La Región / Abril 21 de 2017 / Comentarios

Este viernes llegan a Armenia, tres reliquias de san Pío de Pietrelcina

Este viernes llegan a Armenia, tres reliquias de san Pío de Pietrelcina

Las reliquias de san Pío de Pietrelcina se encuentran recorriendo Colombia y hoy arribarán a la parroquia Catedral de la Inmaculada Concepción de Armenia. 
 

 

 


Desde las 9:00 a. m., con la eucaristía de bienvenida se dará apertura a este acto de veneración de tres reliquias de primer grado entre las que se encuentran telas con la sangre del padre Pío, los guantes que cubrían sus estigmas y una falange.

En la capilla auxiliar de la adoración al santísimo de La Catedral, estarán expuestas las reliquias hasta las 11:30 a. m. La segunda eucaristía se celebrará a las 12:00 m. De allí, se realizará una  caravana hasta Filandia, donde habrá una parada en la parroquia La Inmaculada Concepción y proseguirán hasta la casa de encuentro del padre Pío de Pietrelcina en el kilómetro 4, vía Filandia – Quimbaya, después del mirador. 

“Estaremos allí hasta las 5:00 p. m. en actos de veneración, ya que de allí, deberá trasladarse para su arribo a la diócesis de Rionegro y posteriormente a Bogotá. Agradecemos la asistencia de quienes nos puedan acompañar y su apoyo en este acto nacional en donde básicamente lograremos la bendición para nuestra patria Colombia de este gran santo que con seguridad continuará haciendo una obra muy grande en nosotros y en nuestro país”, indicó Maximiliano Guzmán, coordinador de la casa de encuentros padre Pío de Filandia. 

San Pío de Pietrelcina fue ordenado como sacerdote el 10 de agosto de 1910 en la Catedral de Beneveto de Italia, y en febrero de ese año se estableció en San Giovanni Rotondo, donde permaneció hasta su muerte, el 23 de setiembre de 1968.  Fue canonizado en 2002 por el papa Juan Pablo II en la Iglesia Católica con el nombre de San Pío de Pietrelcina.

El padre Pío tuvo la capacidad de leer los corazones y las conciencias. Tenía el don de profecía y la curación milagrosa por el poder de la oración. Además tenía el don de la Bilocación, es decir, estar en dos lugares al mismo tiempo, y la sangre de sus estigmas tenía fragancia de flores.

Tras su muerte se tuvieron que esperar cuatro días para que las multitudes pasaran a despedirlo. Se calcula que más de 100 mil personas participaron del entierro.


Redacción
LA CRÓNICA

PUBLICIDAD

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En Cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

©2009- 2017 todos los derechos reservados