Jueves, 18 Jul,2019
General / MAR 28 2011 / hace 8 años

El duelo en los niños es similar al de los adultos

El duelo humano se define como una reacción adaptativa natural, normal y esperable ante la pérdida de un ser querido, no es una enfermedad aunque resulta ser un acontecimiento vital estresante de primera magnitud, que tarde o temprano afrontan, casi todos, los seres humanos.
El duelo en los niños es similar al de los adultos

La muerte de un hijo, la madre y la del cónyuge, son consideradas las situaciones más estresantes por las que puede pasar una persona.

“El duelo tiene varias fases, la protesta donde el menor añora a su madre o a su familiar fallecido y llora suplicando que vuelvan; en la fase de desesperanza, él empieza a perder la fe de que la madre regrese, llora de manera intermitente y se sumerge en un estado de abandono y apatía; en la ruptura del vínculo, el pequeño empieza a renunciar a parte del vínculo emocional con el fallecido y a mostrar un cierto interés por el mundo que le rodea”, explicó la psicóloga Natalia Lavalle Arias.

La duración de un periodo de duelo normal puede variar y depende particularmente del apoyo que recibe. Al tratar a un niño en duelo, el médico debe reconocer su necesidad de encontrar un sustituto del padre o la madre perdidos.
“Los chicos suelen transferir esa necesidad a varios adultos, en lugar de a uno solo. Si no encuentra a nadie que pueda satisfacer sus necesidades, puede sufrir un daño psicológico grave que le impida seguir buscando o esperar encontrar intimidad en ninguna relación futura”, aseguró la especialista.

La importancia de manejar la reacción de duelo en los niños se avala por pruebas de los trastornos depresivos y los intentos de suicidio que son más frecuentes entre los adultos que vivieron durante su infancia la pérdida de uno de sus padres.

Una duda que suele plantearse es si el infante debe o no acudir al funeral de sus padres. No existe una regla clara. La mayoría de los expertos coinciden en que, si el niño lo desea se debe respetar su decisión; si se muestra reacio o se niega a asistir, se debe también aceptar su deseo.

“En la mayoría de los casos es mejor, probablemente animarlo a que asista, para que la ceremonia no quede envuelta en un misterio o fantasía aterradora. Los niños que se encuentran en un periodo típico de duelo pueden también cumplir criterios de trastorno depresivo mayor, cuando los síntomas persisten más de dos meses después de la pérdida”, concluyó la profesional Lavalle.

Es importante ayudar y orientar al pequeño para que entienda y asimile claramente la partida de un ser querido, los familiares cumplen una función básica en el desarrollo del duelo de los pequeños, para que este evento no afecte la psiquis de los menores.


Características

-Tristeza.
-Llanto.
-Pérdida del apetito.
-Trastornos del sueño.
-Pérdida del interés por el mundo exterior.


Mitos
-Los niños no sufren.
-El duelo en los niños no provoca un sufrimiento tan profundo como en los adultos.
-Los pequeños cuentan con suerte, porque son tan jóvenes que no entienden sobre la muerte.
-Deben ser protegidos del dolor y el sufrimiento que la muerte lleva con el fin de mantener su inocencia infantil.
-Dada su juventud son capaces de olvidar fácilmente a la persona cercana fallecida, resolver el duelo rápidamente y seguir con sus vidas.
-Cuando se consideran como grupo entienden, experimentan y expresan el duelo de la misma manera.
-Nunca asimilan una pérdida.


Tipos

-Anticipado.
-Agudo.
-Temprano.
-Intermedio.
-Tardío.
-Latente.


Por: Yaqueline Hurtado Domínguez

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net