Martes, 18 Sep,2018

General / JUL 24 2011 / Hace 7 Años

La mujer y su impronta en la lucha por la independencia

Después de 201 años del grito de independencia, su eco todavía resuena clamando por cambios estructurales que garanticen una sociedad más justa.
La mujer y su impronta en la lucha por la independencia

Antonia Santos

Resuenan también las voces de miles de mujeres que desde la época del descubrimiento se han jugado la vida por defender o conquistar la libertad y buscar un régimen político más acorde con los amplios sectores de la sociedad que se pasan su vida luchando contra la pobreza y la miseria.

Los historiadores, en general, no han sido justos con ellas y en sus obras hay un peso específico que se inclina por los nombres de nuestros héroes; y de las mujeres, con dificultad, recordamos a Polonia Salavatierra y Ríos, conocida como Policarpa o la Pola y Manuelita Sáenz.

Pero la verdad es que son tantas las mujeres que han participado activamente en las luchas contra conquistas violentas y poderes hegemónicos, que se puede formar una constelación en el firmamento de la historia. Igual que las Amazonas, hicieron parte de ejércitos que combatieron la ocupación española. Como madres ofrecieron sus frutos para que fueran al frente de batalla, usaron su belleza para engañar al enemigo, se infiltraron en los costureros de las mujeres de la aristocracia para “chuzar” conversaciones sobre movimientos del ejército español, armaron redes de informantes e hicieron aportes económicos.

En fin, usaron su coraje, astucia, donaire e inteligencia, para contribuir a la justa independentista.
Simón Bolívar, reconociendo la participación de las mujeres, en uno de sus discursos expresó: “(…) hasta el bello sexo, las delicias del género humano, nuestras Amazonas han combatido contra los tiranos de San Carlos con un valor divino (…). Los monstruos y tigres de España han colmado la medida de la cobardía de su nación, han dirigido las infames armas contra los cándidos y femeninos pechos de nuestras beldades; han derramado su sangre; han hecho expirar a muchas de ellas, y las han cargado de cadenas, porque concibieron el sublime designio de libertar a su adorada patria”.

Citar a todas las heroínas en este recordatorio es imposible. Así que las pocas que mencionaré simbolizan la importancia de las mujeres de ayer y de hoy en la lucha libertaria y por el derecho a la vida, la salud, la vivienda y la educación.


Antonia Santos Heroína olvidada
Túpac Amaru y su rebelión en el Perú contó con la participación combativa de su esposa Micaela Bastidas. Ambos fueron ejecutados el mismo día. Bartolina Sisa, esposa de Túpac Katarí, dirigió batallones de aborígenes que combatieron a los españoles en el alto Perú, hoy Bolivia. Juana Azurduy heredó el coraje de Micaela y Bartolina. Luego de su vida religiosa acompañó como esposa y miliciana a Manuel Ascencio Padilla en la lucha por la emancipación del alto Perú. Por su valentía en el combate fue designada teniente coronel.

La Gaitana es uno de los ejemplos de nuestras valientes indígenas que lucharon contra los conquistadores y Manuela Beltrán fue de las primeras en desafiar el régimen español en la época de la colonia. Ella lideró el levantamiento contra el alza de los impuestos que desencadenó la Revolución de los Comuneros en 1781, época que vio nacer a otra heroína: Antonia Santos, quien con sus hermanos formó parte del grupo guerrillero que detuvo el avance de las tropas realistas que avanzaban por la provincia del Socorro y que iban en ayuda de los españoles que combatieron en las batallas del Pantano de Vargas y del puente de Boyacá. Fue ejecutada el 28 de julio de 1816.

Baltazara Terán. Formó un nodo de apoyo a las redes de información en las que participaron las mujeres. Como propietaria de una fonda ubicada en la provincia de Cotopaxi (Ecuador) donde se hospedaban soldados españoles, podía conocer los planes del ejército realista y comunicárselos a los independentistas. También colaboró con dinero al ejército patriota y después de ser encarcelada, torturada y confiscados sus bienes, muere en 1825.

Aunque Manuela Sáenz de Santamaría es reconocida por su relación sentimental con Simón Bolívar, son menos conocidos otros matices, tal vez más importantes que su vínculo con el libertador. Hija de un aristócrata español y una prestante dama quiteña. Según la usanza de la época, su padre la casó con un acaudalado médico inglés teniendo 19 años, matrimonio que muy pronto rechazó. Así que ella se relacionó con familias nobles y a pesar de convivir en una atmósfera de comodidades, desde temprano participó en actividades políticas y militares a favor de la independencia.


Manuelita, fue también combatiente
Apoyada por Rosa Campuzano y otros patriotas, infiltraron el ejército realista, en particular el batallón Numancia, logrando la sublevación y que pasara a ser dirigido por el general José de San Martín. Por su participación en la batalla de Ayacucho, Antonio José de Sucre solicita a Bolívar que le sea concedido el grado de Coronel.

Así dice la misiva escrita el 10 de diciembre de 1824. “Mi General: Tengo la satisfacción de participar a S.E. de los combates librados en Ayacucho, que han servido para engrandecer las glorias de las armas colombianas. Se ha destacado particularmente doña Manuela Sáenz por su valentía; incorporándose desde el primer momento a la división de “húsares” y luego a la de “vencedores”, organizando y proporcionando el avituallamiento a las tropas, atendiendo a los soldados heridos, batiéndose a tiro limpio bajo los fuegos enemigos; rescatando a los heridos. La providencia nos ha favorecido demasiadamente en estos combates. Doña Manuela merece un homenaje en particular por su conducta; por lo que ruego a S.E. le otorgue el Grado de Coronel del Ejército Colombiano. Dios Guarde a su Excelencia, Antonio José de Sucre”.

Por su compromiso en la lucha contra el yugo español, su rechazo al esposo impuesto, en unos tiempos donde las mujeres eran reprimidas y anuladas por la sociedad y por todo lo que se conoce de su relación con Bolívar, Manuela Sáenz fue un ejemplo de lucha por la libertad política de los pueblos, fue una transgresora que anticipó al grito de protesta por el desigual trato respecto a los hombres que, todavía en muchas partes, se le da a las mujeres. Manuela brilló con luz propia, su relación con Bolívar, además de importante, generó animadversión.

En la batalla de Boyacá hubo mujeres que combatieron al lado de los hombres. Evangelista Tamayo fue una de ellas, quien alcanzó el rango de capitán. Junto con ella estuvieron con las armas Teresa Cornejo, Manuela Tinoco y Rosa Canelones.


Mestizas, aborígenes y negras: guerrilleras anónimas
Al lado de las más destacadas mujeres, lucharon anónimamente miles de mestizas, indígenas y negras. La colaboración de las campesinas e indígenas con los guerrilleros patriotas, dándoles albergue, informando sobre los movimientos de las tropas realistas, atendiendo heridos, trabajando en las labores del campo, etc. Fueron acciones efectivas en favor de la lucha por la independencia. Sin embargo, las mujeres no fueron consideradas ciudadanas en el nuevo orden político que nació y se continuó sosteniendo, teniendo en cuenta valores consagrados por la costumbre, que la política era asunto de hombres.

Luego de sus participaciones en las batallas y después de involucrarse en todas las vicisitudes del conflicto, las mujeres regresaron a sus asuntos del hogar. El hecho de haber sido compañeras en las batallas e incluso haber tenido mando militar, no modificó la opinión que tenían de ellas los nuevos padres de la patria.

Las luchas libradas por hombres y mujeres por la emancipación de España, sirvió para que los sectores sociales criollos emergentes económicamente, se liberaran políticamente de la metrópoli, pero los aborígenes, negros y mestizos, continuaron en las mismas condiciones de explotación económica y opresión política.


Diego Arias Serna
Madrid (España)
Ph.D en Física, universidad Complutense de Madrid
Profesor-investigador, universidad del Quindío
Presidente Fundación Semillero Científico (EAM)
[email protected]
[email protected]

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net