Domingo, 24 Jun,2018

Internet / MAR 09 2018 / Hace 3 Meses

Las noticias falsas se propagan más que las verdaderas en Twitter

Según estudio, las noticias falsas se movieron más lejos, más rápido, más profundo y más ampliamente que la verdad.

Las noticias falsas se propagan más que las verdaderas en Twitter

/ Wikimedia Commons

Un nuevo estudio publicado en Science y realizado por tres académicos del MIT ha descubierto que las noticias falsas se propagan más rápidamente que las noticias reales en la red social Twitter, y por un margen sustancial.

Investigaciones previas rastrearon rumores después de eventos específicos, como la información falsa que giraba en torno al bombardeo del maratón de Boston. Pero esta vez, el estudio es más amplio. El equipo rastreó falsedades y verdades usando una base de datos de cada tweet escrito entre 2006 y 2017.

Las noticias falsas se movieron a través de Twitter "más lejos, más rápido, más profundo y más ampliamente que la verdad”, dijo al Washington Post, Sinan Aral, un profesor de tecnología de la información en el MIT que estudia las redes sociales.

Los autores del estudio intentaron ser apolíticos para distinguir lo que era verdadero o falso. Deliberadamente no utilizaron la frase noticias falsas, y se ayudaron de las compañías Snopes, Politifact y otras cuatro organizaciones independientes que se dedican a verificar las noticias (ya sea a través de medios tradicionales o en redes sociales).

"El concepto central de esta investigación es la veracidad", dijo Aral. "Lo digo con valentía porque sé que es difícil hacer un enunciado así". Con respecto al haber usado compañías que han sido acusadas ser parcializadas con corrientes de pensamiento liberales, el investigador se defendió diciendo: "No sabemos de ninguna otra manera de obtener un conjunto de datos más riguroso, que usar inspectores de datos independientes que sean casi unánimes”, dijo Aral.

En todo caso, todas las organizaciones de verificación de datos coincidieron entre el 95% y 98% de las veces al momento de analizar la veracidad de las noticias.


Las elecciones estadounidenses del 2016

Aral y sus colegas buscaron en la base de datos de Twitter un tipo específico de tweet de respuesta. Si un usuario de Twitter se había vinculado a una página web de una organización de verificación de hechos, ya sea para apoyar o desacreditar un rumor difundido, todo era más sencillo.

Desde ese enlace, los investigadores dieron marcha atrás a través de la cadena de retweets (que ellos llamaron “cascada”) para encontrar el origen del rumor. Este método de catalogación de tweets produjo 126,000 cascadas verdaderas o falsas que involucraron a 3 millones de personas. En casi todas las métricas, las cascadas falsas superaron a las verdaderas.

Por otro lado, mientras que los rumores verdaderos de mayor alcance raramente se extendían a más de 1,000 personas; el 1% de los rumores falsos más frecuentes tenían audiencias de entre 1,000 y 100,000 personas, informaron los autores del estudio.

El equipo descubrió, como era de esperarse que el tema que recibió la mayor atención entre los rumores verdaderos y falsos fue la política, representando 45,000 de las 126,000 cascadas. Los rumores políticos falsos tuvieron un pico particularmente alto durante las últimas elecciones estadounidenses de 2016.

Una sola cuenta fue responsable de comenzar 4,700 rumores falsos, contó Aral; aunque se negó a identificarla, citando las condiciones que Twitter le impuso al compartir la data. Pero ofreció generalidades sobre quién propaga noticias falsas. Por ejemplo, una cascada de rumor falso es más probable que comience con un “huevito”, una cuenta joven, sin verificar y con un pequeño número de seguidores. Pero Aral aclara que las noticias falsas se extendieron "a pesar de estas características, no a causa de ellas".


La mentira es más atractiva

En un modelo estadístico que mantuvo iguales las variables como los seguidores de Twitter y la edad de la cuenta, las falsedades tenían un 70% más de probabilidades de ser retwitteadas que la verdad.

Los autores del estudio hipotetizaron que las falsedades contienen más novedad que la verdad. Con ese fin, midieron la "singularidad de la información" de los rumores y descubrieron que los falsos rumores tenían más probabilidades de contener información nueva, pero incorrecta. "Es más fácil ser novedoso cuando no estás limitado por la realidad", dijo Aral.

De manera similar, los investigadores identificaron temas comunes en el fraseo de respuestas a rumores falsos: los usuarios expresaban con mayor frecuencia palabras asociadas con disgusto y sorpresa cuando comentaban falsedades.

Los autores del estudio dijeron que las cuentas automáticas de Twitter, o bots, no tenían la culpa de la propagación más rápida de falsos rumores. Utilizando técnicas para identificar bots, determinaron que las cuentas ejecutadas por software difunden falsedades y verdades por igual. Esto quiere decir que solo la actividad humana podría explicar la difusión preferencial de noticias falsas.

No hay soluciones fáciles para resolver el problema de las noticias falsas en Internet, dijo Aral. El hecho de etiquetar las noticias como falsas, según lo han demostrado algunos estudios iniciales, podría aumentar su difusión.

Además, esa idea plantea sus propios problemas: ¿quién, por ejemplo, sería responsable de marcar los tweets con la etiqueta de verdad? A diferencia de Facebook que está intentando solucionar el problema de las noticias falsas, Twitter no tiene esa intención. "No somos los árbitros de la verdad", dijo testificó recientemente un ejecutivo de la compañía ante funcionarios británicos.


Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, tecnología que suma. 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net