Martes, 24 Sep,2019
La Salida / FEB 01 2019 / hace 7 meses

Jesús Vélez presentó su libro Colombia país de mariposas en el Jardín Botánico

El naturalista y científico caldense visitó el Quindío para hablar sobre su más reciente obra sobre estudios y fotografías de los lepidópteros.

Jesús Vélez presentó su libro Colombia país de mariposas en el Jardín Botánico

El científico Jesús Vélez ha estudiado cientos de especies, incluso algunas de las más peligrosas del mundo natural.

Jesús Vélez es un naturalista, científico y artista caldense que ha estudiado cientos de especies en toda su vida. Un apasionado de la vida y la naturaleza, que se ha encargado de estudiar y retratar en varios libros a las mariposas, el último de ellos, denominado Colombia país de mariposas, que además presento ayer en el Jardín Botánico del Quindío. En diálogo con LA CRÓNICA explicó un poco de su publicación de lepidópteros del trópico y además sobre algunos otros especímenes que ha estudiado, incluso algunos de los más peligrosos y temidos por los seres humanos.

¿A qué se debe su visita al Jardín Botánico del Quindío?

Llegué invitado por el doctor Alberto Gómez, presidente de este parque natural, que se dio cuenta del nuevo libro Colombia país de mariposas, que presenta el Museo Británico de Londres, al que nos unimos científicos de Colombia. El libro ya se encuentra en gran parte de Europa y América y maneja un contenido sobre conservación y preservación de lo que nos queda y de cómo hay que cuidarlo. Fui muy ético a la hora de realizar los estudios y atraer las mariposas, no usé cebos, ni lámparas ni mucho menos flash para fotografiarlas y el libro cuenta con casi 600 especímenes y también hay planchas que sirven como el herbario para el botánico. Mi primer libro fue Mariposas de Colombia y no es la continuación del primero, sino un segundo libro para mostrar lo que quedó faltando y lo que hacen las mariposas para entremezclarse y evolucionar.

Recomendado: Carlos Jaramillo hizo balcones especiales para Andrés Pastrana y Marta Lucía Ramírez

¿Cómo se vinculó con el jardín?

El doctor Alberto con la señora Elizabeth tenían la fundación Renacer y se dieron cuenta que yo estaba haciendo el primer libro junto a Benjamín Villegas, entonces se puso en contacto conmigo para decirme que sabía de mi experiencia como naturalista y explorador y que quería que le hiciera un álbum de mariposas con stickers. Yo manejaba contactos con Malasia, con el sur del Japón y con grandes sitios de cultivos de mariposas vivas, que son como un jardín botánico pero con mucha tecnología para controlar el clima de los espacios, entonces Alberto hizo una gran labor con unas 70 hectáreas de bosque que se encontraba descuidado y yo le di algunas pautas para la construcción de cómo podía ser el espacio, con una apariencia de una mariposa real, tenía muchas ideas en la cabeza.

¿Cuánto tiempo lleva dedicándose al estudio de plantas, animales e insectos?

Yo nací y crecí en una finca en Caldas, y desde pequeño hacía expediciones con mis primos y recolectaba especies para conservarlas y estudiarlas, siempre me apasioné por ese mundo, no solamente el de los invertebrados, me gusta estudiar pájaros y muchas especies incluso a las que los humanos le tienen mucho temor y que además pueden ser muy peligrosas si no se saben estudiar.

¿Cómo combina la fotografía, el arte y la ciencia?

Para mí la fotografía es una herramienta en la ciencia muy importante porque a través de la óptica, llevar las imágenes al laboratorio y verla en microscopio tal como se ve en la naturaleza. Desde la época de Pasteur se usa la fotografía como herramienta y a un pintor de la naturaleza no puede faltarle la imagen porque a veces la memoria nos engaña y no siempre tenemos al espécimen en vivo y en directo para poderlo pintar o dibujar. Las tres siempre van a ir de la mano.

¿Cuáles especies temidas por los humanos ha logrado estudiar?

Desde hace muchos años vengo trabajando con las serpientes, en la montaña donde vivo, permanentemente las estoy reportando, así sean muertas, cuando las matan los carros o cuando las personas las asesinan por falta de conocimiento y creen que todas son peligrosas y lo que hago es llevarlas a donde investigadores. Desde hace mucho también me he interesado por las ranas venenosas dardo o dendrobátidas, que en la historia de la investigación han dado unos aportes grandiosos a la medicina, como anestésico, porque los alcaloides derivados de ellas inyectados medularmente funcionan mejor que la misma morfina y sus derivados, otro grupo por el que me he inclinado bastante es el de los himenópteros, insectos con aguijón. He hecho seguimiento de grandes felinos, pude acariciar un tigre y un jaguar y viví casi 7 años con una cobra del Sahara y cultivé dos cascabeles teniendo una gran cercanía con ellas.

Vea también: Mario Sanz llena de color las paredes de Montenegro

¿Cómo se sintió al haber podido mostrar un poco de su trabajo en el jardín?

Es una experiencia grandiosa porque desde los inicios he tenido muy buena comunicación con su creador y director, lo vi iniciar y pude apoyar también para que se cristalizara la idea y fue espectacular poder explicarle a las personas que no conocen tanto de la evolución y especiación de las mariposas. Tuve un público muy receptivo, toda la gente muy interesada, fue una comunicación muy cálida y me sentí como un naturalista en casa.


Carolina Marín
LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net