La General / Mayo 21 de 2011 / Comentarios

La cleptomanía en niños es un trastorno poco común

La cleptomanía en niños es un trastorno poco común
La cleptomanía es la condición de no ser capaz de resistir la tentación de tomar objetos ajenos. Las personas con este trastorno se ven obligadas a robar cosas en general, objetos como bolígrafos, clips, cinta adhesiva, conos de tráfico, señales y pequeños juguetes.
“Este trastorno suele comenzar en la adolescencia y es visto como casos raros en los niños. Los cleptómanos roban porque son mentalmente inestables. Los estudios han demostrado que es más común en mujeres que en hombres. Sin embargo, los niños también se ven afectados por ella”, afirmó Paola Edith Arévalo.

El deseo de robar tiene sus raíces en un complejo de inferioridad. A menudo, algunos niños se sienten privados o sienten la necesidad de mostrar lo que no les pertenece. En cualquiera de los casos, un niño es obligado a robar. Existen situaciones donde los niños no pueden permitirse un determinado objeto, el robo se convierte en su única fuente de adquisición. Sin embargo, si el niño le roba una vez, no significa que este sea cleptómano o un criminal.

Esto hace parte de su crecimiento, el niño puede experimentar con ciertos límites. Sin embargo, una vez que se le ha proporcionado a estos la educación necesaria sobre las consecuencias del robo el deseo desaparece.

“Si la acción de robar se prolonga durante un período más largo de tiempo, entonces el problema debe abordarse médicamente. Como recomendación para los padres, es muy importante entender, que la cleptomanía es un trastorno mental y no un acto criminal en niños”, aseguró Arévalo.

La cleptomanía se deriva de un problema psicológico subyacente, como el estrés la ansiedad, los trastornos alimentarios, el abuso de sustancias y otros trastornos psicológicos. El asesoramiento es el primer paso para tratar a los niños cleptómanos. Este problema roba la dignidad de un niño y deja marcas en él. Por lo general se pierden los amigos y lo más importante, la confianza de la gente alrededor de ellos.

Los padres deben entender que el niño requiere atención y cuidados especiales. Se debe tratar de que el chico participe en alguna actividad física para desviar el pensamiento por lo ajeno. Cuanto más pequeño es el niño, más fácil es tratar con el problema.
Causas

“Lamentablemente, lo que causa la cleptomanía en niños es desconocido. Los síntomas pueden comenzar a mostrarse a partir de los cinco años. El problema está vinculado a una sustancia química cerebral llamada serotonina que regula el estado de ánimo y las emociones de un individuo. También hay una teoría que considera que tal vez la cleptomanía está relacionada con el trastorno obsesivo compulsivo o de depresión, también puede ocurrir debido a una lesión en el cerebro”, concluyó la psicóloga.


Tratamiento
El tratamiento para una persona cleptómana y que el psicoterapeuta brinda al paciente, depende del origen de dicha patología si es mental o cerebral y que ha provocado su aparición (las causas principales).
En cualquier caso, existe una serie de terapias y de medicamentos que pueden ayudar a calmar la ansiedad que el niño pueda experimentar en el momento cuando le llama la atención determinado objeto que no puede tener.

Recomendaciones

-Observar a los hijos, cuando llevan a casa objetos que no les pertenecen sobre todo si son cosas sin valor que bien podrían pasar inadvertidos.

-No tratar al niño como un delincuente, porque no lo es una persona que está enferma y padece un desequilibrio psicológico.

-Analizar la situación de el menor y llegar a la causa del problema. La cleptomanía refleja un problema más profundo.

-Reflexionar, a veces los padres sin darse cuenta están ocasionando problemas en los hijos, por peleas o discusiones frente a ellos, en el hogar debe reinar un clima de paz y tranquilidad.

-Escuchar a los hijos, ellos tienen siempre problemas que no pueden contar o no tienen la confianza para sentirse a gusto con los padres y poder confiar en ellos.

-Brindarle mucha comprensión, es el primer paso para demostrarle que están a su lado y ayudarle a superar la cleptomanía.

Si se tiene un hijo cleptómano o se sospecha que puede tener este desorden, se aconseja mantener la tranquilidad y buscar ayuda profesional de esta forma se obtiene mejores resultados y una vida normal..


Síntomas


-Se ponen tensos y excitados antes y durante el robo.

-Se sienten eufóricos después de haber robado el objeto de su afecto.

-Un cleptómano no necesita un cómplice.

-No existen sentimientos de rabia, ira o venganza.

-No sufren de alucinaciones o esquizofrenia.


Por: Yaqueline Hurtado Domínguez

COMENTA ESTE ARTÍCULO

©2009- 2014 todos los derechos reservados