Martes, 15 Oct,2019
General / SEP 14 2014 / hace 5 años

Fracking, otro atentado al planeta

La fracturación hidráulica o fracking en inglés, es una técnica que se está usando para aumentar la extracción de petróleo y gas del subsuelo. Ese proceso consiste en la perforación de un pozo vertical y una vez alcanzada la profundidad deseada, se gira el taladro 90° en sentido horizontal y se continúa perforando entre 1.000 y 3.000 metros de longitud.

Fracking, otro atentado al planeta

Una vez hecha la perforación se inyecta agua a presión mezclada con químicos y arenas, con el propósito de ampliar las fracturas existentes en el sustrato rocoso que encierra el gas y el petróleo. Modificar esas fisuras favorece la salida del gas y el petróleo. El aumento del  precio de estos hidrocarburos y la necesidad de los países de ser autosuficientes, ha motivado el uso de esta técnica, con mayor énfasis en EE.UU., seguido por otros países.

En latinoamérica, fue Argentina el país que inició este método de extracción en la formación de Vaca Muerta en la provincia de Neuquén. La fracturación hidráulica ha sido prohibida en Francia, Holanda, Bulgaria  y en algunos lugares de EE.UU. tales como Búfalo en el Estado de Nueva York y Pittsburg en Pensilvania. 

 Colombia tenía que entrar en esta ‘moda’ de destruir el planeta. El gobierno aprobó este mes, esta fatídica forma de extraer gas y petróleo, pretendiendo aumentar la producción a partir del próximo año. El viceministro de Minas y Energía, Orlando Cabrales, explicó que van a analizar solicitudes de licencias ambientales para que pueda ponerse en marcha a partir del 2015, aunque ya se ha dado luz verde al proyecto. 

 

Más importante que los hidrocarburos 
Permitir el uso del fracking obedece, según Cabrales, a la necesidad de Colombia de aumentar el suministro de gas natural ya que, según dijo, el país cuenta con este recurso para muy pocos años y deben planearse otras alternativas de extracción.

Mientras que el gobierno colombiano anuncia dar el paso que nos seguirá llevando al pozo de la destrucción, las  protestas contra la fractura hidráulica aumentan en Reino Unido y EE.UU., a medida que se intensifican los daños ambientales, que cuentan con la  aquiescencia de petroleras y políticos de ambos países. 

De los 40 mi pozos de petróleo y gas perforados desde 2011 en EE.UU., tres cuartas partes se encuentran en zonas donde el agua es escasa, y el 55% corresponde a zonas que sufren sequía, según el informe de la ONG de Boston Ceres.


Los científicos advierten los peligros 
También, el profesor James Famiglietti, un hidrólogo de la universidad de California, señaló:  “Entendemos que en nuestro país necesitamos más energía, pero es el momento de tener una conversación sobre los impactos que se están provocando y hacer todo lo posible para tratar de minimizar los daños. “

Es obvio que diversos sectores de la sociedad norteamericana expresen su malestar, ya que varias pequeñas comunidades en el estado de Texas ya se han quedado sin agua o están en peligro de quedarse sin ella en días, empujada por la fatal combinación de sequía y la alta demanda de agua para el fracking. 

Esta amenaza es ratificada por la Comisión Sobre Calidad Ambiental  de Texas, que indicó recientemente  que 29 comunidades de todo Texas podrían quedarse sin agua en poco tiempo. Igualmente en California también hay problemas. Allí se declaró la emergencia de sequía a principios de este año, estado donde el 96% de los nuevos pozos de petróleo y gas se encuentra en regiones donde hay una atroz competencia por el agua.
Proteger el agua o producir combustibles fósiles

El conflicto planteado entre agua y fracking se manifiesta por los volúmenes de líquido vital y químicos que se requieren al usar la técnica. Chris Mooney, periodista científico especializado en energía y medioambiente, en un artículo reproducido este año en la revista Scientific American, en su versión en español, explicó los problemas que trae consigo extraer gas y petróleo por fracturación hidráulica.  

Dijo que esta operación industrial requiere ente 7,5 y 15 millones de litros de agua, y entre 55 mil y 225 mil litros de productos químicos; cifras que han de multiplicarse por el número de pozos perforados en cada yacimiento.
A esas cantidades de agua y químicos usados, según Mooney, hay que agregar la gestión del líquido de retorno, cuyo volumen asciende a un 75% del inyectado en el terreno, Además, este sube cargado con el ‘coctel’ de productos químicos añadidos al agua al inicio del proceso y con materiales radiactivos y sales procedentes del subsuelo.

Qué hacer con esta agua tóxica, es todo un reto medioambiental. Pero no es solo el problema del agua. Son igualmente los químicos usados y los residuos peligrosos lo que amenazan al planeta. También se plantea la posibilidad, como sigue afirmando Mooney, de que las explosiones de agua a gran profundidad puedan contaminar el líquido potable a través de inesperadas vías que comunican el esquisto con los acuíferos. 

 

El daño medio ambiental es  verídico

Así que la puja entre las compañías petroleras y las organizaciones medio ambientales y científicos está planteada: Las empresas sostienen que este método de extracción no tiene consecuencias ambientales demostradas, los hechos y los estudios indican que sí se afecta la Tierra y sus moradores.

La ONG Ceres, indica que los niveles de los acuíferos locales en la formación Egle Ford, corazón del uso del fracking en Texas, han caído en unos 300 pies en los últimos años.

Por otra parte, el grupo no gubernamental Earthworks Oil & Accountability Proyect presentó su informe: Gas Patch Roulette: How Shale Gas Development Risks Public Health in Pennsylvania, y en él sostiene  que cuanto más cerca vive la gente de los pozos de gas de Marcellus Shale, más problemas tiene con su salud, debido a los químicos que aparecen en el agua y en el aire cerca de los yacimientos.

 

Diego Arias Serna 
Presidente Fundación Semillero Científico EAM
[email protected]
[email protected]    


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net