Lunes, 23 Sep,2019
General / FEB 18 2012 / hace 7 años

La cesárea es una práctica peligrosa que esta de moda

El obstetra decidirá hacer la intervención quirúrgica después de que la madre ha iniciado con el trabajo de parto y su evolución no ha sido la necesaria para dar a luz.
La cesárea es una práctica peligrosa que esta de moda

Los especialistas argumentan que el cuerpo de las mujeres esta en la capacidad de dar a luz por vía vaginal y que la gran mayoría de las madres prefieren un parto por cirugía para no soportar los dolores arriesgando la vida del feto.

Un número cada vez mayor de mujeres opta por dar a luz por cesárea, por temor al dolor del parto tradicional. La mayoría de los médicos consideran que este procedimiento no es el mejor camino para traer niños al mundo a no ser que sea absolutamente necesario por salud de la madre y el bebé. Las gestantes optan por esta práctica por el miedo a soportar el proceso natural de un parto vaginal donde el cuerpo esta preparado para afrontarlo.

“La cesárea es el parto o nacimiento del feto mediante una incisión quirúrgica en el abdomen y el útero, alternativa que se tiene cuando el parto por vía vaginal se hace imposible o riesgoso para la madre o el feto. Es importante dejar claro que el parto es la vía natural en que todos nacemos. No obstante, hay ocasiones en que no es posible dar curso a él, y es ahí donde la cesárea se convierte en una opción más segura.”, explicó el obstetra Franklin Espitia de la Hoz.

Aunque esta intervención quirúrgica se ha puesto de moda en los últimos años, los especialistas reconocen la existencia de otras razones para elegir este método. Cada vez son más las mujeres que deciden tener su primer bebé a una mayor edad. Son frecuentes los casos que dan a luz alrededor de los cuarenta años de edad. En muchos de estos casos los médicos prefieren el parto por cesárea, para prevenir problemas inesperados.

“Las estimaciones globales indican una tasa de cesárea a nivel mundial del 15%, con una variación del 3.5% en África a un 29.2% en latinoamérica y el Caribe. Las tasas en la mayoría de los países con recursos medios y altos variaban entre un 3% y un cinco por ciento y preocupa que hoy no son inferiores al 15%; lo que demuestra que se han incrementado a nivel mundial, claro está que este incremento va de la mano con una disminución dramática de la tasa de mortalidad perinatal”, aseguró el especialista.

El galeno recalcó que este tipo de cirugía no es tan conveniente cuando no están médicamente indicadas y que no disminuyen las alteraciones de tipo sicomotor en el pequeño. En cambio, aumentan la incidencia de problemas respiratorios en el nacimiento. También es más probable que se presente una infección en la herida de la madre además que la anestesia puede generar inconvenientes como dolor de cabeza.


Técnicas
“Las técnicas utilizadas (mediana infraumbilical o transversa) dependen de varios factores entre los que se incluyen la situación clínica de la mujer y el feto y las preferencias del cirujano y aunque la cesárea es una cirugía que se debe realizar como un procedimiento de emergencia, la mediana infraumbilical es la elección después de realizar una prueba de trabajo de parto en las mujeres que pueden ser sometidas a éste; sin embargo, en la actualidad el número de intervenciones está en aumento como procedimiento electivo, muchas de las cuales son innecesarias aumentando las tasas de incremento teniendo en cuenta que Colombia se esta disputando el primer puesto en este tipo de cirugías con Chile”, aseveró Espitia de la Hoz.

La mayoría de la madres generan una serie de argumentos para realizarse una cesárea dentro de los cuales se encuentran:


Con una cesárea evitas la episiotomía.

La solución para evitar la episiotomía no es cambiar la cicatriz de sitio, sino procurar que no sea necesario cortar en ninguna parte, para lo cual es fundamental una actitud de respeto por la integridad de los órganos sexuales y favorecer las diferentes posturas que la madre quiera y necesite adoptar en la dilatación y el expulsivo, sin prisas ni intervenciones innecesarias, lo que minimizará los desgarros y sus consecuencias negativas.

“Te ahorras los dolores de un parto, efectivamente, la propia operación no duele, ya que hoy en día se trabaja con anestesia. Pero resulta curioso que no se tengan en cuenta los dolores y problemas físicos del posparto como los efectos secundarios de la anestesia como migrañas, curación de la cicatriz, dolores al levantarse. Pero con el parto los genitales femeninos se preparan para dar a luz, se deforman por el estiramiento pero al cabo de poco tiempo el periné recupera su tono. Existen además ejercicios para ayudar a que todo vuelva a su lugar más rápido y sin dolor”, agrego el galeno.


El bebé nace más fácilmente
Suele decirse que los niños nacidos por cesárea salen más guapos y con la cabeza menos apepinada. Sin embargo ese ‘alargamiento’ es necesario para ajustarse a la pelvis y no daña al bebé, por eso nace con el cráneo sin soldar, esa es su función, y tras el parto el cráneo sigue desarrollándose y adoptando una forma más redondeada.

Lo importante no es tanto la apariencia exterior del bebé, sino su estado de salud real. Pasar por el canal del parto ejerce un efecto de estrujamiento de los pulmones que ayuda a los bebes a expulsar el liquido amniótico que han ingerido o aspirado.

Precisamente este es uno de los mayores problemas de la cesárea y más de la programada, porque no ha habido trabajo de parto, por ende muchos bebés no expulsan adecuadamente ese líquido y presentan problemas respiratorios requiriéndose su ingreso en UCI.

“Que las cesáreas electivas sean cada vez más frecuentes, y que sean la elección de algunas famosas, no las hace buenas ni normales. Un buen parto vaginal es la forma más saludable de parir y nacer. Es así pues que la naturaleza ha determinado que el canal del parto sea el vaginal, por algo será. El parto presenta numerosas ventajas frente a la cesárea tanto para la madre como para el bebé, pero para algunas mujeres pesa más la desinformación, los falsos mitos y el miedo que toda la evidencia científica al respecto. Algunas solo piensan en como quedan ellas y no en el bebé ”, expresó Franklin Espitia.


Las causas más frecuentes

-Evolución insuficiente en el trabajo de parto.
-Presunto sufrimiento fetal en el trabajo de parto.
-Cirugía uterina previa.
-Feto muy grande o macrosómico.
-Mala presentación del feto.
-Placenta previa.
-Desprendimiento prematuro placentario.
-Embarazo múltiple.
-Infecciones maternas (VIH/Sida, Herpes simple activo, etc.).
-Prolapso del cordón.
-Preeclampsia grave.
-Síndrome de Hellp o eclampsia (en mujer sin oportunidad de prueba de trabajo parto), entre otras.


“Es claro que todos los embarazos son diferentes, e incluso en una misma mujer; y es por eso que a veces, se determina durante el embarazo que un parto por cesárea sea necesario, y la cirugía puede programarse con anticipación. Otras veces, el obstetra decidirá hacerla después de que la mujer ya comenzó con el trabajo de parto y no presentó una adecuada evolución. Y aquí aclaro que una cesárea previa, no contraindica un futuro parto vaginal, excepto que la mujer tenga dos o más cesáreas, sólo bajo estas circunstancias el parto siempre será por cesárea”, recalcó el obstetra.

La cesárea es una cirugía mayor, es decir, de alta y riesgo potencialmente catastrófico, tanto para la madre como para el feto, la única de segundo nivel que de entrada ya lleva consigo a tres especialistas: anestesiólogo, obstetra y pediatra por lo que sólo debería realizarse este procedimiento a una mujer, si su salud o la de su hijo están en inminente peligro, y no bajo ninguna otras circunstancias y que cada día toma una fuerza innecesaria.

“Es así como invito a la reflexión a las mujeres, que no consideren esta cirugía como una moda, puesto que la recuperación toma más tiempo que la de un parto vaginal, después de una cesárea, es común permanecer más tiempo hospitalizada que en un parto vaginal, la recuperación completa puede llevar hasta más de seis semanas, aparte de ser más costosa que el parto normal y tener eventualmente complicaciones más graves debido a que las mujeres corren un riesgo de 5 a 7 veces mayor con una cesárea en comparación con un parto vaginal; sobresaliendo las más frecuentes y potencialmente catastróficas: lesión intestinal, hemorragias de senos venosos del segmento, lesión de arterias uterinas, lesión de placenta anterior, desgarradura de la histerotomía, inercia uterina, embolia amniótica, embolia aérea en extracción manual de placenta, histerectomía, ligadura arterial, y hasta la muerte fetal o materna.

El especialista concluyó “no existen razones médicas en muchos de los partos por cesárea, además que los beneficios de la cirugía deben sobrepasar los riesgos, no aumentarlos tanto para la madre como para el feto. Las invito a no pensar en la cesárea como una opción, porque muchas veces esta es innecesaria y puede llegar a ser catastrófica”.


Por: Yaqueline Hurtado Domínguez


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net