Domingo, 22 Sep,2019
La Salida / ENE 23 2015 / hace 4 años

Higiene del sueño, fundamental para el buen dormir de los niños

Lina Marcela Tavera Saldaña es médica neuróloga pediatra con formación aplicada en estudio del sueño y laboratorio del sueño en el hospital Ramón y Cajal de Madrid, España; En entrevista con LA CRÓNICA explicó cómo se pueden disminuir o prevenir los trastornos del sueño en los niños.

Higiene del sueño, fundamental para el buen dormir de los niños

Lina Marcela Tavera Saldaña, médica neuróloga pediatra.

La especialista hace parte del grupo de profesionales de Neuroconexion Armenia que cada tercer miércoles de todos los meses, ejecutan el programa Escuela de Padres, en el que enseñan a los adultos a enfrentar muchas situaciones o problemas que presentan los infantes mediante conferencias gratuitas.

“En el contexto de la Escuela de Padres estamos tratando el Tdah -Trastorno por déficit de atención con hiperactividad- y hemos tocado diferentes problemas que viven este tipo de pacientes. Primero explicándoles lo que significa y todo lo que puede desencadenar este trastorno. La primera charla de este año que se realizó el pasado 21 de enero se basó en los trastornos del sueño, explicando los tipos, cómo diagnosticarlos y el tratamiento para estos”, dijo Lina Marcela Tavera Saldaña.

 

¿Cuál es el problema más común que presentan los niños al dormir?

El problema por el que la mayoría de padres consultan, es que el menor de edad no duerme bien, no le gusta ir a dormir o lo hace pocas horas. Esto se debe más que todo a una mala higiene de sueño, pero además está influenciado por los cambios que se dan en el mundo y uno de estos es la tecnología que hace que nos acostemos más tarde, pero siempre hay que despertar temprano, porque la entrada a los colegios o trabajo en el caso de los adultos sigue siendo muy temprano, lo único que se hace es correr la hora de dormir, por lo que todos los días queda una deuda de sueño.

 

¿Cuántas horas debe dormir un menor de edad?

El tiempo depende de la actividad que realice y la edad, por ejemplo: un recién nacido debe dormir 16 horas, un niño en preescolar, 12 horas; escolar, de 10 a 12; un adolescente de 8 a 10 horas y el adulto de 6 a 8 horas.

 

¿A qué hace referencia con la higiene de sueño?

Básicamente lo que se busca con la higiene de sueño o hábitos de sueño, es crear una rutina. Para esto es importante que todos los días, 2 o 3 horas antes de iniciar el sueño, el niño cambie de actividad, que no juegue, no corra, no realizar nada que los active o los altere, tener una alimentación liviana, no consumir productos que contengan cafeína o que sean estimulantes, como las chocolatinas que tienen azúcar y calorías.

Asimismo, debe controlarse el contenido de la televisión que ve, que no observe programas violentos que los asusten o les generen pensamientos que no son recomendados a su edad. Lo ideal es hacer una actividad que el menor cada que la haga la relacione con que después de esta debe ir a dormir; algunas de estas pueden ser: un baño relajante, escuchar música armoniosa, leer un cuento o pintar, entre otras.

Además el pequeño debe acostumbrarse a dormir solo y en una habitación tranquila, en su defecto que comparta su cuarto con más personas de su edad y no con adultos porque esto altera las características normales del sueño.

 

¿Por qué el hecho de que el infante duerma con un adulto altera su sueño?

Cuando se duerme con otra persona el sueño se sincroniza, lo que quiere decir que los dos seres tienen las mismas fases del sueño, pero en los niños estas fases son diferentes, algunas son más amplias como lo es el sueño profundo ya que es ahí donde se secreta la hormona del crecimiento y se consolida la memoria y la atención. Por esta razón si duermen con un adulto su sueño se va a sincronizar con este y va a tener el mismo tiempo de sueño profundo que para la persona mayor es menor, lo que va a afectar su desarrollo.

 

¿En qué influye lo que hay en la habitación en el buen dormir?

La decoración del cuarto hace parte de tener un ambiente bien estructurado para que el niño sepa que cada vez que entra a la habitación va a dormir, por eso no debe tener nada electrónico porque a este lugar no se va a ver televisión ni a entretenerse con videojuegos, ni a escuchar música, ya que el pequeño no va a dormir pensando en los programas que le gustan, en cómo va a jugar, etc. Hay que tener el menor número de juguetes y contaminación, porque los chicos tienen mucha imaginación y cuando ven una sombra piensan que es cualquier otra cosa y desde ahí se inicia un temor a dormir, a estar solo en su habitación e influye en las pesadillas.

También se deben pintar las paredes con colores claros, porque los tonos fuerte pueden activar a los pequeños y en conclusión debe ser lo más simple posible.

 

Además del trastorno de no dormir bien, ¿qué otros se presentan?

La lista es muy larga, pero podemos mencionar algunos como son: parasomnia -pesadillas-, terrores nocturnos, sonambulismo, bruxismo -rechinar los dientes-, enuresis -orinarse en la cama-, el síndrome de piernas inquietas, narcolepsia -somnolencia irresistible- que aunque se manifiesta durante el día sigue siendo un trastorno del sueño. Todos se pueden prevenir generando buenos hábitos de sueño.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net