Martes, 18 Dic,2018

Región / DIC 22 2017 / Hace 11 Meses

Líderes sociales: “No contamos con la protección necesaria”

2 atentados se han presentado en el departamento. Con llamadas y mensajes de texto, representantes son amenazados.

Líderes sociales: “No contamos con la protección necesaria”

Hasta el momento no se han presentado homicidios entre los líderes sociales radicados en el departamento, pero la solicitud es que no se presenten amenazas y haya más seguridad.

Mi seguridad hace un año consta de un botón de pánico y me aseguran que si lo oprimo caerán comandos del techo. Tengo un chaleco antibalas y un celular para llamar en caso de tener mi vida en peligro”, dijo Maicol Martínez, coordinador de la mesa municipal de las víctima de Génova, y coordinador de la mesa departamental del Quindío.

Martínez hace parte del grupo de líderes sociales del país víctimas de amenazas, una situación que en algunas regiones ha dejado muertos y mucho miedo, por eso considera que a pesar de lo ocurrido no se toman medidas contundentes al respecto.

Vea también: 
Víctimas del conflicto: indemnizaciones, muy bajas en comparación al daño sufrido

Según el informe especial de riesgo: ‘Violencia y amenazas contra los líderes y los defensores de derechos humanos’, realizado por la Defensoría del Pueblo, entre el 1 de enero al 5 a marzo de 2017, ocurrieron 22 homicidios contra líderes sociales, comunitarios y defensores de derechos humanos en Colombia y en el periodo comprendido entre el 1 de enero de 2016 y el 5 de marzo de 2017, se registraron 156 homicidios.

En las cifras de homicidio no hay ningún quindiano, pero son alarmantes y algunos líderes locales manifestaron su preocupación ante las amenazas que han recibido los últimos años.

Le puede interesar: “Para nosotros lo importante es saber la verdad”: víctimas
 

No saben quién

Martínez, también es consejero nacional de restitución de tierras de las víctimas y representante del comité de medidas de restitución, y asegura que igual que otros líderes sociales saben que los están matando pero no saben quién. 

Sobre los móviles expresa conocer que están relacionados con la restitución de tierras, la erradicación de cultivos ilícitos, las zonas abandonadas por la Farc y que ahora otros grupos quieren ocupar. “No hay una investigación que arroje unos resultados sobre este tema, pero si salió el ministro de Defensa a dar una declaración muy irresponsable sobre los asesinatos de los líderes de víctimas diciendo que eran líos de faldas y otras situaciones que no tienen que ver con los trabajos que se hacen. Por eso uno se pregunta en qué tipo de Estado de derecho estamos si un funcionario da ese tipo de declaraciones poniendo aún más en peligro la vida de los defensores humanos y en entredicho nuestra situación”.

Recomendado: Víctimas del conflicto armado que habitan en Armenia, en su mayoría son procedentes del Pacífico
 

Reducen esquemas

Pastora Montilla, defensora de derechos humanos de población víctima del conflicto armado, hace parte del grupo de líderes con persecución y constantes amenazas.

Ella relató que contaba con un esquema de seguridad que ya no tiene y ahora teme por su vida.

“Contaba con un vehículo convencional y dos hombres de protección, pero hace unos tres meses me llegó una resolución de la Unidad Nacional de Protección, UNP, para desmontar este apoyo. Por esta razón interpuse un recurso de reposición que duró tres meses y durante ese tiempo perdí el esquema de seguridad, ahora mediante un nuevo acto administrativo, la UNP reintegra y queda en firme el levantamiento de medidas de protección”, dijo Montilla.

Le puede interesar: Mesa departamental de víctimas exige mayor inclusión

La nariñense es desplazada por la violencia, radicada en el Quindío y necesita seguridad especial porque a finales del 2013 comenzó a recibir amenazas. “Fui víctima del conflicto armando, de acto terrorista directa y sobreviví, víctima de masacre, de amenaza, de abandono de tierras y por eso emprendí una lucha yo diría que muy prudente, pero nunca pensé que tuviera unas consecuencias como las de ahora, desde el 2013 soy objeto de amenaza a través de mensajes de texto, llamadas telefónicas, panfletos, nos han declarado objetivo militar, la última amenaza que obtuve fue el 22 de octubre de 2017 donde ofrecían recompensa por mí y nueve defensores más”.

Montilla aprovechó para clamar por su vida. “Hago una denuncia pública porque yo sí temo por mi vida, sabemos que las personas que nos quieren hacer daño son bandas criminales y afecta de manera emocional y sicológica, he pensado incluso en irme del país y sufrir el desarraigo, pero es frustrante porque soy mamá y jefe de hogar”.
 

Más experiencias

José Navia es periodista hace más de 30 años y visitó la ciudad para dar un taller sobre narraciones periodísticas y memorias del conflicto

En el evento habló sobre la necesidad que hay de atender la problemática. “Todo esto necesita que el Estado lo determine mediante una investigación muy profunda que no se está haciendo. Él tiene la obligación de brindarles protección a las víctimas que además la han venido solicitando hace mucho rato y estamos en un momento de posconflicto en que se ha generado un política de paz que ha resultado exitosa en muchas fases pero que necesita ser fortalecida y complementada”, dijo.

Lea también: Creación de Consejos Municipales de Paz, objetivo de alcaldesa de Calarcá
 

Las cifras

Entre los datos que arrojó el informe de la Defensoría del Pueblo nacional se indicaron los municipios del Quindío donde se localiza el riesgo: Armenia, Calarcá, Circasia, Córdoba, Montenegro, Génova, La Tebaida, Pijao, Quimbaya y Salento, siendo los cinco primeros los que más alto riesgo representan. 

En la información, contrastada y verificada del informe se observó que en el lapso de catorce meses comprendido entre el 1 de enero de 2016 y el 5 de marzo de 2017, se han registrado 156 homicidios contra los líderes sociales, comunitarios y defensores de derechos humanos en los departamentos de Antioquia —25—, Arauca —6—, Atlántico —3—, Bolívar —6—, Caldas —1—, Caquetá —2—, Casanare —2—, Cauca —44—, Cesar —4—, Córdoba —8—, Cundinamarca —9—, Chocó —3—, Huila —1—, La Guajira —2—, Magdalena —3—, Meta —2—, Nariño —7—, Norte de Santander —8—, Putumayo —3—, Risaralda —5—, Santander —1—, Tolima —4— y Valle del Cauca —7—.

Vea también: Polémica por denuncias de violaciones y abusos sexuales a mujeres en las Farc

En el mismo período de tiempo, la Defensoría del Pueblo documentó 33 casos de atentados ocurridos en los departamentos de: Antioquia —3—, Arauca —1—, Atlántico —1—, Caquetá —1—, Casanare —2—, Cauca —1—, Córdoba —1—, Cundinamarca —1—, Huila —1—, La Guajira —1—, Magdalena —1—, Meta —1—, Nariño —3—, Norte de Santander —1—, Putumayo —1—, Quindío —2—, Risaralda —7—, Sucre —2— y Valle del Cauca —2—.


Redacción
LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net