Miércoles, 17 Jul,2019
Cine / JUN 16 2019 / hace 1 mes

El triste regreso del fénix

Un final olvidable para una saga que nos regaló grandes películas del género de superhéroes.

El triste regreso del fénix

En una época donde las grandes casas productoras de Hollywood encontraron en las historias de superhéroes a su gallinita de los huevos de oro, resulta, como mínimo, extraño ver una sala casi vacía cuando se presenta el capítulo final de una de las sagas más queridas por los fanáticos, como lo es X-Men Dark Phoenix. No es para menos, la película viene precedida de muy mala fama. 

Primero: dos retrasos, ya que inicialmente su estreno estaba planeado para diciembre del año pasado, pero cuando los productores vieron las reacciones negativas de la gente tras las funciones de prueba ordenaron nuevas grabaciones y aplazaron el lanzamiento para febrero de este año, no obstante, cuando los afiches ya se distribuían con la nueva fecha, decidieron posponerlo hasta junio, “por razones de mercadeo”, argumentaron. 

Vea también: La llegada: más allá de las invasiones

Segundo: las malas críticas llegadas de Estados Unidos, donde tuvieron la oportunidad de verla primero. Muchos artículos no tuvieron piedad, hablaban de un desastre, de la peor película de toda la saga. 

A ese escenario hay que sumarle que los avances, además de poco emocionantes no se guardaron nada y mostraron hechos importantes para la trama que pudieron haber tenido mayor impacto si los hubieran revelado en la cinta, así las cosas los espectadores se predispusieron y el resultado es una taquilla ínfima que entierra la franquicia que inició en el 2000, gracias a la Twenty Century Fox, aunque se espera que, en pocos años, renazca de la mano de Disney en un universo donde los Vengadores requieren una nueva aventura.  

Lea también: Rocketman: Elton John según Elton John

Allende de todo eso, e incursionando directamente a lo que es la historia del Fénix Oscuro, vemos a una joven Jean Gray, interpretada por Sophie Turner, volviéndose loca, debido a la fuerza Fénix, una entidad cósmica capaz de arrasar a universos enteros. Cuando el grupo de X-Men trata de controlar a Jean se origina una confrontación de dos bandos, los que la quieren asesinar y los que quieren ayudarla. Mientras los dos se enfrentan, la humanidad que había, por fin, aceptado a los mutantes, cambia de parecer cuando Jean demuestra su inconmensurable poder y, por si fuera poco, una nueva raza alienígena quiere aprovecharse de la fuerza cósmica para arrasar con la vida humana y hacer de La Tierra su nuevo hogar. 

 


 

En el papel pinta bien, incluso durante toda la primera parte proyecta un hálito esperanzador, buenas actuaciones y unos conflictos interesantes, como por ejemplo, el dolor que causa en Jean el manejo de sus emociones o ver al siempre respetado Profesor X siendo cuestionado por sus alumnos debido a su orgullo y por buscar su beneficio personal, sin importar a costa de qué; hacían que la trama fluyera, quizás lenta, pero por caminos seguros. Incluso el planteamiento de que todos, por más malos que hayamos sido, merecemos una segunda oportunidad en la vida, funciona. 
 


 

En la segunda parte, la cinta se torna más intensa, más atractiva, hay mucha más acción y secuencias emocionantes. Y eso, ¿qué tiene de malo? Nada, solo que no concluye lo que nos prometió en los primeros actos, al final se siente coja, como si le faltara algo, como si fueran dos historias diferentes, una colcha de retazos producto de las ‘regrabaciones’. Es ese el problema, por querer parecerse a grandes superproducciones, no tiene identidad, para ser el fin de una saga, que inició hace ya casi 20 años, es contenida y poco ambiciosa. Otro punto muy negativo, es que contrario a sus dos precuelas está lejos muy lejos de reflejar la época en que supuestamente transcurre, en ningún momento se siente la década del 90. 

Le puede interesar: Los premios Óscar de 2022 se celebrarán el 27 de febrero

Eso sí, que quede claro, no es un desastre de película, es para pasar un rato entretenido comiendo palomitas, aunque, después de salir del cine se olvidará muy pronto, lo cual, tal vez, sea un destino menos amable. 


Ficha

  • Título: X-Men: Dark Phoenix
  • Año: 2019
  • Duración: 116 minutos
  • País: Estados Unidos
  • Dirección: Simon Kinberg
  • Guion: Simon Kinberg —historia: John Byrne, Chris Claremont, Dave Cockrum. Cómic: Jack Kirby, Stan Lee—
  • Música: Hans Zimmer
  • Fotografía: Mauro Fiore
  • Reparto: Sophie Turner, James McAvoy, Michael Fassbender, Jennifer Lawrence, Jessica Chastain, Nicholas Hoult, Tye Sheridan, Alexandra Shipp, Kodi Smit-McPhee, Evan Peters, Scott Shepherd, Ato Essandoh, Brian d’Arcy James, Summer Fontana, Hannah Emily Anderson
  • Productora: 20th Century Fox Film Corporation / Bad Hat Harry Productions / Donners’ Company
  • Género: Ciencia ficción. Acción | Superhéroes. Cómic. Marvel Comics. Años 70. Años 90. Extraterrestres. Secuela


Gracias Hans Zimmer

En X-men, Dark Phoenix, el gran compositor alemán Hans Zimmer da una nueva lección de cómo la música puede hacer de una secuencia simple, toda una experiencia. Durante el clímax de la cinta —la batalla en el tren— su trabajo eleva la acción a un nivel mayor: anticipa movimientos, genera tensión y resalta la batalla. 


Carlos Wílmar López Rodríguez
Especial para LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net