Miércoles, 17 Ene,2018

Judiciales / ENE 16 2015 / Hace 3 Años

"Justicia" clama familia de menor asesinado por uniformado de la Policía

Al haber transcurrido más de un mes del homicidio del adolescente Héctor Fabio Molina Quintana, de 16 años de edad, quien perdió la vida a manos de un miembro de la Policía Nacional, el pasado 6 de diciembre, sus padres decidieron romper el silencio.

Héctor Fabio Molina Quintana, de 16 años de edad. En este sitio ubicado en la vereda Murillo, a pocos metros de la subestación de Policía se registró el fatal hecho.

Lo hicieron convencidos de que le debían a su hijo la oportunidad de resarcir su buen nombre, así fuera de manera póstuma. Aunque el dolor de su partida aún les quiebra la voz y los obliga a secar las lágrimas que se escurren a su antojo, no les tiemblan las palabras para decir que era un buen muchacho.

“Mi hijo no era un delincuente como lo quisieron presentar, desde hace 4 o 5 años compro naranjas en ese sector y todos me conocen y saben quién es mi familia. Hoy sigo sin entender por qué me lo mataron”, dijo su papá, Mario Molina.

Agregó que "solo espero que haya justicia, porque él no tenía porque matarme a mi hijo que era una buena persona, hay modo de probarlo, tenemos los testigos que quieran. Eso fue algo inesperado, por eso exigimos justicia. Su único pecado esa noche fue ir camino a su casa en la finca Bélgica, donde lo esperábamos con mi esposa”.

Lea: Menor muere durante operativo de la Policía

 

“Su muerte es muy confusa”

Buscando entender lo que pasó esa noche el señor Mario, su esposa Blanca y sus otros dos hijos mayores repasan una y otra vez lo acontecido. Carlos Molina, uno de los hermanos del adolescente recordó que 10 minutos antes del homicidio él pasó por el mismo lugar camino a la casa donde también reside.

Recuerda que vio al uniformado, unos 400 metros adentro por la carretera que lleva a la vereda Murillo, indicando que en el sitio donde unos minutos después su hermano recibió el disparo mortal no había retén alguno ni señales de operativo policial como se dijo.

“Aún no entendemos qué hacía el Policía allá, ni por qué disparó sin una razón que pusiera en riesgo su vida o integridad, y lo que es peor, por qué se negó a prestarle auxilio a Héctor Fabio o siquiera un teléfono a su novia para pedir ayuda”, agregó el padre del menor.

 

La versión de la novia, quien iba con él

La muchacha, que hacía 6 meses convivía con la víctima en la casa de sus suegros y quien esa noche viajaba con él, contó que vieron al uniformado cuando alzó la mano en señal de pare pero que no alcanzaron a detenerse cuando se oyó el disparo.

“Tan pronto sonó el tiro, Héctor Fabio se detuvo tomándose la parte de atrás del cuello y me dijo, amor bájese que me duele la cabeza, en ese instante cayó al piso y pude ver que estaba herido. Quise llamar a la casa pero el policía se negó a prestarme un celular, otra persona que estaba con él me pasó el suyo”.

 

“Estamos ante un homicidio doloso”

El abogado de la familia, Carlos Andrés Correa, de la firma Herrera Agudelo Abogados, manifestó que están ante un homicidio doloso de un niño campesino a quien le dispararon a matarlo sin razón, por el solo hecho de ir para su casa.

El jurista indicó que el proceso se encuentra en indagatoria preliminar caminando a una lentitud que sorprende, “la defensa solicitó la orden de captura del policía, o por lo menos que sea separado del cargo, pero aún no toman ninguna decisión”.

Correa agregó que en respuesta a varios derechos de petición el comandante de la Policía en el Quindío ha contestado que se trató de un error. Este reconocimiento concuerda con lo expresado por el padre del menor, quien dijo que esa noche cuando llegaron al hospital del Sur, el coronel Ángel Hugo Rojas Sandoval se disculpó por la situación en la que murió su hijo.

“Llegamos al centro médico y un galeno nos dijo que mi hijo llegó sin signos vitales, y en medio de ese dolor escuchamos la disculpa del oficial reconociendo que el policía no tenía porqué disparar, pero luego salieron a decir que el homicidio se produjo en medio de un operativo, eso es infame”, expresó la señora Blanca, en medio de las lágrimas.

Frente al tema el coronel Rojas Sandoval aclaró que no quedan dudas de que el muchacho nada tenía que ver en hechos delictivos y que todo se debió a un infortunado error que está siendo investigado por las autoridades correspondientes.

El oficial afirmó que es cierto que el agente no ha sido separado del cargo porque la actuación disciplinaria apenas está en proceso y la investigación penal está en manos de la Fiscalía General de la Nación, pero que esperan las decisiones del caso para acatarlas.

Precisó que si bien en esa oportunidad en el sector se había reportado el robo en una finca, el menor fallecido nada tenía que ver con ello.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net