Miércoles, 12 Dic,2018

Cine / ENE 14 2018 / Hace 10 Meses

Las 10 grandes películas que nos dejó el 2017 (parte 2)

En este conteo usted podrá encontrar desde superheroínas, pasando por animación japonesa y musicales, hasta un desgarrador drama colombiano.

Las 10 grandes películas que nos dejó el 2017 (parte 2)

Finalizamos el conteo de las producciones cinematográficas más vistas en 2017, donde hubo desde superheroínas hasta un desgarrador drama colombiano (Reviva aquí la primera parte).

5. Logan 

Desde Batman, el caballero de la noche, no se había especulado tanto alrededor de una cinta de supehéroes que pudiera ser nominada a mejor película en los Premios Óscar. Y es que Hugh Jackman se despidió con altura del papel que lo consagró como una estrella.

La historia de un decaído Logan en un viaje por rescatar al profesor Xavier y a la última esperanza de la raza mutante, se constituye en una aventura memorable, llena de dolor y angustia.
 


 

4. Dunkerque (ver reseña)

Por el manejo de la iluminación, por los encuadres, por los efectos especiales (prácticos y convincentes) y por la increíble puesta en escena, Dunkerque está entre las películas que se recordarán por muchos años.

Sin embargo, su punto más alto no es el qué, sino el cómo. El gran director Christopher Nolan nos muestra un suceso histórico desde tres puntos de vista diferentes, desde tres escenarios distintos, desde tres momentos lejanos y aun así todo se siente armónico, sincronizado con sutileza y maestría.


 

3. La guerra del planeta de los simios (ver reseña)

A partir de un guion bastante sólido y la magnífica interpretación del actor Andy Serkis, el director Matt Reeves desarrolla una excelente historia en la que sumerge al público en la lucha que tiene que afrontar César entre la bondad y la venganza; entre liberar humanos como un gesto de paz y asesinar a simios; entre decidir acompañar a su especie en un viaje en busca de un lugar más pacífico o abandonarla para conseguir su objetivo personal.

La cinta va de menos a más, pero no es lenta, cada escena tiene una justificación clara dentro del argumento y cada personaje secundario aporta elementos que consolidan el objetivo de explicar cómo fue que la Tierra pasó a ser dominada por simios.

Por supuesto, los efectos especiales merecen una mención especial, su calidad es indiscutible y, en gran medida, contribuyen a la verosimilitud de la historia. La combinación del CGI con las grandes interpretaciones mantienen al espectador al vilo, esperando una nueva sorpresa en cada instante.
 


 

2. Coco (ver reseña)

Coco es una película completa, redonda, que te hará reír, que te va a sorprender y, sin duda, te hará llorar. Al adaptar una de las tradiciones más hermosas de la cultura mesoamericana, como lo es el Día de Muertos, consigue avivar la fascinación que el mundo entero tiene por los insondables misterios del más allá. ¿Quién no quisiera tener la oportunidad, aunque fuera por una sola vez, de encontrarse con aquellos seres que amó, pero que se le adelantaron en el camino?.

El guion es simple, contundente, tiene muy claro el mensaje que quiere transmitir y un par de giros insospechados que lo convierten en la piedra angular de hermosa travesía animada. Los personajes están muy bien construidos, son sólidos, con las motivaciones bien establecidas.

En cuanto a la animación, técnicamente es maravillosa, el nivel de detalle en los gestos de las personas, en las expresiones de las calaveras nunca antes se había visto en película animada.
 

 

1. La mujer del animal (ver reseña parte 1 y parte 2)

Es un documento audiovisual que trasciende, que toca fibras y denuncia, sin ambages, el maltrato que tienen que enfrentar muchas mujeres en los barrios más pobres de este país.

La trama transcurre a mediados de la década del 70’, en el barrio Uno de Medellín, donde Amparo, una jovencita de 18 años, es secuestrada por un ladrón, asesino y violador de niñas al que todos reconocen con el remoquete del Animal.

La cinta resume los siete años de infierno que vive Amparo. Las reiteradas violaciones, las tundas, los celos sin sentido, las arrastradas del pelo, los insultos, las bofetadas, las patadas y la confinación a un rancho de tablas y plástico, donde no tiene dónde dormir, ni muchos menos qué comer.

Recomendado: Somos cómplices del animal

Durante los 120 minutos de duración, no hay respiro para el público que, escena tras escena, se irá llenando de odio, de ira, de ganas de querer hacerle pagar al Animal todos los vejámenes que le hace pasar a Amparo.

Ni siquiera el desenlace es suficiente para sentir alivio. No, al final se siente el corazón arrugado, el alma dolida y la impotencia por no haber podido hacer nada.
 

 

Carlos Wílmar López Rodríguez
Especial para LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net