Martes, 25 Jun,2019
La Salida / JUL 16 2016 / hace 2 años

En Quimbaya, única aldea del artesano que teje sueños

La aldea del artesano en Quimbaya, un lugar donde artistas locales, del Risaralda y Valle del Cauca alojan sus productos para ofrecer a nacionales y extranjeros un poco de la cultura cafetera.

En Quimbaya, única aldea del artesano que teje sueños

Ángela Medellín Gómez, representante legal de la asociación de artesanos de la aldea de Quimbaya, invitó a propios y visitantes a que conozcan sus artesanías, que son un bello detalle.

 

Ángela Medellín Gómez, representante legal de la asociación de artesanos, relató cómo este lugar, constituido desde 1999, se ha mantenido gracias al empuje y corazón que los mismos artistas le han puesto, lo que ha permitido que sean la única aldea en funcionamiento organizada de las nueve que se crearon en el departamento desde hace 17 años.

El lugar, que además de productos utilitarios y decorativos, es un centro para entrar en contacto con la cultural tradicional de la región, está ubicado en el kilómetro 1,5 vía Panaca y se encuentra abierto todos los días de 9:30 a. m. a 6:30 p. m.

 

¿Cuál es su actividad en la aldea del artesano Quimbaya?
Soy la representante legal de la asociación, y administro la tienda, además soy artesana.

 

¿Cómo nació este proyecto?
Nace por la inquietud de un grupo de artesanos. Después de que se terminaron las aldeas en el Quindío, sabíamos que esto debía manejarlo un grupo, no una sola persona, así que nos conformamos como asociación y  pasamos un proyecto ante la alcaldía para tener un manejo operativo. Abrimos las puertas el 6 de agosto de 2003.  

 

Comentaba que el proyecto nació después de que se acabaron las aldeas, ¿hubo unas aldeas antes?
Después de que construyeron luego del terremoto de 1999, en el Quindío hicieron 9  aldeas para artesanos, quedó en Salento una que funciona desde hace seis años como vivienda, hay en Buenavista, Córdoba, Pijao, La Tebaida, y en Filandia quedó un kiosco, que se usó de apoyo para los del barrio San José; y en Armenia que quedó en el barrio La Italia.  

Pero la única que funciona es esta, y la de Salento pero como residencia de los artesanos, las otras están abandonadas y consumidas por la maleza.

Tengo entendido que la alcaldía de Córdoba tiene intenciones de recuperar la de ellos que es de una infraestructura similar a la de aquí y está en una vereda.

 

¿Por qué las otras desaparecieron?
Yo creo que porque no hubo una comunidad que se apersonara y tuviera las ganas de sacar adelante el proyecto, porque aquí hemos luchado contra viento y marea. Estamos sobreviviendo.

 

¿Cuántas personas hacen parte de la aldea?
La aldea tiene dos beneficiarios, siete familias que somos los que pertenecemos a la asociación, y estas siete familias son siete unidades productivas diferentes, pero tenemos  otros beneficiarios que son 53 familias más que traen sus productos y nos enriquecen la tienda.

Todos somos artesanos, el 90% mujeres, la mayoría cabezas de familia, personas en condición de desplazamiento, personas con discapacidad e indígenas, también hacen parte del grupo de artesanos, tratamos de incluir a la mayoría de la población.

 

¿Esas 53 familias, son de otras partes del departamento?
Claro, la mayoría son del departamento, pero hay algunos representantes de Risaralda y del Valle del Cauca.

 

¿Cuál es la esencia de la actividad que hacen?
La filosofía de la tienda es mostrar productos 100 % autóctonos, hechos a mano, y que sean representativos de la región, cuando decimos esto, nos referimos a que las materias primas que estamos utilizando nos las esté proveyendo el entorno, como la guadua, la guasca del plátano, las semillas, fibras naturales como los bejucos, la guadua biche, el suncho, la madera, y todo lo que nos representa a nosotros que sea autóctono y trabajado con las manos. No quiere decir que no utilicemos maquinaria.

 

¿Cuáles son los productos que manejan?
Tenemos hechos en guadua, madera, textiles, joyería, bordados. Son productos utilitarios para el hogar, como flores, contenedores; toda la línea del comedor que son individuales, saleros, portavasos, bandejas y mesitas auxiliares en diferentes materiales, hay una línea que se ha vuelto muy representativa y nosotros le decimos aplique, y son cuadritos hechos en guadua con técnica de calado y talla.

La otra línea son los accesorios donde está la bisutería, bolsos, aretes, sombrero, collar, billetera, cosmetiquera, cartuchera y decorativos.

 

En el caso de la bisutería, hay una línea muy alrededor de la cultura Quimbaya, cuéntenos sobre eso.
Claro, la joyería que se ha desarrollado aquí en Quimbaya hace más o menos 17 años nació con la intención de rescatar diseños precolombinos de la cultura Quimbaya. Inició con un grupo de 8 mujeres y en este momento son 30 personas dedicadas a la joyería, hay un grupo de personas en condición de discapacidad también en esta línea, y aunque tienen productos contemporáneos, incluyen los diseños precolombinos.

 

¿Tiene alguna línea gastronómica?
Sí, tenemos productos de cúrcuma, jengibre, yacón que es de una empresa del Quindío y está también Cafequipe y los cafés especiales. Además, el tucado, platanitos de Quimbaya que es un producto tipo exportación y le está dando trabajo a mujeres cabeza de hogar.   

 

¿Cómo les ha ido en estos 14 años?
Nos hemos sostenido es la palabra, pero quisiéramos que tuviésemos más afluencia, porque aunque estamos en un corredor turístico, solo vemos pasar los carros, queremos como una estrategia para atrapar a ese público. Porque con la proliferación de estas vitrinas de poncho y sombrero hemos cambiado un poquito la percepción de lo que es la artesanía local, y eso es lo único que no es local.

Sabemos que es una vitrina de consumo lento, que no tenemos la infraestructura para atenderlos masivamente, pero estamos en el camino de aliarnos con unas personas.

 

¿Cómo se encuentran en el tema de los apoyos?
Tenemos ahora por parte de la alcaldía un apoyo, ellos nos ayudan en la parte de mantenimiento, algo de publicidad en la página web; y siempre estamos pendientes de participar en proyectos con la cámara de comercio, el Sena, el ministerio de Cultura y entidades afín que convoquen.

 

¿Se puede decir que este proyecto ya está caminando, y que no va a desaparecer?
Claro que no, aún estamos buscando aliados que permitan que permanezcamos en el tiempo, y sabemos que siempre hay que innovar.

 

 

Por Miguel Ángel Rojas Arias


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net