Miércoles, 18 Sep,2019
Cine / SEP 08 2019 / hace 1 semana

It capítulo dos, decepcionante

25 % más de presupuesto, mayor duración, pero una cita de calidad inferior a su primera parte. 

It  capítulo dos, decepcionante

Veintisiete años después, el club de los perdedores ha regresado al pueblo de Derry para enfrentarse al ente maligno que puede adoptar la forma de sus miedos más profundos.  Beverly, Bill, Ritchie, Ben, Eddie, Mike y Stan se verán de nuevo la cara con el payaso siniestro Pennywise, que está decidido a vengarse, sin embargo, no recuerdan qué fue lo que pasó en ese primer enfrentamiento, así que antes tendrán que encontrarse con su pasado, para entender cuál fue la clave que les permitió obtener la victoria. 

El director argentino Andy Muschietti regresa con la segunda parte de la adaptación de uno de los mejores libros del escritor estadounidense Stephen King, IT, luego de que en el 2017 nos trajera una aventura juvenil en la que prevalecía una interesante relación entre los personajes por encima del terror. 

En esta ocasión apela a la misma fórmula, pero con un resultado decepcionante, que deja un sinsabor flotando en el aire.

Vea también: 
Colombia, a los premios Óscar y Goya 2020 con la película Monos


Lo bueno

El mayor acierto del capítulo dos es el gran elenco, tanto los actores consolidados como Jessica Chastain, James McAvoy y Bill Hader, y los que son desconocidos como Isaiah Mustafa, Jay Ryan o James Ransone resultan atractivos, conservan el carisma y se parecen a los personajes infantiles. Algunos no cuentan con las habilidades necesarias para deslumbrar con sus interpretaciones y, por momentos, se ven exagerados, pero cumplen y mantienen el interés del espectador en saber más acerca de sus motivaciones y sobre cómo es que los afecta el revivir sus temores de infancia.

 

 

Bill Skarsgård, como el payaso, también se destaca, aunque ya no sorprende, provoca una mezcla de repulsión y un poquito de espanto, suficiente para sobresalir, no obstante, sigue sin superar al Pennywise de la miniserie de los 90.

Otro aspecto positivo de la película son las transiciones, ese vaivén en el manejo del tiempo, entre lo que le sucedió de niños y lo que les pasa como adultos, es atrapante, aunque en esos viajes al pasado hay situaciones que no se mencionaron en la primera parte y parecen metidos a la fuerza para poder avanzar esta trama.

Le puede interesar: Una declaración de amor por Hollywood

Lo malo

Sí, la primera parte funcionó como aventura juvenil, pero en esta no tiene sentido que algunos personajes se sigan comportando como niños, haciendo chistes flojos en los momentos de mayor tensión o burlas de doble sentido; eso es un problema de guión, el cual no solo tambalea desde ese punto de vista, también en el exceso de autorreferencias a los finales malos de los libros, como si, de antemano, justificara las debilidades del desenlace; sin dejar de mencionar algunas líneas de los diálogos que resultan poco creíbles y respecto a las que los actores se notan incómodos cuando las pronuncian. 

También falla en el terror. Cae en el cliché de la gran mayoría de películas del género, es decir, en los sustos sorpresivos, luego de una tensión prefabricada. A excepción de uno o dos momentos, el resto de “sustos” se ven venir a kilómetros de distancia y, por lo tanto, no impactan. A veces, donde se supone que el espectador debería sentir temor, en realidad provoca asco, por lo grotesco de la escena.

 

A esto se le suma que los efectos especiales no son buenos, algo que ya se había notado en el primer capítulo, varias veces cuando el personaje siniestro aparece, de repente, acelera sus movimientos demasiado y se ve muy falso.

El otro aspecto negativo es que es una película excesivamente larga, casi tres horas, que culminan con un final anticlimático, en una explicación innecesaria que contradice el planteamiento inicial acerca de que los personajes adultos no recordaban nada de lo que habían vivido de niños.

Vea otra reseña: El juego de la imitación


Epílogo

Es lamentable que una historia que pintaba tan bien, basada en uno de los mejores libros de terror del siglo XX, fuera desaprovechada y se convirtiera en una película para pasar el rato y nada más. 
 

Carlos Wílmar López Rodríguez
Especial para La Crónica 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net