La Salida / Agosto 12 de 2017 / Comentarios

Leyendas de guerreros para niños curiosos

Leyendas de guerreros para niños curiosos

“La fantasía no es un modo de evadir la realidad sino una forma más agradable de acercarse a ella”, Michael Ende.

¿Para qué hablarle a los niños de conflicto en tiempos de paz?, el Ciclo Pedagógico ligado a la temática del X Encuentro Nacional de escritores Luis Vidales: literatura después de la guerra, quiere mostrar la importancia de conocer la historia, de que los niños sepan tomar medidas frente a un problema, entiendan cómo se puede evitar el daño, y sobre todo: que no sean apáticos a lo que sucede en el país, que entiendan por medio de cuentos, juegos, poemas, canciones, que la historia de la paz empieza a escribirse cuando a todos nos duele lo que pasa lejos de casa.

Llevar la historia del conflicto a los niños fue un reto para el equipo coordinador, y la tarea resultó más bella de lo esperado. Se organizó la parte conceptual de los encuentros, la forma pedagógica en la que se iban a llevar los temas, y finalmente el encargado de dictar el taller y quien tuvo el acercamiento directo con los niños fue Cristian Jaramillo, estudiante de Licenciatura en Español y Literatura. En el Ciclo Pedagógico del Encuentro se quiso implementar la literatura infantil como una forma de acercar a los niños a la realidad de un país que quiere construir una nueva historia.

El proceso fue así: un mes completo, cuatro días para cada municipio. El día I se habló sobre el conflicto cercano: el hogar, el barrio, y sobre el nacimiento de un problema: el tallerista leía el cuento y los niños opinaban sobre él; el día II se enfocaba en cómo un hecho puede desembocar en un conflicto nacional: el juicio y las consecuencias; y los días III y IV fueron dedicados al aspecto internacional y a la forma en que se puede empezar de nuevo después de la guerra. Cada día estaba compuesto por tres horas que se dividían en: escuchar y contar (con apoyo de un libro); interacción con material audiovisual: veían un cortometraje; y finalmente jugar, lo que fue posible gracias a la Bolsa de Juegos, que hace parte del baúl La paz se toma la palabra del Banco de la República.

Ana María Guevara, la coordinadora pedagógica del proyecto, dice que la literatura infantil contemporánea propone formas creativas y sutiles de mostrar un problema; resalta el libro Pastel para enemigos de Derek Munson, en el que un chico le dice a su padre que tiene un enemigo en el barrio y quiere deshacerse de él, su padre le propone hacer un pastel envenenado y el chico se emociona; pero para hacer que su enemigo coma del pastel debe pasar una tarde con él, y la historia se desarrolla con la estrategia de un padre, las consecuencias de una acción y la amistad que nace de encuentros planeados para la maldad. Esta y otras historias que tienen contextos como la Toma del Palacio de Justicia, el Holocausto, y más conflictos mundiales, son abarcadas por escritores recursivos en su forma de llegarle a un pequeño lector.

Los encuentros se realizaron en las bibliotecas públicas de Génova, Córdoba, Buenavista y Pijao. Todo el material fue estudiado y adaptado por el equipo según las edades de los niños –que normalmente iban desde los 7 hasta los 13-; además se contó con la asistencia de padres de familia que pudieron aprender y aportar en el proceso. Asistieron más de cien niños, y en cada encuentro dejaron algo: un texto, un dibujo, y todo el material ahora se encuentra en proceso de edición para la creación de un libro. Allí estarán las historias de cada niño, de las montañas de la región, las leyendas de los abuelos; un libro para todos los lectores, un libro testigo de una mirada dulce que entiende lo que le pasó a su país y nos invita a no repetirlo.
 

“Una vez hubo una guerra.
Cuando acabó la guerra nos quedamos sin casa.
–No importa –dijo mi madre–, tenemos un coche.
Nos fuimos a vivir al coche.
Desde entonces, vivir era viajar...”


Luego de leer este fragmento -El principio de Paula Carballeira-, el tallerista y amigo de los niños Cristian, dijo: “La literatura nos dibuja una puerta que se abre con ellos, protagonistas con sus juegos e inocentes sonrisas, donde nos muestra que después de la guerra la vida continúa, y que las historias son salvavidas que llegan a buen tiempo para no dejarnos hundir en el ancho mar.”


Sara Zuluaga García
Especial para LA CRÓNICA

PUBLICIDAD
Temas Relacionados: La salida

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En Cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

©2009- 2017 todos los derechos reservados