Miércoles, 22 May,2019
Región / MAR 06 2019 / hace 2 meses

José y María buscan ayuda, un nuevo hogar y trabajo

La pareja, de 83 y 78 años, vive subsidiada de la buena voluntad de las personas. Una joven desempleada los cuida y vela por ellos.

José y María buscan ayuda, un nuevo hogar y trabajo

José Alfonso Castro Ortiz y María del Carmen Gil Montero, damnificados del incendio del 13 de febrero en el barrio Giraldo.

José Alfonso Castro Ortiz y María del Carmen Gil Montero, de 83 y 78 años de edad, respectivamente, son un par de esposos que el pasado 13 de febrero en Calarcá perdieron su vivienda y todo en ella, por el incendio generado desde su hogar al estallar una pipa de gas. Desde entonces, Kelly Jesenia Gil Martínez, una joven de Armenia, los ha apoyado como puede para que estén bien y tengan una comida cada día. (En contexto: Así fue el incendio que dejó dos viviendas consumidas en Calarcá).

En una pequeña habitación del barrio Simón Bolívar de la ‘Villa del Cacique’, José y María, junto a Káiser —un perro—, un gallo y un montón de ropa que han recibido de ayuda de las personas, pasan sus días en medio de canciones de un viejo radio que alcanzaron a rescatar de la conflagración. “Pero hay que buscar algo más efectivo, porque el tiempo pasa y las personas no pueden seguir ayudando”, dice Jesenia, preocupada porque ya viene el siguiente mes de arriendo y a los abuelos hay que darles comida a diario, entre otras cosas que necesitan.
 

El incendio

Hacia las 11:00 de la mañana de ese miércoles, en un intento fallido por arreglar la pipa de gas, una manguera que no empataba provocó el estallido, que en una vivienda subnormal produjo la propagación del fuego en segundos. Los adultos mayores alcanzaron a salir, y Káiser detrás, el gallo, con su cresta chamuscada, también se salvó. “En vidas, se perdió la de una gallina y su huevito”.

Con la conflagración, que consumió otra vivienda y dejó una más con graves afectaciones, la pareja perdió todo. Las cajas de embolar, muebles y otros enseres, hasta una silla de ruedas que requiere María —ya tiene una—. Entre esas pérdidas, una que los tiene preocupados es la de sus documentos, sin los cuales no pueden recibir el subsidio de Colombia Mayor. Sin un medio por el cual recibir dinero, la pareja depende de la voluntad de las personas. En este caso, a través de Jesenia. 
 

Comida y dinero

En estos momentos requieren del dinero para pagar el próximo mes de arriendo y de comida para su diario vivir. Káiser ya ha aprendido a comer comida de sal, ya que estaba acostumbrado al cuido. Precisamente por el perro y el gallo ya les están poniendo problema en el inquilinato, porque empiezan a generar olores. Así que necesitan un lugar con patio. De igual forma requieren de pañales, porque Alfonso tiene incontinencia. Los dos requieren ir al médico para verificar su estado de salud.

Doña Carmen necesita unas medicinas que no recuerda el nombre, también toma milanta”, aseguró Jesenia, quien conoció a los abuelos por medio de la labor social, en diciembre, cuando les entregó un mercado. 

Le puede interesar: Sonia Quintero ayuda a 1.853 niños del Quindío

En medio de toda la gestión, la joven llegó hasta la alcaldía, donde le ofrecieron asilo a los abuelos, pero ellos se negaron a ir a ese lugar. Un elemento que les podría ser de gran ayuda es el equipamiento para embolar zapatos, una labor que ha desempeñado Alfonso y con la que llevaba el sustento a su hogar.
 

Familiares están lejos

Aunque tuvieron dos hijos, estos murieron al 6to y 8vo día de nacidos, ya que María del Carmen padeció cáncer de matriz. “El primero nació vivo y duró seis días en el hospital, el otro duró ocho días”. De los demás familiares, saben que existen, pero están lejos y no se ven con ellos. Por lo pronto, con la ayuda de Jesenia, una vecina que les cocina y la buena voluntad de las personas, los abuelos logran pasar sus días. 

Quienes deseen apoyar esta causa pueden comunicarse al 3167801473 o en redes sociales @jeseniagil.   


Lily Dayana Restrepo
LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net