Domingo, 22 Jul,2018

En profundidad / DIC 10 2017 / Hace 7 Meses

La tríada fatal: Suelos destruidos, genocidios y corrupción

Toda persona puede aportar en la construcción de colectividades que no afecten al planeta,  vivan en paz y destierren socialmente a los corruptos.

La tríada fatal: Suelos destruidos, genocidios y corrupción

A un panorama desolador se enfrentan las nuevas generaciones, por culpa de gobiernos y políticos corruptos, que lo único que les importa es esquilmar el erario público.

El bienestar y la supervivencia de la humanidad, son socavadas por la única especie inteligente, conocida por ahora, que se devora así mismo. La ambición y falta de escrúpulo ha arrastrado a empresarios, gobernantes, políticos y sectores sociales por un desfiladero que cuando se toque fondo va a hacer difícil superar tanta degradación.

No solo destruimos el planeta gestionando mal el suelo, sino que también la matanza de grupos humanos es una desdichada ‘costumbre’ que ha estado presente a lo largo de nuestra historia, lo cual no justifica que en el siglo XXI se siga haciendo lo mismo. Y como si fuera poco, le agregamos la corrupción que permea a la mayoría de los países, y los gobiernos —pareciera— que compitieran con empresas privadas en putrefacta carrera que desvirtúa la institucionalidad.

Vea también: ¿Política posverdad o perversa?

Tratando de llamar la atención y buscando crear conciencia de lo poco benéfico que son para la sociedad esos tres males, la ONU ha destinado días del año para hacerlos más visibles. El 5 de diciembre se conmemoró el “Día Mundial del Suelo”; el 9 fue el “Día para la Conmemoración y Dignificación de las Víctimas del Crimen de Genocidio y para su Prevención”; y en esa misma fecha se conmemoró el “Día Internacional Contra la Corrupción”

Aunque ello pareciera que no hiciera ningún efecto positivo, como lo señalan tantas noticias nefastas y cifras sobre tal situación, de todas maneras las organizaciones y personas comprometidas en la construcción de un mundo mejor, no desmayan.

Le puede interesar: La violación de la tierra y las mujeres incrementan los refugiados
 

Los suelos continúan degradándose 

Como lo revela la página web de la ONU, “los suelos son un recurso natural finito y no renovable en una escala de tiempo humana. A pesar de la función esencial que desempeñan en los medios de vida de los habitantes del planeta, los suelos continúan degradándose a nivel mundial, debido a prácticas inapropiadas, la presión demográfica que conduce a la intensificación insostenible de los cultivos y una gestión inadecuada de este recurso vital”.

Si el suelo se afecta, entonces los materiales orgánicos e inorgánicos no podrán sostener la vida vegetal y la vida animal, incluyendo el ser viviente más destructor, como somos nosotros, los únicos que derruimos nuestra propia morada.

Recomendado: El 33% de suelo del mundo sufre erosión, alertó la FAO

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura —FAO—, el suelo retiene el triple de carbono que la atmósfera y puede ayudarnos a luchar contra el cambio climático. Unos 815 millones de personas sufren inseguridad alimentaria, y aproximadamente 2000 millones, no disponen de alimentos suficientemente nutritivos. Esta situación se podría mitigar mediante la gestión adecuada de los suelos. El 95% de los alimentos proviene del suelo. El 33% de los suelos del planeta está degradado.

Así que se deben asumir campañas agresivas que ilustren acerca de la importancia de esta parte de la Tierra; se debe enseñar a quienes están vinculados al manejo de los suelos de los cuidados que deben tener, y la escuela debe asumir un papel clave, formando a las nuevas generaciones con mentalidad ecológica.

Lea también: La Tierra y los seres vivos forman una sola familia
 

Los genocidios siguen manchando la historia

Como también lo enseña la ONU, el genocidio es cualquier acto perpetrado con la intención de destruir total o parcialmente a un grupo nacional, étnico, racial o religioso y que se manifiesta en la matanza o lesión grave a la integridad física y mental, sometimiento intencional a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destrucción física, total o parcial. 

Asimismo, son características del genocidio, las medidas destinadas a impedir los nacimientos en el seno del grupo o trasladar por la fuerza a niños de un grupo a otro. Todos esos actos son delitos de derecho internacional, no importa si son cometidos en tiempos de paz o de guerra.

Vea también: 
¿Por qué los estragos de la guerra no frenan los conflictos?

Aunque se puede pensar que los genocidios están asociados a conflictos en general, que surgen por múltiples motivos, dichos conflictos responden a factores asociados con la identidad y se pueden presentar por diferencias raciales, algo que debiera estar superado, porque hay una sola raza, la humana.

En la Cumbre Mundial celebrada en 2005, para tratar lo relacionado con desarrollo, seguridad derechos humanos, todos los jefes de Estado y de Gobierno, afirmaron que los países son responsables de proteger a su población del genocidio, los crímenes de guerra, la depuración étnica y los crímenes de lesa humanidad, sin embargo, la realidad es dolorosa.

Le puede interesar: 
¿Está feneciendo otra vez la democracia?

Menciono el caso de Yemen, porque es —tal vez— el menos conocido. En los dos últimos años se han producido unas 10 mil muertes por enfrentamientos entre los rebeldes Houthi y las fuerzas de Ali Abdullah Saleh —expresidente del país— quien fue asesinado en estos días y que acervará el conflicto. 

Ese nación también ha sido víctima de la intromisión extranjera, tanto en el siglo pasado como en el actual. La extinta Unión Soviéticas y EE.UU. pugnaban por controlar esa zona y en el conflicto actual es bien manifiesta la actuación de Arabia Saudí con el apoyo de los gringos. Lo peor de esta guerra, es que ha sido “caldo de cultivo” para la presencia del Estado Islámico, lo que introduce un ingrediente más explosivo.

Recomendado: 
Un fantasma recorre los países, la corrupción


Superar la corrupción es asunto de todos

Seguramente expresidentes, senadores, gobernadores, alcaldes, diputados y concejales, pasaron por alto, o ni siquiera saben, que el 9 de diciembre se conmemoró el Día Internacional Contra la Corrupción. Han pasado tantos años haciendo de las suyas con el presupuesto del Estado, que ese acto más criminal que corrupto, lo verán normal.

Según la ONU, cada año se paga un billón de dólares en sobornos y se calcula que se roban 2,6 billones de dólares anuales mediante la corrupción, suma que equivale a más del 5% del producto interno bruto mundial. De acuerdo con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, se calcula que en los países en desarrollo se pierde, debido a la corrupción, una cantidad de dinero diez veces mayor que la dedicada a la asistencia oficial para el desarrollo.

Vea también: El 61% de colombianos cree que nivel de corrupción ha crecido, según estudio

Quien roba dinero que todos aportamos pagando impuestos, es un criminal, porque los países no pueden dar asistencia médica adecuada y oportuna. En Colombia, los decesos por la pésima prestación del servicio son muchos. ¿Acaso eso no es un crimen? La ayuda alimenticia a los niños en edad escolar es un foco de corrupción en el que participan 27 de los 32 departamentos. Las cifras de los menores que mueren por desnutrición como que no son suficientes, porque no hay alarma social.

Al elevarse el costo de las obras, y pero aun, al quedar mal hechas, se obstaculiza el desarrollo económico. Al permitir, con la coima, que la construcción de la vivienda en las ciudades crezca sin control y cambiando el verde por pavimento, se está atentando contra el medioambiente. Al entregar licencias de explotación minera, recibiendo cheques en la banca extranjera, se contribuye a destruir la biodiversidad atentando contra millones de personas. ¿Acaso todos esos actos no violan los derechos humanos? 

Para terminar: ¿Cuándo se detendrá a los verdaderos culpables de los falsos positivos y del genocidio de la escombrera en Medellín? ¿Pagarán cárcel de verdad quienes en contubernio con gobernantes acabaron con los servicios médicos? ¿Seguirá aplaudiendo un amplio sector social a quienes han concedido licencias mineras sin escrúpulo con el país?

 


Diego Arias Serna ([email protected] / [email protected])
Profesor-investigador universidad del Quindío
Especial para LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net