Sabado, 17 Nov,2018

La Salida / AGO 28 2018 / Hace 2 Meses

Laura Daniela Cáceres, ganadora del reconocimiento Somos Jóvenes en Calarcá

La licenciada en pedagogía infantil de la universidad del Quindío, fue una de las homenajeadas en la Semana de la Juventud de Calarcá.

 

Laura Daniela Cáceres, ganadora del reconocimiento Somos Jóvenes en Calarcá

Laura Daniela Cáceres Rave es una licenciada en pedagogía infantil de la universidad del Quindío, nació en Calarcá hace 24 años y fue una de las homenajeadas en la Semana de la Juventud, que se celebró hace unos días en la ‘Villa del Cacique’. El reconocimiento fue por su labor social.

Recibió un reconocimiento en el marco de la Semana de la Juventud de Calarcá, cuéntenos de qué se trató.

Fue una exaltación por servicio social y voluntariado, es la primera vez que se otorga, porque antes solo se realizaba la Semana de la Juventud, pero nunca se hacían exaltaciones.

Recomendado: 10 jóvenes sobresalientes fueron exaltados por su liderazgo

¿Qué significa el premio para usted?

En un principio, cuando alguien me recomendó que aplicara, creí que no me lo merecía, porque hay muchas personas afuera que trabajan en pro de la comunidad. Pero a medida que fui llenando el formulario, que me enteré de más cosas, todas las solicitudes  las cumplía con lo que he hecho. Más que un premio para mí, es para las personas con las que he trabajado, porque es a través de ellas que he ido creciendo como persona.

Yo tengo dos fundaciones, una la impulsé yo y otra con unos amigos, y lo que yo le decía a ellos es que es un reconocimiento al trabajo que todos hemos hecho y que yo los estoy representando, es más como un plus y nos invita a seguir haciendo esta labor.

¿Qué integra el reconocimiento?

Nos entregaron una placa, un certificado y un libro de edición de lujo.

Háblenos un poco de esa labor por la cual fue nominada.

Desde muy pequeña me ha gustado trabajar con la comunidad. En el colegio fui personera y representé al San José —Calarcá— en un concurso a nivel nacional en el 2006 sobre los niños defienden sus derechos. Primero gané por Calarcá y después por el Quindío. 

Fui al campamento de convivencia de valores y paz, uno de los primeros que se realizaron. En bachillerato, casi todos los años hice parte del comité de convivencia, por lo que asistí varios años a los eventos realizados a nivel departamental. Allí se trataban temas como de qué manera se puede fomentar la paz y la convivencia en los colegios.

Cuando me gradué, pasaron algunos años en los que estuve inactiva al respecto. En 2014 me vinculé durante un año a una organización juvenil que se llama Aiec, que promueve el liderazgo y el voluntariado, conocí algunas personas que me ayudaron a ver el trabajo comunitario de otra forma. 

Fue con ellos que fundé la fundación Staff Compartiendo Sonrisas, desde 2015. En febrero nos legalizamos. También pertenezco a la fundación para el Apoyo Humanitario, con esta estamos llevando a cabo un programa llamado Oruga de apadrinamiento en Calarcá en barrios vulnerables. Es diferente a los otros porque no solo se ayuda al niño, sino a toda la familia. Pertenezco a la asamblea ciudadana de Calarcá, en la defensa del territorio, el agua y la vida. 

Estuve en el segundo encuentro nacional ambiental. Me ha gustado vincularme a todo el trabajo con la comunidad porque siempre he pensado que si uno no aporta algo para que la sociedad cambie de forma positiva, nadie más lo va a hacer y nosotros los colombianos nos caracterizamos mucho por quejarnos pero no hacemos nada.

Le puede interesar: 152 estudiantes del Quindío integran red de liderazgo juvenil

Creó la fundación Staff Compartiendo Sonrisas, ¿qué hacen allí?

La fundación comenzó como una idea de cuatro estudiantes universitarios que no teníamos recursos pero queríamos ayudar. Un día nos reunimos en octubre con la iniciativa de recolectar juguetes para los niños en diciembre. Nos fue muy bien, llegamos a más de 300 regalos, así que vimos que era posible crear algo grande. Nos constituimos y hemos logrado varias cosas. 

La idea comenzó con eventos recreativos, pero ya nos hemos fortalecido y reestructurado, hasta llegar a tener tres pilares; educación, trabajo comunitario y recreación. En cada área realizamos labores durante el año. Generalmente se realizan más en la parte rural, porque creemos que es allí donde se necesita más el trabajo.

¿Qué le hace falta por hacer?

Yo creo que mucho, porque es muy poco lo que se ha hecho. Y más con la situación que está viviendo el país y el Quindío. Con la fundación estamos estructurando varios proyectos encaminados a la inteligencia emocional y el desarrollo del sentido de pertenencia por la cultura rural del departamento. Queremos demostrar a los muchachos que no se necesita plata para hacer proyectos y cambios positivos en la comunidad.

Vea también: Nueve estudiantes extranjeros están de intercambio en La Gran Colombia

Durante estos dos meses estaremos haciendo una campaña de reclutamiento para los aspirantes a socios y voluntarios para eventos. Nos pueden encontrar en Facebook y en Instagram como Staff Compartiendo Sonrisas. Queremos que muchas personas se unan y crean en el cambio que deseamos realizar. 


Lily Dayana Restrepo
LA CRÓNICA 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net