Sabado, 21 Abr,2018

En profundidad / NOV 19 2017 / Hace 5 Meses

La vida de la niñez es un vía crucis

Los infantes están creciendo con muchas debilidades: unos por la pobreza, otros por la irresponsabilidad de sus padres y de quienes toman decisiones educativas.

La vida de la niñez es un vía crucis

Hay millones de niños obligados a darle la espalda al futuro y en vez de estar estudiando, les toca trabajar para su sustento y ayudar a su familia.


La Convención sobre los Derechos del Niño estableció una serie de beneficios que incluyen salud, educación, protección sobre violencia, no discriminación, a jugar, a tener vida familiar, a una sana alimentación, a ser escuchados y a todo aquello que redunde en su bienestar. 

Esa proclama, en buena medida, es puesta en duda por la realidad, porque aunque es cierto que hay países donde se ha reducido la pobreza extrema; también es verdad, que en otras zonas del planeta se ha desmejorado.

Por ejemplo, en septiembre de 2015, El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia – Unicef – denunció que “la violencia contra los menores es un problema generalizado en todos los países de Europa, sea cual sea su nivel de desarrollo, hasta el punto de que cada año mueren en el continente por esta causa 3.500 niños en edades comprendidas entre los cero y los 14 años”.

Vea también: Además de contaminar, el tabaco también afecta la salud de la niñez

Asimismo, advirtió que
la pobreza ha aumentado los últimos diez años en buena parte de los países más desarrollados del mundo. Además, el informe delata el maltrato infantil en Bélgica, República Checa, Hungría y Francia, donde es entre cuatro y seis veces superior a la media de otros países de economía similares a más fuertes.

Que ese fenómeno suceda en un continente que en décadas pasadas era modélico en el mundo, es un signo de que se ha retrocedido en cuanto a la protección de la niñez y globalmente las cifras desnudan la realidad de la infancia. 385 millones de niños viven en la pobreza extrema, 264 millones no van a la escuela y, en promedio, 5 millones menores de cinco años, mueren al año por causas que podrían haberse prevenido.

Vea también: La desigualdad va en aumento y la pobreza crece

 

Hay muchas fórmulas a favor de la infancia

Poco han servido las formulaciones como la del “Plan de acción de la Cumbre Mundial a favor de la Infancia”, cuando estableció: “No hay causa que merezca más alta prioridad que la protección y el desarrollo del niño, de quien dependen la supervivencia, la estabilidad y el progreso de todas las naciones y, de hecho, de la civilización humana”.

Da la impresión de que tampoco ha sido útil la declaratoria de la ONU y Unicef del “Día Universal del Niño”, que se celebra -o mejor conmemora - todos los años el 20 de noviembre, porque cada 5 segundos un menor de 10 años muere por falta de alimento, y no es por falta de recursos económicos.

Le puede interesar: La Tierra y los seres vivos forman una sola familia

Kofi Annan, siendo Secretario General de la
ONU, decía que para cumplir todos los objetivos de la “Declaración del Milenio” -proyecto para construir un siglo XXI mejor- se necesitaban entre 40 y 70 mil millones de dólares, cantidad fácil de conseguir si se tiene en cuenta que en 2003, los gastos militares en el mundo fueron de 956 mil millones de dólares

El informe de Unicef en octubre de 2015, señala, entre otros puntos, que: uno de cada 4 niños vive en la pobreza en los países más ricos. En casi todos los países del mundo hay mayores probabilidades de que vivan en la pobreza que los adultos. Así que en las naciones más ‘civilizadas’ y consideradas prósperas, la niñez es también maltratada y torturada con la pobreza.

De archivo: 
Océanos contaminados y niños que trabajan, tristes realidades

 

El calvario de la niñez debe llamar la atención

De modo que la “procesión del vía crucis” que recorren millones de niños en el mundo debe llamar la atención – de verdad - de todos, pero más de quienes toman decisiones económicas y políticas. Porque no es solo el maltrato y falta de alimentos; el trabajo infantil es otro flagelo que padecen muchos en el mundo, así lo reveló Guy Ryder, director general de la Organización Internacional del Trabajo – OIT- en Buenos Aires, donde se celebró la IV Conferencia Mundial Sobre la Erradicación Sostenida del Trabajo Infantil, la semana que terminó. 

Aunque reconoció que en los últimos 20 años se disminuyó en 100 millones, también manifestó que todavía quedan 152 millones de niños trabajadores. Igualmente, expresó que la desigualdad sigue creciendo y que en 30 años puede ser catastrófica. Destacó igualmente el problema de la informalidad, que golpea por igual a adultos y niños.

Vea también: Con la niñez ultrajada y laborando no hay futuro

Otra ‘estación’ de esa ‘procesión’ que le está tocando recorrer a los infantes,
es la destrucción del planeta, herencia que los adultos y la irresponsabilidad de gobernantes y empresarios, les están dejando, ya no a varios millones de desfavorecidos por las desigualdades sociales, sino a toda la niñez del mundo.

 

Los científicos advierten del planeta que heredan 

En noviembre de 1992, un grupo de científicos preocupados por la degradación del planeta, lanzó una advertencia, porque la vida estaba siendo amenazada por la actividad humana y por lo tanto, iba a afectar el bienestar de todos. El llamado de atención lo hicieron a través de la Union of Concerned Scientist – Unión de Científicos Preocupados -.

El pasado 14 de noviembre ya no fueron 1.700 quienes firmaron el manifiesto por la Tierra, sino que sumaron 15.000 los investigadores de 184 países, porque 25 años después de la advertencia, el cambio climático, la disminución del acceso al agua potable, la deforestación, la extinción de las especies y el crecimiento de la población, han afectado aún más al planeta.

Vea también: 
Cerca de la mitad de los ecosistemas colombianos está bajo amenaza, advierte WWF

El nuevo aviso se publicó en la revista BIOScience y el artículo lleva como primer firmante a William Ripple, líder del grupo de investigación de la universidad del Estado de Oregon en USA, indicó el “daño sustancial e irreversible” del planeta. Según él “algunos podrían pensar que estamos siendo alarmistas, pero los firmantes de esta segunda advertencia no solo no están lanzando una falsa alarma, sino que
están reconociendo que existen señales obvias de que estamos yendo por un camino insostenible”.

Entre algunas de esas señales están: reducción del 26% en la cantidad de agua dulce disponible por habitante, aumento del 75% en el número de zonas muertas en los océanos, pérdida de más de 121 millones de hectáreas de bosques, aumento en las emisiones globales de carbono y las temperaturas y reducción del 29% en el número de mamíferos, reptiles, anfibios, aves y peces.

Vea también: Dispersión y falta de atención contribuyen al fracaso escolar

 

Pronto será demasiado tarde para salvar la Tierra

De la primera a la segunda advertencia, no todo ha sido negativo, señalan los firmantes del artículo. La disminución del uso de sustancias químicas que perjudican la capa de ozono y un aumento de las energías verdes, demuestran que también se puede avanzar. Además, los investigadores revelaron que se ha producido un declive en las tasas de fertilidad en algunas regiones del mundo y en otras, la tasa de deforestación se ha desacelerado.

“Pronto será demasiado tarde para cambiar el rumbo de nuestra trayectoria fallida”, alertaron los autores, que concluyeron su documento con un mensaje optimista si juntos enfrentamos los desafíos ambientales. 

Le puede interesar: 
¿Cuál es el impacto de los medios digitales en los alumnos?

Otra “piedra que le ponen en los zapatos” a los infantes que pueden calzarse, es el manejo del sueño por partes de los adultos. Los padres deben saber que
ellos deben dormir lo suficiente para que su cerebro se desarrolle, sin embargo, niños entre 3 y 7 años son obligados a despertarse a las 4 o 5 de la mañana para ir a la escuela. ¿Qué hacen el ministerio y las secretarías de educación? También la familia es responsable de la hora tardía en que se acuestan los menores.


Diego Arias Serna -  [email protected][email protected]
Profesor-investigador universidad del Quindío
Especial para LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net