Be sure to provide your own site attribution and content.
La Salida / Marzo 10 de 2017 / Comentarios

‘Las Mujeres’ de Silvio Bedoya en Calarcá

‘Las Mujeres’ de Silvio Bedoya en Calarcá

 Disfruta como humorista gráfico y fisonomista. Durante su trayectoria creativa ha caricaturizado a todo tipo de personajes nacionales e internacionales.


En el Museo Gráfico del Quindío, en Calarcá, se llevó a cabo la inauguración de la exposición 'Las Mujeres en la obra de Silvio Bedoya’, en el marco de la celebración del día de la Mujer, donde 19 caricaturistas de diferentes partes del país se reunieron para conmemorar la fecha.

Radicado en Cali, el maestro Silvio Bedoya Escudero, utiliza los lápices, las plumillas y los pinceles como herramientas para proyectar su talento como dibujante. LA CRÓNICA habló con el caricaturista quien es además uno de los invitados al festival internacional programado para junio en la Villa del Cacique.

¿De dónde es Silvio Bedoya?
Yo nací  en una  finca de mis abuelos en Guática, Caldas, fui bautizado, allí, luego hice mis estudios de bellas artes en Manizales,  después me fui para Bogotá algunos años donde trabajé en un banco, este me trasladó a Cali y como era diseñador gráfico, toda la vida he sido dibujante, en la compañía Carvajal me ofrecieron un puesto en esta área y me desempeñé en esa entidad durante 36 años, hasta que me pensioné.

¿Desde cuándo empieza en la caricatura?
Toda una vida he hecho caricatura, las hacía como nos iniciamos todos, de perfil y mirando a la derecha porque es muy fácil, pero como dibujante, mi profesión me fue adentrado en ella, aunque siempre ha sido para mí una actividad obsesiva, y como Dios le da mucho material a uno, muchos modelos, entonces aprovecho eso para hacer apuntes rápidos. 

¿Cómo trabaja la caricatura?
Tengo una cuestión que se la he explicado a muchas personas y es que nunca hago caricaturas si me posan, así no puedo dibujar, como dicen me inhibo, se la hago si no me está viendo, pero si me está viendo no la puedo hacer porque siento el compromiso que me tiene que quedar muy buena, entonces las hago sin que se den cuenta, o de periódicos, de revista, me gusta en fotografía porque uno puede trabajarla más despacio.

¿Dónde ha realizado exposiciones?
Estuve en La Habana, Cuba,  en 1999, fuimos  invitados por la Asociación de Caricaturistas y Periodistas Cubanos, expuse también en Buenos Aires, Argentina nunca  dibujo en los eventos, yo las hago y las llevo.

¿Ha tenido reclamos por ello?
En Rionegro tuve una anécdota, una niña muy linda me dijo que le hiciera una caricatura y entonces  se  me puso de frente y yo era sudando porque no podía ni de tres cuartos ni de perfil, ella me reclamó que cómo siendo yo maestro y habiendo recibido un homenaje no la podía dibujar, me tocó darle la explicación de la que le hablé. Yo creo que lo que me impide es una cuestión de la casa paterna porque teníamos modo y al ver que estaba dedicado al dibujo me criticaban mucho y me decían que con esa profesión no iba a ganar ni para un arriendo.

¿Y cómo superó esa etapa?
Lo superé por el dibujo pero por esa expansión que tiene uno, esa confianza que tiene en uno mismo y gracias a mi hijo mayor, a José Campos y a Perucho García y a un uruguayo que me editó unas caricaturas, empecé a creer en mí, las hacía y cuando me decían que habían quedado muy buenas yo creía que me estaban tomando el pelo.

¿Cuál es su estilo, su sello?
Inicialmente decía que  mi estilo es no tenerlo pero luego me di cuenta que yo tengo todos los estilos. Ahora en junio va a haber una exposición aquí de más de 50 artistas, entonces  el estilo mío es minimalismo, poca línea, lo que hago en color es excepcional, no opcional, trabajo con poca línea, le doy la interpretación a la persona que hago, la gente  dice que la caricatura es desfigurar y eso no es así, es interpretar, hay quienes aseguran que es exagerar y tampoco, o se exagera o se disminuye,  si tiene la nariz pequeña se le hace bien pequeña, si tiene la boca grande se le hace más grande. Ahora, si hay cien caricaturistas haciendo una sola persona, todas las obras son distintas pero parecidas a ellas.

¿Cuál fue la primera caricatura que hizo?
La primera que hice  fue Franklin Delano Roosevelt, en 1957, claro que cuando estaba pequeño rayada a mis compañeros cuando no me veían, con los años  le fui dando profundidad y volumen. 

¿Tiene algún desafío con la caricatura?
 No, ya la dejé, porque fui operado de un ojo, entonces hago trazos nada más. Lo que sí es que nunca he vendido una caricatura, las regalo, porque mi profesión es diseñador gráfico, el hombre que no tiene imaginación solo ama su trabajo, yo soy además ilustrador, entonces la caricatura la tengo como un entretenimiento.

Germán Rojas Arias
LA CRÓNICA

PUBLICIDAD

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En Cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

©2009- 2017 todos los derechos reservados