Lunes, 22 Jul,2019
Deportes / OCT 22 2017 / hace 1 año

El último partido del Mozart del fútbol

Por estos días de decepciones, mezquindades y empalagosa farándula en el universo futbolístico, se hace necesario volver a los héroes del balón, a la épica de las canchas. 

El último partido del Mozart del fútbol


Para ello hay un par de posibilidades que pueden salvarnos del tedio en una tarde de domingo o acompañarnos en noches de insomnio: ir y venir por las plataformas de internet que albergan horas y horas de archivos audiovisuales con documentales, testimonios y hasta partidos completos; u hojear (quienes han tenido la fortuna de coleccionarlos) álbumes de los mundiales (el clásico de Panini).

También está la opción, para momentos más sociables, de sentarse a escuchar a los conocedores del deporte rey, esos sabios criollos que atesoran datos con precisión enciclopédica y los comparten en conversaciones que tienden a hacerse interminables.

Recomendado: El río corre hacia atrás


Y si de conocedores y amigos entrañables se trata, siempre están los libros y autores que han llevado al papel la pasión futbolera. Entre los autores contemporáneos que tienen al fútbol en la primera línea de sus intereses están el mexicano Juan Villoro y el español Javier Marías. Con novelas y cuentos de gran elaboración narrativa y estética, ambos autores han mantenido  también un pie en el periodismo para dar cuenta, a través de artículos y crónicas, de las pequeñas y grandes tragedias y heroísmos del futbol.

Dios es redondo (Anagrama, 2006) y Balón dividido (Planeta, 2014) de Villoro, y Salvajes y sentimentales (Aguilar 2000) de Marías,  reúnen los mejores textos escritos en un lapso que va del mundial de Italia 1990 hasta Brasil 2014, poniendo especial énfasis en la relación fútbol-literatura, deteniéndose en leyendas como Johan Cruyff, Alfredo Di Stéfano, Pele y Messi, y sacando a flote lo bueno y lo malo de ser hinchas de sus respectivas selecciones y clubes.

Después de echar un vistazo al azar a la colección para niños y jóvenes de la Biblioteca Pública de Calarcá, me encontré con otro libro que, como ocurrió con los tres recomendados de Villoro y Marías, me devolvió al placer de leer el fútbol. Con texto de Fabrizio Silei e ilustraciones de Mauricio A. C. Quarello, Fuera de juego provee una experiencia de lectura rica y sobrecogedora, tanto por el formato libro ilustrado como por la historia que cuenta. Veamos. Nos encontramos con la historia de Marcus y su padre, austriacos, hinchas de su selección y quienes serán testigos de una de las hazañas que convirtieron a un hombre, a un jugador de fútbol, en una leyenda.

Le puede interesar: 
El diario vivir hecho película


Ese hombre es  Matthias Sindelar, conocido como el “hombre de papel”, por su complexión delgada y palidez extrema, y “el Mozart del fútbol” por sus extraordinarias habilidades con el balón. La historia nos ubica en los días previos  al 3 de abril de 1938 cuando se jugó el que es recordado como “El partido final”, con el que el régimen Nazi anunciaba la absorción de Austria por parte de Alemania y el paso de los mejores jugadores del Wunderteam, como era conocido el equipo de austriaco, a la selección Nazi.

En esta recreación del episodio que logra Fabrizio Silei se contraponen, por un lado, la inocencia y fanatismo del joven Marcus por Sindelar y su entusiasmo por que Alemania y Austria compongan un equipo invencible fundamentado en el adoctrinamiento de su escuela regida por nazis; y por otro, la posición disidente del padre de Marcus quien es el encargado de disuadir a Sindelar, a través de la novia de éste, para que no juegue el partido.

Pero la presión del régimen Nazi lleva a Sindelar a jugar y aunque lo pactado era que la selección austriaca se dejara ganar, los muchachos del Wunderteam no tenían en mente entregar su dignidad. En unos pocos párrafos y cuatro bellas ilustraciones Silei y Quarello sintetizan el encuentro que finalmente ganó Austria por dos goles, uno de Sindelar y otro de Sesta. Al término del partido, cuando todos los jugadores estaban obligados a permanecer formados, levantar la mano al cielo y emitir el saludo “¡Heil Hitler!”, fueron estos dos austriacos los únicos que se negaron.

Vea también: A duras penas la vida


“Aquello fue un insulto al Führer  y a los nazis. Por si no bastara con eso, Sindelar se negó a jugar con la camiseta de la selección alemana. En el mundial, para gran contrariedad de Hitler, Suiza eliminó a Alemania en la primera ronda”. 

Y la historia no termina con aquel encuentro. Los autores llegan, con notable capacidad de sincretismo entre texto e ilustración, al momento cuando Sindelar es encontrado muerto con su novia Camila Castagnola en el apartamento que compartían. Esto ocurrió nueve meses después de El partido final. Intoxicación por concentración de gases, venganza de los nazis y hasta suicidio son algunas de las hipótesis que se barajaron. A partir de entonces, y después de un funeral al que asistieron más de cuarenta mil personas, la leyenda de Mathias Sindelar ha crecido enriqueciendo el acervo de la literatura futbolística.

“Hay momentos en los que la única manera de conservar algo es perdiéndolo todo”, dice Sindelar en uno de los apartados del libro cuando conversa con su novia. Sindelar conservó la dignidad de su patria y, aunque perdió la vida prematuramente y en circunstancias poco claras, le dio a su pueblo y a los amantes del fútbol motivos para creer en la emancipación y el heroísmo impulsados por la pasión por el deporte.

Le puede interesar: Letras al carbón de Irene Vasco


Con esta bella edición que nos ha traído del italiano Bárbara Fiore Editora, y que encontramos en nuestras bibliotecas públicas, podemos revivir la auténtica pasión por el fútbol como un sentimiento de patria y libertad, encarnada en un hombre que se convirtió en un héroe de su tiempo.


Juan Felipe Gómez
Especial para
 LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net