Martes, 20 Nov,2018

El Papa en Colombia / SEP 10 2017 / Hace 1 Año

El papa se despidió de Colombia con consejos sobre el proceso de paz

El papa Francisco afirmó este domingo que en la pacificación de Colombia no se pueden “obviar los procesos de la gente”, durante la homilía que celebró en Cartagena, último acto de su visita a nuestro país.

El papa se despidió de Colombia con consejos sobre el proceso de paz

Sobre las 7:00 p.m. el Papa Francisco se despidió desde la puerta del avión que lo lleva regreso a Roma. Foto: EFE


Francisco aprovechó su último discurso en Colombia para lanzar el mensaje más político de su visita. El pontifice habló cómo debe avanzar el proceso de paz en el país.

Su primer consejo fue que en estos caminos de pacificación, como el que está viviendo Colombia, “donde se observa una delicada armonía entre la política y el derecho, no pueden obviar los procesos de la gente”.

En una misa ante cientos de miles de fieles congregados en el área portuaria Contecar, donde llegó en helicóptero, el papa dijo que la paz “no se alcanza con el diseño de marcos normativos y arreglos institucionales entre grupos políticos o económicos de buena voluntad”.
 

“Incorporar en nuestros procesos de paz la experiencia de sectores que, en muchas ocasiones, han sido invisibilizados, para que sean precisamente las comunidades quienes coloreen los procesos de memoria colectiva”.


Vea también: “Colombia, tu hermano te necesita, ve a su encuentro llevando el abrazo de paz”

En una Colombia fuertemente polarizada y con un alto nivel de crispación tras los acuerdos con las Farc, Francisco explicó que no se debe construir “un proyecto de unos pocos para unos pocos, o una minoría ilustrada o testimonial que se apropie de un sentimiento colectivo”.

Se trata de un acuerdo para vivir juntos, de un pacto social y cultural”, dijo citando la exhortación ‘Evangelii Gaudium’.
 

La misa campal inició a las 4:23 p.m. y asistieron cerca de 800.000 personas. Foto: Efe


En el discurso que más ha ahondado el tema del proceso de paz en Colombia tras la firma de los acuerdos y ahora las negociaciones con el Ejército de Liberación Nacional, Eln, la segunda guerrilla del país, también puntualizó que además del diálogo “las hondas heridas de la historia precisan necesariamente de instancias donde se haga justicia, se dé posibilidad a las víctimas de conocer la verdad, el daño sea convenientemente reparado y haya acciones claras para evitar que se repitan esos crímenes”.

Después Jorge Bergoglio pasó a exhortar a los católicos sobre lo que deben hacer para contribuir al proceso.
 

“Se nos exige generar desde abajo un cambio cultural: a la cultura de la muerte, de la violencia, respondemos con la cultura de la vida, del encuentro”.


Vea también: Papa pidió que se rechace todo tipo de violencia en vida política de Venezuela

Y para reforzar el concepto, como ya hizo en dos ocasiones en este viaje, volvió a citar a “ese escritor tan de ustedes, tan de todos —Gabriel García Márquez—”: “Este desastre cultural no se remedia ni con plomo ni con plata, sino con una educación para la paz, construida con amor sobre los escombros de un país enardecido donde nos levantamos temprano para seguirnos matándonos los unos a los otros”.

Criticó la pasividad de algunos sectores católicos al exclamar: “Cuántas veces se normalizan procesos de violencia, exclusión social, sin que nuestra voz se alce ni nuestras manos acusen proféticamente”.

Vea también: Que los condenados a ‘100 años de soledad’ tengan una segunda oportunidad

“No es posible convivir en paz sin hacer nada con aquello que corrompe la vida y atenta contra ella”, dijo al recordar problemas como el “drama lacerante de la droga, con la que algunos lucran despreciando las leyes morales y civiles”.

El sumo pontífice también pidió rezar “por el rescate de aquellos que estuvieron errados y no por su destrucción, por la justicia y no la venganza, por la reparación en la verdad y no el olvido”.

Y destacó que la paz estable y duradera en Colombia pasa por garantizar “el bien común, la equidad, la justicia, el respeto de la naturaleza humana”.

Vea también:
El papa vino a alfabetizar sobre la paz y la reconciliación

 

La enfermera del Papa

Lorenza Pérez, la señora del barrio de San Francisco, en Cartagena, que este domingo fue visitada por el papa, además de la emoción por abrirle la puerta de su casa, tuvo que ser una enfermera improvisada.

Ataviada con una simple camiseta blanca, Lorenza abrazó al sumo pontífice y conversó algunos minutos con él.

Pero su sorpresa fue cuando vio que el papa Francisco tenía un corte en la ceja y un fuerte golpe en el pómulo, que le dejó un visible hematoma.

Más información: Papa sufrió un ligero golpe en la cara al intentar saludar a un niño en Cartagena


Lorenza puso hielo en el pómulo de Francisco para bajarle la hinchazón y buscó una tirita para el corte en la ceja, según confirmaron fuentes vaticanas.

Francisco se golpeó a la llegada del barrio de San Francisco con el parabrisas del papamóvil al ir a saludar a un niño.

El Vaticano confirmó que está bien, e incluso el pontífice argentino bromeó cuando le preguntaron qué le había pasado: “Me di una piñada (puño o golpe), estoy bien”, afirmó el máximo jerarca de la iglesia Católica.

 

A pesar del golpe, el papa Francisco no perdió su sonrisa. Foto: Efe
 

“Hay que Erradicar la lacra del narcotráfico”

En la homilía que pronunció en la ciudad de Cartagena, el papa volvió a condenar la “lacra” del narcotráfico que solo siembra muerte.

En Colombia, uno de los mayores productores de cocaína del mundo y con un importante problema de carteles del narcotráfico, el papa Francisco, como hizo el sábado durante el encuentro con los religiosos colombianos, destacó el problema

“Este mal alienta directamente contra la dignidad de la persona, va rompiendo progresivamente la imagen que el Creador ha plasmado en nosotros”, dijo en su homilía.
 

“Condeno con firmeza esta lacra que ha puesto fin a tantas vidas y que es mantenida y sostenida por personas sin escrúpulos”.


Vea también: El papa pide perdonar, pero también saber la verdad del conflicto en Colombia

“No se puede jugar con la vida de nuestros hermanos ni manipular su dignidad”, agregó.

Hizo un llamado para que busquen los modos para terminar con el narcotráfico, que “lo único que hace es sembrar muerte por doquier truncando tantas esperanzas y destruyendo tantas familias”, improvisó el papa.

El sábado, el papa también hizo referencia a una juventud “engañada, destruida por los sicarios de la droga”.

“Medellín me trae ese recuerdo, me evoca tantas vidas jóvenes truncadas, descartadas, destruidas”, afirmó el sumo pontífice en el acto con sacerdotes, religiosos y sus familias.

Francisco hizo referencia al narcotráfico que en los años 80 y 90 costó la vida a miles de personas y convirtió a Medellín en la ciudad más peligrosa del mundo y recordó el drama de esta urbe que logró sobreponerse a esa tragedia y convertirse en una de las más innovadoras del planeta.

Vea también: En Medellín el papa invitó a los católicos a abrir las puertas a todos


“Y aquí quiero detenerme un instante: y hacer memoria dolorosa. Es un paréntesis”, dijo, para referirse a aquellos jóvenes que se dejaron seducir por los sicarios de la droga y las falsas promesas del crimen organizado.

Enseguida agregó: “Los invito a recordar, a acompañar este luctuoso cortejo, a pedir perdón para quienes destruyeron las ilusiones de tantos jóvenes. Pedirle al Señor que convierta sus corazones. A pedir que acabe esta derrota de la humanidad joven”, manifestó.


EFE


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net