Miércoles, 19 Sep,2018

General / JUL 28 2013 / Hace 5 Años

La educación después del Grito de Independencia

La llegada de los españoles a nuestra tierra como descubridores, conquistadores y colonizadores estuvo caracterizada por la forma violenta como trataron a los aborígenes, su propósito evangelizador y también porque algunos de ellos se preocuparon por la educación.
La educación después del Grito de Independencia

La instrucción que ellos implantaron durante la mayor parte del tiempo se caracterizaba por su componente religioso y jurídico, además de que los colegios y luego las universidades fueron instituciones privadas regentadas por comunidades religiosas. Esa impronta de nuestra historia es, tal vez, lo que ha incidido para que a la fecha la sociedad colombiana gravite alrededor de discusiones sacras y del derecho y todavía el país esté encomendado al Sagrado Corazón. 

Décadas antes del 10 de julio de 1810, por influencia de algunos españoles, las instituciones educativas empezaron a preocuparse por una educación orientada hacia las ciencias naturales y las matemáticas, así como la medicina. Y fue la figura indiscutible de José Celestino Mutis, quien catapultó a personajes como Francisco José de Caldas.

Alguien como el virrey Antonio Caballero y Góngora, de ingrata recordación por su papel en la insurrección de los comuneros, se manifestaba no solo favorable a una educación orientada hacia las ciencias naturales y las matemáticas sino que también expresaba ideas pedagógicas.


Caballero y Góngora apoyó la formación en ciencias naturales y matemáticas
En su plan de universidad y estudios generales propuestos a su majestad para la ciudad de Santa Fe, en 1787 decía: “Fácilmente aprenderán a leer, escribir, hablar en público, dibujar, pintar y sucesivamente las otras ciencias y artes, si estas se les enseñan más como un entretenimiento propio de su respectiva edad que como un yugo que se les impone y que por consecuencia los oprime”.

Motivado, quizás por la mentalidad de Mutis, el virrey, cuando en 1787 renovó la propuesta de universidad solicitó que a todos los estudiantes se les exigiera tomar un curso introductorio de 18 meses sobre lógica, aritmética, geometría y trigonometría, seguido por otro, también de 18 meses, de física. Además quería un curso de matemáticas aplicadas con especial referencia a mecánica, estática, hidrostática y una cátedra de química.

Aunque estas propuestas no se llevaron a cabo en la totalidad de las instituciones educativas al final de la época de La Colonia, al menos lograron despertar la conciencia de personajes ilustrados sobre las debilidades de la educación.

Y los que consideramos que hoy se ha relajado la enseñanza tanto de las matemáticas como de la física, concebimos que antes del grito de independencia, tenía mejor brújula los responsables de plantear el currículo de colegios y universidades, que las autoridades actuales.


Caldas, Bolívar y Santander fueron paladines de la formación del pueblo
Así que no todo fue malo en la época de la Colonia. Al final de ella se formaron los personajes que iniciaron lo que hemos llamado ‘independencia’, y uno de ellos, Caldas, en 1808 planteó los lineamientos de una escuela patriótica.

En el Semanario del Nuevo Reino de Granada escribió sus reflexiones sobre la educación y entre otras cosas decía que debía de ser pública, gratuita y estar bajo la inspección y vigilancia del Gobierno. También manifestaba sus ideas cívicas y cristianas cuando decía: “(…) que los niños aprendan los elementos de las virtudes cristianas y civiles que los conduzcan después a ser unos hombres útiles a la patria, benéficos a sus semejantes, provechosos para sí mismos, y al fin que honren con sus acciones la santa religión que profesan”.

Luego, en el congreso de Angosturas en 1819, Simón Bolívar pronuncia su discurso sobre la educación y expresó: “La educación popular debe ser el cuidado primogénito del amor paternal del Congreso (…); moral y luces son nuestras primeras necesidades. Tomemos de Atenas su Areópago y los guardianes de las costumbres y de las leyes; tomemos de Roma sus censores y sus tribunales domésticos, y haciendo una santa alianza, de estas instituciones morales, renovemos en el mundo la idea de un pueblo que no se contenta con ser libre y fuerte, sino que quiere ser virtuoso”.

Después del Grito de Independencia, la Nueva Granada se afectó económicamente y los nuevos dirigentes se inclinaron ante el nuevo imperio: Inglaterra, al adquirir préstamos condicionados a la compra y consumo de mercancías. Fueron los albores de la apertura económica y la globalización. También EE.UU. empezó a mostrar su inclinación imperialista cuando en 1823 jugaron con la frase “América para los americanos”.


Santander consolidó en decretos ideas de los próceres
Por otra parte, la educación volvió a verse favorecida cuando Santander, como vicepresidente en los inicios de la República, formuló, una serie de disposiciones administrativas que se inician con el decreto del 6 de abril de 1820, en el cual descansa la organización de la instrucción pública en Colombia. Fue cuando la educación intentó nuevamente renovarse, impulsando las ciencias positivas.

El proyecto educativo de Santander tuvo su primer desenlace en 1821, cuando el Congreso de Cúcuta dispuso fundar un colegio en cada provincia donde se enseñase por lo menos, gramática, retórica y filosofía, y las matemáticas que se considerase más importante a los moradores de la provincia.

Así que en los primeros años de vida independiente se hicieron esfuerzos por el gobierno para impulsar la enseñanza en un nivel que correspondería al de la educación secundaria, como requisito para el ingreso a la universidad o como parte importante de la formación militar. Pero esos intentos se evaporan al fuego de las contiendas entre partidarios y opositores de una educación que le aportara luces a la nación.


Diego Arias Serna
Madrid, España.
Presidente Fundación Semillero Científico EAM
[email protected]
[email protected]

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net