Sabado, 22 Sep,2018

General / FEB 13 2011 / Hace 7 Años

Español, imprescindible en los negocios del mundo

La cifra se prevé que se duplique en un corto período de tiempo, dijo el Instituto Cervantes. Aprender español ya no es sólo algo que responda a una curiosidad personal, sino que comienza a ser necesario para las transacciones organizacionales del orbe.
Español, imprescindible  en los negocios del mundo

En la imagen unos estudiantes en Miami, Estados Unidos. Este país, con 47 millones de castellanos hablantes es el segundo del mundo, tras México y un lugar en que, incluso laboralmente, es muy importante hablar español.

Aunque en nuestro país se impulsa el tema del bilingüismo como política educativa, en especial con el inglés como segunda lengua, con el fin de estar a tono con la globalización, y además se proyecta el mandarín, a raíz de la expansión de la economía China, lo cierto es que nuestra lengua nativa, el español, se muestra como imprescindible para adelantar negocios en el mundo.

Así, cientos de instituciones a los dos lados del Atlántico se esfuerzan en atender esa demanda, alimentada por estudiantes de perfiles cada vez más diferentes, de todo tipo de edades e intereses y por los programas que han llevado el español a las escuelas en países como Brasil, Filipinas, Francia o Italia.

La razón: aprender español ya no es sólo algo que responda a una curiosidad personal por la cultura y la lengua que comparten 450 millones de hispanohablantes, sino que comienza a ser imprescindible en los negocios y, en países como Estados Unidos, influye incluso en el salario al que uno puede aspirar en su puesto de trabajo, como demuestra el estudio ‘El valor económico del español’, del profesor José Luis García Delgado.


Impulsar la calidad, excelencia e innovación

La Fundación Comillas, la institución creada por los gobiernos de España y Cantabria con el apoyo de la Real Academia Española, el Instituto Cervantes y algunas de las empresas más importantes del país, como el Santander, La Caixa o Telefónica, considera que gran parte de la expansión que vive hoy el idioma se debe a la calidad de quienes lo enseñan, de quienes lo han difundido durante años cuando pocos eran todavía conscientes de su potencial.

Para reconocer el esfuerzo de esos profesores o centros educativos que han destacado en su labor de instruir en el idioma de Cervantes a los no hispanohablantes, la fundación ha decidido instituir a partir de este año el Premio Internacional Comillas a la Excelencia en la Enseñanza del Español.

“Queremos impulsar la calidad, la excelencia, la innovación, reconocer a los profesionales su trayectoria en la enseñanza del español”, aseguró el director de la Fundación Comillas, Ignacio Gavira, quien resaltó que hasta ahora no existía ningún premio de estas características, aunque cada vez son más los centros preocupados por acreditar la calidad de la enseñanza que imparten.

El premio se instituye para distinguir, cada año, a los mejores profesionales y centros de enseñanza de español del mundo y nace con vocación de ser una referencia en este campo. Para ello, contará en su jurado con dos universidades involucradas en la enseñanza del idioma, la universidad de Cantabria y la Internacional Menéndez Pelayo, Uimp y con el Instituto Cervantes.

“Esta es una forma de reconocer el trabajo de miles de profesionales y centenares de centros que llevan décadas trabajando en este campo desde la iniciativa pública y la privada. En gran parte, ellos son los responsables del auge que hoy vive la enseñanza del español”, apuntó el director académico del Instituto Cervantes, Francisco Moreno, antes de remarcar que cada vez es más necesario formar buenos profesores de español. “Esta es una tarea colectiva. Si no la afrontamos como tal, no será suficiente, no bastará con que el Instituto Cervantes forme profesores, aunque formemos a cerca de 16.000 al año”.


Cada vez mayor calidad
En un mercado tan amplio como el de la enseñanza del español, cada vez prima más la calidad. “Con la explosión que vive ahora la enseñanza del idioma y la multitud de centros que hay, si quieres ser un centro de referencia, o te distingues por la calidad, o no tienes nada que hacer, porque es un mercado muy competitivo”, señaló el vicerrector del Campus de Excelencia de la universidad de Cantabria, Gonzalo Capellán.

En España, se calcula que el idioma aporta el 16 por ciento del Producto Interior Bruto, PIB del país. Pero no sólo España aspira a difundir el idioma, precisó el director académico del Cervantes, sino que también Argentina y Chile están poniendo en marcha experiencias interesantes y México quiere hacer valer su posición como primer país hispanohablante del mundo, con 106 millones de habitantes que se expresan en español, y vecino del segundo, Estados Unidos, con 47 millones, para convertirse en una gran plataforma de difusión del idioma.

Ángel Pelayo, vicerrector de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, Uimp, institución que nació ligada a la enseñanza de español para extranjeros y que lleva dedicada a esa tarea desde 1933, destacó además que la demanda es cada vez más variada en nacionalidades, edades e intereses. Si hace unos años aprendían español fundamentalmente los amantes de la cultura hispana, apuntó, el estudiante de hoy llega al idioma por cuestiones más prácticas.

Eso hace que haya que preparar cursos cada vez más especializados, para adaptarse a perfiles que van, desde ejecutivos de un grupo bancario, hasta jubilados nórdicos, pasando por guías de turismo.
Las mejores prácticas en la enseñanza del idioma a todos esos colectivos recibirán a partir de ahora el Premio Internacional Comillas a la Excelencia del Español, dotado con 15.000 euros (20.500 dólares) en la modalidad individual, y una escultura con diploma acreditativo en el apartado abierto a centros.

Como ícono del galardón, la fundación que lo concede ha elegido la Puerta de las Virtudes, la monumental entrada principal al edificio modernista donde tiene su sede el Seminario Mayor de la Universidad Pontificia de Comillas.
Esa puerta de bronce recibió a los estudiantes de la universidad Pontificia durante las décadas que funcionó como seminario jesuita. Las figuras que adornan sus dos hojas muestran seis de las siete virtudes del Catecismo y sus vicios antagónicos. Faltan la humildad y la soberbia, porque aquel que quisiera ingresar en la universidad debía dejar en la puerta el pecado de la soberbia.

Siendo así, en Colombia se abre no una puerta sino un gran ‘portón’, como una alternativa para quienes deseen aprender el idioma español, conociendo que es en nuestro país, donde se habla un castellano más depurado, afirmación que se recalca no sólo aquí sino que es de reconocimiento de la misma Real Academia Española.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net