Domingo, 23 Sep,2018

En profundidad / MAY 23 2018 / Hace 4 Meses

Las costureras y el presidio de Salento en 1870

De los 1.820 ciudadanos encuestados en Salento en el año 1870, 1.465 personas desempeñaban un oficio.

Las costureras y el presidio de Salento en 1870

/ Pixabay

Del censo de 1.870, tomado de los archivos de Salento, se encontraron 274 grupos familiares, en los cuales se registró el oficio que desempeñaban las personas censadas. De los 1820 ciudadanos encuestados, 1.465 desempeñaban un oficio: 602 hombres y 563 mujeres. En los trabajos  desempeñados por mujeres, se destacan los de administración doméstica -396 personas-, agricultoras -130-, preceptoras -2- y costureras -35-.

En el grupo de administración doméstica se encuentran no solamente mujeres, sino, en algunos casos, niños  y ancianos. No obstante, por ser tan obvio este tipo de trabajo, no entramos a detallarlo. Por preceptoras se nombraba a aquellas mujeres encargadas de la educación de niños, ante la ausencia de planteles educativos; y por costureras, a las mujeres encargadas de confeccionar la ropa de uso cotidiano por parte de la población, ante la realidad de bajos recursos económicos de la comunidad y los altos costos que representaban los productos importados.

Vea también: Oficios históricos del Quindío en el siglo XIX
 

Cuadro 1
 


 

Al analizar con mayor detalle el oficio de costureras, se encontró que había uno de los 274 grupos diferentes registrados por el censo, conformado en su totalidad por 28 mujeres, entre 18 y 50 años de edad, de las cuales 13 se registraban como dedicadas a la costura -costureras-, 14, a labores domésticas -administración doméstica-, y 1 a la agricultura -agricultora-.

También, se encontró otro grupo extraño, conformado exclusivamente por 27 hombres, entre los 13 y 63 años, y otro conformado exclusivamente por 32 niños menores de 10 años, lo cual nos hizo pensar inicialmente en algún oficio de tipo industrial o comercial, extraño para la recientemente creada población y para el escaso desarrollo de las actividades económicas en esta región para esa época.

Recomendado: 
Las renovadas escaleras del Alto de la Cruz, un atractivo más en Salento

Analizando más a fondo esos tres grupos -solo mujeres, solo hombres y solo niños-, se encontró que los apellidos eran coincidentes y en muchos casos diferentes de los apellidos de los del resto de la población, por lo cual tenían que estar estrechamente relacionados, lo cual nos hizo pensar que se trataba del presidio de Boquía.

En efecto, con base en  la historiografía de la región y en el mismo archivo de Salento,  hemos llegado a suponer que estos tres grupos pueden estar vinculados con el Presidio de Boquía. En el cuadro 2, presentamos el comparativo de los nombres y apellidos de los mencionados grupos.
 

Cuadrado 2



 

Se han identificado los apellidos, cada uno, con un solo color, de tal forma que se facilite la comparación. Debe tenerse en cuenta que esa era una población flotante o sea con residencia temporal en Salento, pero muchos de ellos se quedaron viviendo en la región, dadas las facilidades que se dieron para abrir tierras y para mantener el Camino del Quindío.

Vea también: Población ocupada y primeros oficios en Nueva Salento, Boquía, en 1864

Se supone que las costureras no solo fabricaban la ropa para los presidiarios, sino para sus hijos, para los guardias del presidio y probablemente también para parte de la población, principalmente para aquella relacionada familiarmente. Y, dentro de este grupo, las 14 mujeres dedicadas a labores domésticas pueden estar relacionadas también con la alimentación, tanto de la guardería como de los presidiarios, dedicados a labores del Camino del Quindío y sus guardianes, que se supone que eran muchos, por tener que custodiar a campo abierto las labores desempeñadas por las personas que custodiaban.

El tipo de labor desempeñada: costureras, extrañamente no aparece descrito en el Diccionario de oficios y artesanos de la colonia y la República, escrito por Marina González de Cala, pero posiblemente se deba a lo obvio del trabajo que desempeñaban. Asimismo y muy probablemente por la misma razón, no están descritos los trabajos de agricultor, agricultoras o administración doméstica. No obstante, este oficio de costureras fue de suma importancia para la época y merece ser destacado.


Jorge Hernán Velásquez Restrepo
Especial para LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net