Martes, 17 Sep,2019
La Salida / MAY 31 2019 / hace 3 meses

Julián Rodríguez: “Donde hay paz, hay buen humor y donde hay buen humor, hay paz”

Autor : Carolina Marín

El cantante vallecaucano se presentará este viernes 31 de mayo en el Teatro Azul de Armenia.

Julián Rodríguez: “Donde hay paz, hay buen humor y donde hay buen humor, hay paz”

El difusor de paz y cantante humorístico, Julián Rodríguez estará este 31 de mayo en Armenia.

El músico y actor teatral vallecaucano, Julián Rodríguez, lanzará este viernes, en Teatro Azul, su más reciente álbum 'Cantos de humor y paz'. Dentro de su presentación incluirá su canción El rey enano, una percepción del artista sobre la obsesión humana por el poder, dinero y oro.

¿Qué va a presentar en Armenia?

En Teatro Azul voy a presentar Cantos de humor y paz, un espectáculo músico-teatral con varios temas de estreno, presentado el 1 de marzo en Cali y del cual nació el CD que se acaba de lanzar en el teatro Jorge Isaacs el pasado 20 de mayo.

¿Desde hace cuánto empieza su acercamiento con las artes y la cultura?

Sevilla, el pueblo donde nací, en toda su historia ha sido un municipio muy inquieto cultural y artísticamente y tengo un recuerdo desde la niñez, de jugar con los sonidos, las imágenes, las palabras y los movimientos. Con el tiempo me di cuenta de que era un acercamiento a los lenguajes artísticos. Una visita a Sevilla del teatro La Candelaria con la obra Guadalupe años sin-cuenta, donde actuaba mi hermano Álvaro Rodríguez, me mostró esa magia inmensa del arte: teatro, música, historia y humor. Entonces pensé que me encantaría dedicar mi vida a hacer cosas como las que ellos presentaban.  

¿Cómo se convirtió en un difusor de la paz a través de la música?

Todo acto cultural y artístico es un acto de paz. Contemplar la magia creativa de la especie humana, no puede inducir a la violencia, al contrario, conlleva a la convivencia tranquila y a la admiración por descubrir las habilidades creativas humanas. Toda la vida he visto violencia en Colombia. A mi padre, que vivió 93 años, le preguntaba si alguna vez había vivido en paz y me respondía que no, siempre violencia y muy pocos ratos de ocio, pues la incertidumbre del sustento diario obligaba a nunca dejar de trabajar para pagar lo básico. Hace mucho tiempo casi siglos, que las vacaciones no existen en los sectores populares de Colombia. Para hacer canciones miro un poco el televisor y muchísimo la ventana. El teatro me enseñó el rigor de analizar el contexto donde se dan las cosas. Esa disciplina creativa de la observación que cultivé desde niño, sentado y jugando en los parques, es ahora mi escuela preferida.

Recomendado de archivo: “La risa, una de las maravillas de la vida”

¿Por qué decidió incluir dentro de su repertorio el humor?

Es una suerte de la vida. El hecho de uno hablar y que la gente se ría, es una gran fortuna. De niño casi que lloraba porque asociaba la risa de los demás con burla, hasta que descubrí la importancia de la risa en la vida y empecé a coger el humor en serio. 

¿Cómo se siente de venir al Quindío?

Es como estar en casa, toda esta zona con un paisaje tan hermoso —debemos mantenerlo y no cambiarlo por monocultivos— es el mismo paisaje de Sevilla, tierra generosa y hermosa. Esas montañas, matas de plátano, árboles, pájaros y mariposas, me invitan a no comerle cuento a las multinacionales que quieren destrozar el territorio a cambio de regalías.

¿Considera que encontró la felicidad y la paz cantando y haciendo reír?

Soy feliz en mi oficio. Pero la paz y la felicidad no existen sin contexto. Cantamos y nos reímos de muchas cosas, pero basta con ver un noticiero u observar la vida del barrio, para darse cuenta de que el planeta en el que vivimos es impune y absolutamente inequitativo.

Lea también: Teatro Azul de Armenia, 20 años de investigación y creación en el Quindío

¿En dónde se ha presentado?

Presentaciones en pueblos y ciudades de Colombia, en varios países de América Latina de México a Argentina, Europa, USA —el país que más nos usa—. Puedo decir que he cantado en escenarios tan diversos como un potrero de vacas o un elegante teatro.

¿Qué es lo mejor de poder transmitir en cada país y en cada cultura sus cantos y su humor?

Lo mejor es la comunicación con gente tan diversa. Lo peor es darse cuenta de que las necesidades básicas de las personas comunes y corrientes, en muchas partes del mundo, son las mismas: comida y casa, que no están disponibles.

¿Qué es lo más difícil de hacer humor?

El humor es un estado interior de las personas. No se trata de contar las carcajadas que brotan en una hora, se trata de divertirse haciéndolo y esa diversión tiene que ver con los contenidos. Yo puedo programar 10 madrazos o groserías en el libreto y seguramente se ríen del chiste momentáneo, pero para mí una de las claves es llevar al público a que viva un estado de humor, mejor dicho, que esté de buen humor en el espectáculo.

¿Sobre qué temas maneja su repertorio?

Todos los temas son inspiradores, desde la guerra hasta un mosco volando, desde la silicona hasta los desaparecidos, desde la corrupción hasta una flor o el canto de los pájaros. Uno se sienta a crear frente a un papel en blanco y un bolígrafo, es un abismo sin fondo, ¿qué hago?, ¿qué canto? Recuerdo una enseñanza de Enrique Buenaventura, ese momento no debe tener afanes exteriores, que guste, que no guste, que venda, que no venda pero tratarlos con toda la ética y la estética.

¿Cuál es la invitación para este viernes?

Nos vemos para reír y cantar juntos, para ejercer el derecho a gozarnos la vida, para sentir lo que hace el humor en el cuerpo, el alma y el espíritu, para que cada uno se tome el poder, para ver al rey enano y su reina entre la guerra y el reguetón. 


Carolina Marín
LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net