Domingo, 18 Nov,2018

El Papa en Colombia / SEP 10 2017 / Hace 1 Año

El papa vino a alfabetizar sobre la paz y la reconciliación

Desde el 6 de septiembre Jorge Bergoglio inició la visita a Colombia y retornará al Vaticano este domingo. Él cambio su nombre por el de Francisco, en honor a San Francisco de Asís, el italiano que en el siglo XIII, criticó a la iglesia católica apostólica romana, por su opulencia. Luego, fue desecado como el santo de los pobres y defensor de los animales.

El papa vino a alfabetizar  sobre la paz y la reconciliación

Abrazar a miembros de otras culturas, como las ancestrales, fue uno de los mensajes del papa, así como aprender de ellas su relación con la naturaleza.


Desde su arribo al país, ha pronunciado un discurso de paz que irrita a los amantes de la guerra, y ha sido coherente con su disertación desde que llegó al Vaticano. Infortunadamente, sus palabras agitan fundamentalismos y promueven sectarismos, elementos claves para generar conflictos y desatar funestos enfrentamientos que promueve el odio. Y ha sido la intolerancia, y por qué no los interese económicos, la que han cubierto la tierra con el horror de las guerras. 

Aunque no seamos creyentes de cualquier tipo de religión, es elemental saber escuchar y leer el mensaje de quienes se erigen como pastores de iglesias -o defensores de ellas- siempre y cuando ese título no sea un escudo para adquirir riqueza, y peor aún, su discurso no promueva el sectarismo, el odio y el enfrentamiento entre hermanos.

Le puede interesar: 
En Medellín el papa invitó a los católicos a abrir las puertas a todos


Los días de la visita de Francisco, coinciden con la fecha declarada por la ONU y la Unesco como el “Día Internacional de la Alfabetización” - 8 de septiembre-. Pero así como este año se resalta en esta conmemoración, la necesidad de promover la alfabetización digital, también se puede enmarcar la visita papal como los días que aprovechará Francisco, para alfabetizar a favor de la convivencia pacífica, el respeto a la naturaleza y la cultura del reencuentro, entre quienes fueron partícipes del conflicto armado, como víctimas o victimarios.
 

El fanatismo se sigue manifestando

Así que ¿habrá derecho a que la dignidad del Vaticano sea tildada como “una persona que enseña sandeces y falsedades” y además se agregue que “puede inducir a los colombianos a la desgracia”? Palabras expresadas por José Galat en una entrevista que concedió a la Revista Semana a finales de julio.

Vea también: “Francisco, amigo, el Llano está contigo”; 600 mil personas en misa campal de Villavicencio

¿Acaso el director del canal Teleamiga y presidente de la universidad La Gran Colombia hace parte de ese grupo ‘selecto’ que sí sabe interpretar la Biblia? cuando expresa en esa entrevista que: “Puedo decir que los colombianos nos consideramos católicos pero no sabemos leer la Biblia y como no la conocemos entonces otro aprovechan y nos meten los dedos en la boca”. 

Precisamente, fue esa actitud fanática de creer que “la única verdad es la que se piensa desde mi secta” la que llevó a Voltaire a escribir el libro: “Contra el fanatismo”, con edición original en 1763. En uno de sus apartes manifestó el pensador francés: “Alemania sería un desierto cubierto de osamentas de católicos, evangelistas, reformados, anabaptistas, degollados los unos por los otros, si finalmente la paz de Westfalia no hubiera procurado la libertad de conciencia”. 

También expresó: “Nosotros tenemos judíos en Burdeos, en Metz, en Alsacia; tenemos luteranos, molinistas, jansenistas; ¿no podemos soportar y convivir con calvinistas más o menos con las mismas condiciones que los católicos son tolerados en Londres?
 

Hasta de hereje lo han llamado

¿Habrá herejías en la visita papal porque les está diciendo a los niños y jóvenes que no se dejen robar la alegría y la esperanza? Si uno de los objetivos de la ONU y la Unesco es la de “reducir la carencia de capacidades en lectoescritura y las desigualdades, con la conmemoración del Día Internacional de la Alfabetización (…)”, asimismo, la visita de Francisco se puede interpretar como unos días para alfabetizar en la solidaridad y el respeto.

Le puede interesar: El papa pide perdonar, pero también saber la verdad del conflicto en Colombia

Alfabetización que implica saber escuchar y leer los mensajes del jerarca católico. ¿Será herejía lo que en estos días ha dicho el Papa, reunido con los obispos colombianos, cuando los llamó a prestar atención a la región de la Amazonía declarando: “un pensamiento quisiera dirigir a los desafíos de la Iglesia en la Amazonia, región de la cual, con razón, están orgullosos, porque es parte esencial de la maravillosa biodiversidad de este país”?

También se refirió al conocimiento que tienen los indígenas, quienes profesan respeto por la vida y la naturaleza. Afirmó: “Me pregunto si somos tan capaces de aprender de ellos la sacralidad de la vida, el respeto por la naturaleza”. Nos enseñó que “en algunas lenguas nativas amazónicas para referirse a la palabra amigo se usa la expresión ‘mi otro brazo’. Sean por lo tanto el otro brazo de la Amazonía. Colombia no la puede amputar sin ser mutilada en su rostro y en su alma”. ¿Acaso esas expresiones hacen parte de un credo religioso? ¿Será esa su herejía?

¿Dejará el Pontífice su impronta que nos permita conciliarnos y tender puentes de reencuentros, reconciliación, perdón más no olvido, tolerancia, y capacidad de convivir con aquellos con los que no estemos de acuerdo en asuntos políticos y religiosos, si es que es necesaria una creencia?
 

Incriminó a los corruptos

El papa, con respeto, ha incriminado a los corruptos, que no son pocos y algunos de ellos han querido saludarlo y estar al lado de él en una foto. Es la hipocresía en todo su furor. Además, en su visita ha sido coherente con su discurso al que nos tiene acostumbrado desde que fue elegido. 

Vea también: Papa recurre al fútbol para destacar la capacidad de los jóvenes para unirse

En junio del 2015 publicó su primera encíclica y en ella condenó el consumismo y el capitalismo salvaje, responsable de la degradación del planeta. Uno de sus mensajes de ese texto expresa: “La humanidad está llamada a tomar conciencia de la necesidad de realizar cambios de estilo de vida, de producción y de consumo”. En el documento también manifiesta lo que nos dicen los ecologistas: “La Tierra, nuestra casa, parece convertirse cada vez más en un inmenso depósito de porquería”. Y hace un llamado a la “revolución valiente” para salvar al planeta.

El máximo jerarca de la iglesia católica propone un nuevo modelo de desarrollo, basado en la sobriedad y la solidaridad, y en la encíclica analiza las razones del deterioro del planeta y de cómo las estructuras de poder lo han ocasionado. Así expresa: “Hoy cualquier cosa que sea frágil, como el medio ambiente, queda indefensa ante los intereses del mercado divinizado, convertidos en regla absoluta”.

En su visita nos ha hecho un llamado a disipar las tinieblas de la sed de venganza, que con cientos de miles de víctimas y desplazados en 60 años de confrontación armada, no han saciado los odios y la proclamación de la muerte como fórmula para lograr la ‘tranquilidad’ de algunos que han tenido que ver con el conflicto y más bien prefieren continuar azuzando la guerra e impidiendo por todos los medios la reconciliación.
 

La intolerancia divide a Colombia

¿Qué sociedad se ha construido y se está construyendo en Colombia cuando una visita de un jefe de una iglesia, como tantas otras, desata polémica y divide a la población? ¿Será acaso porque manifiesta que los derechos humanos se violan no solo por el terrorismo, la represión, los asesinatos, sino también por la existencia de condiciones de extrema pobreza y de condiciones económicas injustas que originan las grandes desigualdades?

Vea también: “No se dejen robar la alegría, no pierdan la esperanza”, Francisco

O porque ha afirmado que nos hemos acostumbrado a levantarnos cada día como si no pudiera ser de otra manera y nos habituamos a la violencia como algo infaltable en las noticias, nos aclimatamos al paisaje habitual de pobreza y de la miseria caminando por las calles de nuestra ciudad.

Por supuesto que a algunos genera disgusto cuando ha expresado: “La crisis económico-social y el consiguiente aumento de la pobreza tiene sus causas en políticas inspiradas en formas de neoliberalismo que consideran las ganancias y las leyes de mercado como parámetros absolutos en detrimento de la dignidad de las personas y de los pueblos”.
 

Vino a intentar construir puentes y derruir muros

Su visita a Cartagena, como precisó monseñor Fabio Suescún Mutis, director del Comité Ejecutivo de este periplo, se referirá a la “dignidad de la persona, la dignidad del trabajo y los derechos humanos”. Tres elementos importantes en todo grupo humano y que todo gobierno debe propugnar por defender. 

Si se saben leer sus mensajes, hay que decir no ha involucrado a su religión, la católica; más bien, como en otras ocasiones cuando se ha manifestado, lo hace como un líder que denuncia la injusticia, la corrupción de gobiernos, invoca la reconciliación y la paz, y plantea la necesidad de construir puentes que unen y derruir muros que separan.

Así como la firma de la paz en La Habana, no ha acabado con la violencia, sencillamente porque los asesinatos en Colombia han sido, tradicionalmente, más producto de la delincuencia organizada y del mismo Estado, que permitió el florecimiento de los paramilitares, que de la misma guerrilla, tampoco la visita papal, infortunadamente va a garantizar la reconciliación y que se acabe la corrupción y la destrucción de nuestra biodiversidad. Seguirán felices los áulicos de la violencia.


Diego Arias Serna ([email protected][email protected])
Profesor-investigador universidad del Quindío
Especial para LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net