Martes, 16 Jul,2019
Deportes / NOV 20 2017 / hace 1 año

Jonathan Velasco, un talento deportivo que se divierte con el judo

Su condición de discapacidad no fue un obstáculo para que Jonathan Stiven Velasco Blandón se haya convertido en figura deportiva, tras obtener la medalla de oro en judo -55 kilogramos dentro de los Juegos Deportivos Paradeportivos Visuales 2017.

Jonathan Velasco, un talento deportivo que se divierte con el judo

Jonathan Stiven Velasco —derecha— junto con su sensei Juan Manuel González, durante su actuación en Barranquilla.


El deportista, con 17 años y estudiante del grado noveno de la institución Camilo Torres de Armenia, intervino por primera vez en las justas y de inmediato obtuvo el metal dorado para confirmarse como uno de los grandes íconos en la disciplina para afrontar retos nacionales e internacionales.

En diálogo con LA CRÓNICA, el atleta explicó que más que ganar medallas lo que le gusta es divertirse y por qué optó por la práctica del judo y no otras disciplinas.

¿Qué tal la experiencia en los Juegos Paradeportivos Visuales 2017 en Barranquilla?

Fue excelente e increíble el ambiente, porque fue la primera vez que participaba en un certamen así y fue una experiencia bastante agradable. 

Y de inmediato ganó su primera medalla de oro, ¿cuál fue su sensación?

Uno se llena de mucha felicidad, porque fue un resultado que no esperaba y más cuando era mi primera experiencia a nivel nacional. En la gran final me tocó enfrentar a un subcampeón de judo parapanamericano y me impuse. Repito que no esperaba imponerme en Barranquilla de esa manera. 

¿Cómo pudo trasladarse a Barranquilla para afrontar el certamen?

Conté con el apoyo de Indeportes Quindío, que se encargó de costear casi toda la estadía, además la institución Camilo Torres, donde curso grado noveno, ayudó a la causa y me colaboró con presupuesto. Así como los docentes para que pudiera conocer el mar, que también era un sueño que tenía desde chico.

¿Hace cuánto practica el judo y qué lo motivó?

Yo lo practico hace dos años y medio. Y mi amor por el deporte nació después de practicar el fútbol con ciegos, pero no llenó mis expectativas. Cuando llegué hace dos años a estudiar en el Camilo Torres —grado séptimo— me dijeron de la posibilidad de entrenar judo y me invitaron, yo desde luego pedí explicaciones de cómo era la práctica. El rector de la institución me escuchó y se encargó de traer un orientador especial para que me pudiera dirigir. Todo empezó como un pasatiempo pero poco a poco me estaba apasionando hasta que me dejé cautivar del todo y ahora participé en un certamen nacional.

Se dice que para un deporte se necesitan todos los sentidos, ¿cómo ha sido su preparación con discapacidad visual?

Es cuestión de adaptación y no imponerse obstáculos, si usted es de esas personas que dice que no puede hacer nada porque es ciego, pues nunca va a progresar y se quedará estancado. Hay que pensar en que se puede salir adelante y nada de ponerse barreras.

¿Cómo ha recibido su familia la victoria suya?

Yo vivo en el Portal de Pinares con mi mamá, mi padrastro y mi hermano menor. Ellos están felices por mi logro y orgullosos. Ellos me apoyan en todo, cuando les dije lo de judo siempre estuvieron a mi lado.

¿A futuro se ve triunfando en la disciplina?

Busco es divertirme, pasarla bien y ser feliz, más que pensar en la competición o en que siempre tengo que ganar. Ahora, si llegan las preseas está bien, pero hay que estar tranquilo y entrenar sin desespero.  


Participaciones a futuro

El entrenador de Jonathan Stiven, el sensei Juan Manuel González, reconoció que el resultado obtenido en Barranquilla fue inesperado, porque con la experiencia en la capital del Atlántico se iba era a aprender y al final resultó como el mejor.

“A raíz de los resultados se cambiaron los planes, porque ahora nos hemos trazado una nueva meta y son los Juegos Deportivos Nacionales y Paranacionales 2019. En Barranquilla, el técnico de la selección Colombia se impresionó, nos felicitó y dijo que su intención es ubicar a Jonathan en el equipo nacional en corto tiempo”, manifestó González.

Asimismo, con lo demostrado por el joven cafetero se quiere proyectar para Juegos Paralímpicos de la Juventud en el 2022.

González también se ha dedicado al judo y prestar un servicio social, pese a que recibió un estudiante con discapacidad visual no se ‘encogió de hombros’ y trabajó de la mejor manera.

“Con Jonathan empezamos a hacer una labor de mimetismo, entrenamos dos o tres veces por semana. Él se paraba en mis pies para que sintiera cómo me movía, éramos como unos títeres humanos y él llegó al punto de que no necesitaba mi presencia para hacer los movimientos. Fue un reto bastante duro, pero gracias a esa experiencia, yo cambié para bien”.

El maestro tiene otros alumnos que gracias al judo han tenido confianza en sí, así como una mejor movilidad de sus extremidades.


Ándres Felipe Ramos Gámez
LA CRÓNICA

 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net