraba en sintonía.

Gaitán Salom, libretista y productor colombiano de novelas y series, en menos de 6 años creó dos grandes éxitos internacionales con dos melodramas colombianos. Fue periodista de El Tiempo y con el pasar de los días hizo parte del equipo de Unidad Investigativa. A sus 22 años se introdujo en el mundo de la televisión, escribiendo para programas de concurso. Participó en los libretos de telenovelas como Azúcar, Francisco el matemático, Hasta que la plata nos separe, Laura por favor, Carolina Barrantes, Guajira, entre otras. Pero fue Café con aroma de mujer, escrita en 1994 con la que, por primera vez, este escritor bogotano se enfrentaba a la fama nacional e internacional. 

En 1999 llegó Yo soy Betty la fea y de nuevo Gaitán demuestra su gran talento y porqué obtuvo tantos premios y reconocimientos a lo largo de su carrera. Esta producción fue considerada por el libro Guinness World Records como la telenovela más exitosa de la historia, al ser emitida en más de 180 países, contar con doblaje a 15 idiomas y 22 adaptaciones alrededor del mundo, siendo ganadora del TP de Oro a mejor telenovela, uno de los premios españoles más prestigiosos para la televisión.

Su propuesta con la novela Café con aroma de mujer, recogió toda la estructura cafetera, los universos rurales, las haciendas y localizó las principales clases sociales al rededor del tema café, donde convergían los más precarios y los más adinerados personajes. De allí nace la historia de Teresa Suárez, una recolectora de café, mejor conocida como una mujer de campo, emocional pero de carácter fuerte, interpretada por Margarita Rosa de Francisco, quien ya era popular por otras producciones como el Gallito Ramírez, que la dio a conocer como La niña Mencha y en Los pecados de Inés de Hinojosa; sin embargo, fue en Café donde el mundo entero la vio y con ella se descubrió su prodigiosa voz que hasta entonces guardaba. 


Lorena Zapata López
​LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net