Domingo, 24 Jun,2018

Región / JUL 31 2017 / Hace 10 Meses

“En Quindío, seis especies de aves están en peligro de extinción”

En el Quindío hay seis especies de aves que están en peligro de extinción, así lo afirmó Norman Parra, jefe de planeación forestal de Smurfit Kappa Colombia, quien lideró un proyecto en Salento  que se realizó en convenio con la universidad del Quindío.

“En Quindío, seis especies de aves están en peligro de extinción”

El perico paramuno está en riesgo.


“En estos estudios encontramos que hay 208 especies de aves en Salento, de las cuales tres están en categoría vulnerable que son el saltador chusquero, el perico paramuno y el tángara multicolor. Además, hay otros tres considerados en peligro, como el tororoi bigotudo, la pava caucana y el águila crestada. Durante el desarrollo de las actividades se detectó una especie de la que no había reportes antes en el departamento”, dijo el profesional. 

Dicho trabajo de investigación se realizó en el ‘Municipio Padre’ con un grupo de estudiantes y profesores del programa de licenciatura en biología y educación ambiental de la universidad. “Se hizo una caracterización de las aves en las áreas naturales pertenecientes a Smurfit Kappa Colombia, en el sector de Los Andes en la localidad”.

Vea también: Aves del Quindío, un tesoro invaluable


Afirmó que en cuanto a flora, también se determinaron algunas plantas, como el molinillo del río Cauca, que corren riesgo de desaparecer. “Encontramos registro además de un tigrillo y un puma que están en peligro”.

Según Parra, la principal razón por la que se ponen en riesgo las especies es la ganadería y agricultura. 

“Estas áreas del departamento fueron extensión de la frontera agrícola durante los siglos IXX y XX. Los colonos llegaron a talar para sacar maderas valiosas y convertirlas en potreros. La disminución de los ecosistemas hizo que se redujera la biodiversidad de especies de flora y fauna. También hay algunos animales que son cazados como alimento, en el caso de los armadillos y la pava caucana. El puma, por ejemplo, sufre de persecución, porque consume carne de terneros y vacas, entonces despierta temor en los ganaderos y por eso los matan”. 

Indicó que, en el tema educativo, se realizan trabajos con la comunidad, con el fin de que identifiquen cuáles son las especies amenazadas y así haya mayor conciencia. 

“Capacitamos a nuestros trabajadores para proteger a los animales. Presentamos denuncias cuando existe alguna afectación de la flora o la fauna, con el fin de que las autoridades hagan lo que les corresponde. Tenemos un programa educativo que se llama ‘Mi amigo el bosque’, en el cual trabajamos con los colegios para que conozcan los bosques naturales y las fuentes hidrográficas. Además, participamos de proyectos de investigación, como aporte a la formación y al conocimiento”.

Le puede interesar: A través de álbum, fundación busca incentivar a la conservación de especies

Hizo un llamado a la comunidad para que, desde la ciudadanía en general, se realicen acciones que podrían evitar la extinción de las especies. 

“Es muy importante que cuando la gente compre madera verifique que exista un cumplimiento de la legalidad. El país está desarrollando un proyecto para el posicionamiento de la gobernanza forestal, el cual busca la legalidad en el comercio de especies, que se cosechen trabajando con los planes de aprovechamiento que exigen las corporaciones autónomas y que se transporten adecuadamente. Es indispensable no permitir la comercialización de fauna silvestre y que se haga protección de las áreas naturales”. 

Agregó: “Los entes gubernamentales deben cumplir con sus objetivos misionales, que es proteger y conservar las áreas de bosques naturales y ayudar en el comercio lícito de madera. Deben tener los respectivos retenes e intervenir cuando se requiera”. 

El profesional informó que la empresa tiene 21.970 hectáreas protegidas de bosques naturales en los departamentos de Cauca, Valle del Cauca, Quindío, Risaralda, Caldas y Tolima. 
 

“En el Quindío hay 3.180 hectáreas de bosque natural, de tal manera que en Calarcá hay 127, en Filandia 74, en Pijao 1.368 y en Salento 1.601. Estos estudios los hemos realizado durante nueve años, tiempo en el que se han detectado 41 especies amenazadas, 15 de ellas son flora, 8 mastofauna y 18 avifauna”.


Le puede interesar: Aviturismo: Quindío tiene 415 especies de aves de las que seis son endémicas


La CRQ trabaja para proteger el cóndor 

Martha Mónica Jaramillo Patiño, técnica administrativa de la subdirección de control y seguimiento ambiental de la Corporación Autónoma Regional del Quindío, CRQ, aseguró que desde la entidad se trabaja en la protección del cóndor. 

“Tenemos un manejo del cóndor con Parques Nacionales y con un proyecto de páramos. Esta especie lleva más de un año en la zona del cañón Quindío y está siendo monitoreado constantemente por nosotros, con el fin de asegurar la preservación del espécimen”.

Le puede interesar: Sexta extinción masiva: causada por los humanos y más grave de lo que se cree

Afirmó que muchas especies tienen un grado de amenaza en el departamento, ya que, al ser animales vistosos y coloridos, son objeto de comercialización ilegal y de cautiverio.
 

“En Génova, Proaves hace diferentes labores con el loro coroniazul, entre las que se encuentran acciones para protegerlo. La gente todavía no ha aprendido que estas aves son para observarlas y dejarlas libres, sino que quiere llevarlas para dejarlas enjauladas en sus casas”. 



Causas y grados de amenaza

Según el Libro Rojo de las Aves de Colombia, publicado por el instituto Humboldt, entre las principales causas de amenazas detectadas están los asentamientos humanos, el ecoturismo, la deforestación, la cacería, el tráfico y minería ilegal, los cultivos ilícitos, la introducción de especies invasoras, la defaunación, la depredación, los cambios en las condiciones climáticas, la desecación, el dragado, drenaje y polución —por expansión de la frontera industrial, urbana, ganadera y agropecuaria—, la transformación de humedales, la contaminación de aguas y la ausencia de estrategias educativas de conservación. 
 

“El análisis de la información demuestra que la pérdida o deterioro de los hábitats amenazan de forma alarmante la supervivencia de las especies de aves colombianas por lo cual son necesarias medidas urgentes de conservación por parte de las autoridades ambientales”.


Con respecto al primer libro publicado en 2002, 15 especies de aves entraron por primera vez en condiciones de amenaza, 25 permanecen en riesgo, 8 empeoraron, 19 mejoraron y 4 pasaron del criterio bajo riesgo a casi amenazada y una a datos insuficientes.

“El zambullidor cira se encuentra en la categoría extinta. Según registros, la especie fue vista por última vez hacia finales de los años ochenta en aguas del lago Sochagota, en Paipa, Boyacá. El drenaje de humedales, la contaminación, erosión y deterioro de la calidad del agua de las lagunas donde habitó serían causantes de su desaparición”.

Le puede interesar: La deforestación en el país aumentó en un 44% en 2016, según estudio del Ideam


En la categoría peligro crítico, probablemente extintas están los colibríes heliangelus de Bogotá, especie endémica, y el zamarrito gorjiturquesa. Del primero podría existir una población reducida en enclaves secos de la cordillera oriental como Choachí, Villa de Leyva o cañones Chicamocha y el Suárez.

En cuanto al segundo, se le conoce solo por dos pieles halladas en Bogotá y quizá colectadas en Nariño. “Para esta especie, Colombia sería el único lugar del mundo en tener especímenes vivos”.

En la categoría peligro crítico se encuentran el pato negro, el pavón colombiano, el zambullidor plateado, el cóndor de los Andes, las sanadresanas tortolita caribeña y turpial caribeño, el doradito oliváceo y las endémicas cucarachero del Chicamocha, para el cual se proyecta extinción a corto plazo.


13 aves en peligro crítico

El libro afirma que un total de 13 especies se identificaron en áreas de 26 Corporaciones Autónomas Regionales, CAR, las cuales les corresponde protegerles y evitar su inminente desaparición, pues están en la categoría de peligro crítico y casi una decena de ellas son endémicas.

Se trata de las CAR del Alto Magdalena, Cundinamarca, Risaralda, Santander, Antioquia, Meseta de Bucaramanga, Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, Chocó, cuencas de los Ríos Negro y Nare, Magdalena, Amazonia, Boyacá, Caldas, Cesar, La Guajira, Guavio, Nariño, La Macarena, Urabá, Tolima, Chivor, frontera nororiental, Cauca, Quindío, sur de Bolívar y valles del Sinú y el San Jorge.

En sus territorios, y en cantidades distintas, habitan el cóndor de los Andes, el águila solitaria, el doradito oliváceo, la tórtola y el turpial del caribe, el pato negro, el zambullidor plateado y el zamarrito del Pinche. “Entre algunas especies endémicas están el cucarachero de campo y del chicamocha, el tanamú pardo, el loro coroniazul y el pavón colombiano”.

Le puede interesar: Fragmentación del hábitat aumenta el riesgo de extinción de los mamíferos


Por otra parte, la investigación destaca la que llama “enorme responsabilidad” de las autoridades ambientales en la protección de las especies de aves. 

Sugiere a Parques Nacionales Naturales establecer un gran parque nacional que proteja el conjunto de los sistemas montañosos del Darién, o bien decrete parques nacionales para cada una de estas montañas.

Asimismo, recalca su preocupación por el hecho de que las montañas del Darién y la Sierra Nevada de Santa Marta no estén incluidas dentro del Sistema Nacional de Parques Nacionales, dado que ambas zonas albergan la mayor concentración de especies de aves amenazadas de todo el territorio colombiano.


El Libro Rojo de Aves 

Los datos están incluidos en el segundo volumen del Libro Rojo de Aves de Colombia, una coedición del instituto Humboldt y la universidad Javeriana, el cual presenta el estado y tendencias actuales de las poblaciones de estos vertebrados en el país, según categorías establecidas por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, Uicn, como Extintas, EX, Peligro Crítico-Probablemente Extinta, EW, Peligro Crítico, CR, En Peligro, EN,  y Vulnerables, VU, entre otras.

Le puede interesar: Colombia protege al oso andino ante aumento del ecoturismo en el posconflicto

La investigación incluye las especies de aves con hábitats ubicados en ecosistemas de páramos, sabanas, matorrales espinosos, desiertos y bosques secos, además de insulares, entre ellos los marinos y grandes ríos amazónicos, sitios de los cuales proceden los insumos recolectados por investigadores, observadores de aves, profesionales de distintas disciplinas y estudiantes.

Los resultados son la suma de la participación de la comunidad ornitológica en la recopilación de la información para la evaluación de riesgo de extinción de las especies a partir de aspectos como la georreferenciación, variables climáticas, distribución, área de presencia u ocupación y estimación de la pérdida de hábitat.


“El convenio le ayuda a los estudiantes”

María de Las Mercedes Girón Vanderhuck, docente del programa de licenciatura en biología y educación ambiental de la universidad del Quindío, indicó que los convenios con Smurfit Kappa Colombia permiten que los estudiantes desarrollen sus tesis de grado y aporten a la ciencia departamental

“El trabajo se hizo con aves y con especies vegetales. Este convenio nos permitió que cerca de 15 estudiantes hicieran su tesis de grado y se graduaran. Lo que se hace es que nosotros hacemos las investigaciones y ellos aportan todo lo que tiene que ver con pasajes, alimentación y manutención de los jóvenes mientras se hace el proyecto, lo que es de gran significado para ellos, porque muchos no tienen los recursos”.

Le puede interesar: Santos anuncia delimitación del páramo de Sumapaz, el más grande del mundo


Aseguró que están a portas de suscribir otro contrato.

“Ahora queremos hacer otro convenio para trabajar en la parte del manzano en Santa Rosa de Cabal. Con estos contratos siempre logramos aportar a los estudios realizados, porque allí es que se descubren las especies amenazadas”.


Tatiana Palacio Mejía
LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net