Sabado, 15 Dic,2018

La Salida / JUL 04 2016 / Hace 2 Años

“Hay más peligros en casa, que en la calle”

Eduardo Medina, un diseñador industrial de la universidad Javeriana, hace cerca de 4 años trabaja con el tema de seguridad infantil, convirtiéndose en experto en dos campos, childproofer y especialista en educación del adulto.

“Hay más peligros en casa, que en la calle”

Eduardo Medina es un diseñador industrial, único profesional colombiano especializado en la prevención de accidentes infantiles.

Además es el único colombiano miembro de la International Association  for Child  Safety, lo que lo acredita como experto. Está certificado como un child passenger  Safety Technician, y es también el único profesional del país certificado para instalar las sillas de los niños en los carros. 

La semana pasada, Medina dictó un taller al grupo Entrelazados, sobre la seguridad para los niños y sobre cómo mitigar los posibles riesgos que afronta. 

¿Por qué nace la intención de especializarse en el tema?
La verdad no lo estaba buscando, andaba tras un nuevo proyecto en mi vida y me  encontré con el tema del childproofer y me causó curiosidad porque no entendí el término, y me puse a investigar y encontré que es un oficio regulado en Estados Unidos, que se viene trabajando hace muchos años y lo que hace es adecuar espacios y enseñar a los adultos a eliminar todos los riesgos en las casas y  lugares donde hay niños.

Ahí mismo me conecté con el tema, y vi que tenía un buen complemento con mi profesión.  Seguí indagando y contacté a una persona experta en USA, y empecé todo el tema de aprender y posteriormente certificarme, ya llevo tres años y medio trabajando en el país, enseñándole a los adultos a prevenir accidentes infantiles y sobre todo a llevar seguros a los niños en los carros.

 

Durante este tiempo, ¿qué situaciones que jamás había imaginado le han sorprendido por ser un “invisible” riesgo para los pequeños?
En este tema es impresionante lo mucho que se ignora, y es que en resumidas cuentas, nadie sabe nada, y pues por eso aprendí de esto.

En las casas hay grandes confusiones, yo creo que uno de los grandes errores es que la gente cree que los niños se intoxican con varsol, matarratas o detergente, y  sí pasa, pero no en la mayoría de los casos, los accidentes más comunes son por productos de aseo personal y cosmético y pues tiene más sentido que si un niño ve un champú que es de fresa con kiwi y la foto tiene estas dos frutas y huele delicioso, pues ingiera este producto más que ir a buscar un matarratas debajo del lavadero. 

Este tipo de confusiones son las que impresionan, entonces el que vive muy alto, le preocupa que el niño se asome al balcón, pero una caída es peligrosa desde un metro y medio. Entonces el que vive en el piso 15 hace algo por el balcón pero el que está en el tercero no hace nada, porque cree que no es peligroso.    

Otro ejemplo es el tema de la sillas de los carros para los niños. 
En Estados Unidos el 93% de las sillas están mal instaladas, en lo que llevo en esto, he instalado cerca de 450 en todo el pais, y el 100 % de las personas la tenía mal.

Cosa que yo no sabía, yo creí que todas las sillas eran fáciles de poner. Lo que también es  preocupante es ver que la minoría del país usa sillas, la mayoría lleva a los niños en brazos, o sueltos a pesar de que es norma en Colombia.

Otra cosa que cuando uno la cuenta, la gente queda con la boca abierta es que dichas sillas tienen fecha de vencimiento. De manera que son estas confusiones donde la gente cree que todo es tan obvio. Pero el tema va mucho más allá que esto. Son los enemigos silenciosos que la gente no tiene en cuenta, como por ejemplo los imanes, la ropa de los niños con cuerdas, con las que se pueden enredar.  

 

¿Por qué tienen fecha de vencimiento la sillas para bebés en los carros?
Porque el material de esta se deteriora, el plástico se contrae con el calor del día, se dilata en la noche por el frío o viceversa, todo el tiempo está movimiento en el carro entonces se van cristalizando los materiales, y las fibras pierden su resistencia. Así, dependiendo del fabricante hay sillas que tienen una vida útil de 4 años y otras de hasta 10.

Entonces hay gente que ha tenido silla heredada y heredada, y la sigue usando sin saber que estaba vencida. 

 

¿Estas sillas traen la etiqueta de vencimiento?
Muchas la tienen, algunas la tienen en relieve en el plástico, otras no lo manifiestan y hay que hacer un poco más la tarea de averiguarla. Pero la gran mayoría la tienen explícita. 

 

¿Qué pasa con las sillas vencidas?
En un momento de choque, según las pruebas que se han hecho, se ha demostrado al mandar el carro contra un muro, que la silla se rompe; así  en un accidente, la silla no cumple su función que es sostener o agarrar al niño y al dañarse, el niño saldrá volando.  

Mientras que si está bien instalada y en buen estado, esta le puede salvar la vida a un niño en un 70%  de los casos.   

 

¿Cuál es su tarea en este proceso?
Lo que yo hago es ir a las casas, y con los papás recorro toda la vivienda y les digo, hagamos esto, corramos aquello, acomodemos allá o cuidado con tal, para facilitar un espacio más adecuado de protección para los niños.  

Así si yo tengo los riesgos eliminados o controlados, será un poco más fácil asegurar a los pequeños.


 
Respecto al tema de las cifras, hablaba de Estados Unidos, ¿cómo están esos datos en Colombia?
Más allá de las cifras, creo que el dato más importante es saber por ejemplo en el tema de las sillas, que esta es la primera causa de muerte accidental, y la segunda creo que es ahogamientos. Y en el tema de la casa, la mayoría de los accidentes suceden en el hogar, generalmente al cuidado de un adulto y ese adulto, casi siempre es un familiar. 

Así que, más que dar números, es crear conciencia, la gente cree que en el hogar están seguros y que el peligro está en la calle, entonces se trata de mantener al menor en casa,  cuando es en casa donde hay más riesgos.  

 

¿Los riesgos que previene son solo físicos o también psicológicos?
Son físicos, como por ejemplo quemaduras, asfixia, ahogamientos, cortaduras, golpes, laceraciones, intoxicaciones, envenenamientos y picaduras. 

 

¿A qué se debe su visita a Armenia?
Entrelazados me invitó acá porque nos conocimos hace unos meses en Cali. Hicimos un taller de seguridad infantil en el hogar, está dirigido a mamás en embarazo, o a papás y mamás que tengan niños en  casa, y lo que hicimos fue enseñarles y dar recomendaciones de los principales peligros que encontramos en todas las viviendas.

Hablamos por ejemplo de cunas seguras, de cómo dormir de una forma adecuada a los niños, cuáles son los elementos más peligros que pueden haber. Por otro lado, explicamos el tema de las sillas de los carros, empezando por crear conciencia, yo se que vinieron mamás que no tienen silla en el carro y la silla no es un lujo, es una necesidad.  

 

¿Los riegos se miden según las edades del niño o para todos es igual?   
Digamos que hay una recomendaciones para todas las edades, desde cuna hasta  incluso la adolescencia, e igual la caída de un balcón puede ser de un bebé hasta un adulto. Hay riesgos que no discriminan, pero otros que sí.

Realmente la gran brecha que se hace es menores y mayores de 3 años, ahí hay diferencias entre juguetes, también por ejemplo las cunas, estas tienen un límite pero no por  edad, sino por el tamaño del niño, si este es muy grande se va a caer, o se la va a brincar. Entonces sí hay cosas puntuales por edad, talla y peso, en la silla del carro se manejan estos dos últimos.

La edad no es un factor de medición porque un niño de dos años puede pesar  ‘x’ o ‘y’, no todos pesan o miden lo mismo. 

 

Quienes deseen conocer más acerca de este tema, ¿qué deben hacer?
Pueden ingresar a la página web moradasegura.com y en las redes sociales periódicamente damos consejos, en Youtube también tenemos un canal con el mismo nombre. De esta manera llegamos a todo el país a aconsejar. 

 

¿Cuál es la consulta más común?
En esto es simpático, a mí siempre que me llama un papá, (yo tengo una frase y es que todos tienen un árbol, y ellos por ver el árbol, no ven el bosque), entonces el que tiene un perro, le preocupa que este muerda al niño, pero no ve los demás peligros, lo mismo que el que vive el piso 15, le preocupa el balcón, y así sucesivamente.

Pero yo no asesoro de esa manera particular, no voy a eliminar un peligro y dejar el resto. 

Casi siempre llaman porque ya tuvieron un susto, afortunadamente no ha pasado a mayores. En cuanto a la silla, es que no les queda bien instalada, pero esto no es lo único que hay que tener en cuenta.  

 

Por Lily Dayana Restrepo


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net