Viernes, 21 Sep,2018

En profundidad / JUL 01 2018 / Hace 2 Meses

Los oficios de la República en el Quindío histórico II

Las diferentes ocupaciones que hoy tenemos en la sociedad tienen una historia ligada a una tradición que viene desde la época de la colonización y que en algunos casos se han modernizado y otras has desaparecido.

Los oficios de la República en el Quindío histórico II

Todos los trabajos se hacían de manera manual, convirtiéndose la mayoría en artesanías que cumplían con una misión dentro de las actividades diarias de los ciudadanos. / Raúl Tiberio Forero Cortés, LA CRÓNICA

Los nacientes municipios del Quindío, a mediados del siglo XIX, venían consolidando sus procesos de enclaves ciudadanos, a partir del desempeño de quehaceres cotidianos, algunos de ellos de carácter meramente local.

Vea aquí: Los oficios de la República en el escenario del Quindío histórico I

Para apreciar el influjo de otras ocupaciones que venían de la colonia, o de otras regiones de donde procedían los nuevos colonizadores, vamos a relacionar -en el orden alfabético utilizado por su autora – otros oficios, compilados en su “Diccionario de oficios y artesanos en la Colonia y la República”, publicado por Marina González de Cala, en Revista Credencial Historia, Edición No. 87, septiembre de 1997, así como las leyendas sobre grabados y fotos del siglo XIX:

  • Ebanista: “Oficio desconocido para los indígenas, a pesar de las riquezas forestales. La técnica e introducción de herramientas permitió la elaboración de muebles con finas maderas, diseño cuidadoso y complejo”. 
  • Embolador: No se describe el oficio, pero se ilustra un grabado de Antonio Rodríguez, del año 1884.
  • Empajador: “Oficio especializado de techar construcciones utilizando paja tratada para tal fin”.
  • Entallador: “Esculpe tallas y figuras de bulto de temática religiosa”. También se le conoce como IMAGINERO.
  • Enterrador: “Da sepultura a los muertos”.
  • Escribanos: “El que por oficio público está autorizado para hacer escrituras u otros documentos”.
  • Esterero: “Teje con hojas de palma y bejuco piezas de diferentes tamaños que se utilizan para cubrir el suelo de las habitaciones o que hacen las veces de colchón”. Aparece una foto de Julio Racines, de 1882.
  • Faquín: “El que transporta carga pesada sobre sus hombros”. 
  • Gañán: “Desempeña el oficio de jornalero en una hacienda”.
  • Gallero: “Oficio de criar y preparar los gallos para las riñas, diversión muy popular en las festividades civiles y religiosas”. Anexa un grabado de Riou, de 1875, titulado “Galleros de Ibagué”.
  • Herrador: “Coloca herraduras a los caballos. Señala con hierro encendido el nombre de la hacienda o el propietario”.
  • Herrero: “Con buen conocimiento de las resistencias y manejo de los materiales, en frío o en caliente les da forma. Elabora guarniciones de hierro para protección de las cajas de madera de uso doméstico, estribos, espuelas, herraduras, ollas, olletas, peroles, sartenes, pailas, fondos, asadores de cobre o de hierro”.
  • Leñador: “Corta y vende la madera”.
  • Litigante: “Procurador. Hace las veces de abogado”.
  • Maestro: “Que enseña un arte, ciencia u oficio”.
  • Mineros de aluvión: Se presenta un grabado de E. Bayard, de 1869.
  • Mulero: “Alimenta, cuida y limpia las mulas”.
  • Músico: “Según el uso español, músico equivalía a ser cantor o instrumentista”.
  • Obreros de tapia: En este diccionario, la autora presenta una “acuarela de Joseph Brown y J.M. Castillo sobre original de José Manuel Groot”.
  • Panadero: “Trabajo relacionado con la innovación alimenticia introducida en el siglo XVI desde España para elaboración y venta de pan de trigo”.
  • Peluquero: “Nombre derivado de peluca. Tenía por oficio cortar el cabello, peinar la coleta, elaborar pelucas y rizos”. 
  • Peón: “Conocido también como tominero. Labriego que desempeña oficios específicos en la hacienda. Su vinculación está exenta de compromisos con el propietario”.
  • Planchadora de almidón: “Oficio doméstico especializado”.
  • Polvorero: “El que a partir de la mezcla de carbón, salitre y azufre produce la pólvora para armas o para los fuegos artificiales”.
  • Posta: “El que conduce el correo a su destino”.
  • Pregonero: “Anuncia en voz alta las novedades en la población y los bandos oficiales”. 
  • Sastre: “Como todo oficio artesanal especializado, fue una actividad reservada inicialmente para blancos y luego a mestizos”.
  • Sombrerero: “Fabricante de sombreros. Durante el siglo XIX fue un oficio femenino desarrollado en el hogar”. 
  • Talabartero: “Elabora en cuero sillas de montar y aperos para los caballos, zamarros y zurrones”. También se le conoce como guarnicero.
  • Tejero: “El que fabrica las tejas en los tejares”.
  • Terrazguero: “Arrendatario dentro de las actividades agrícolas y ganaderas de una hacienda. Con su dinero o con trabajo paga el derecho”.
  • Yerbatero: “Con conocimientos empíricos en ciencias naturales, receta y expende plantas medicinales”.
  • Zapatero: “Tecnología traída de España. Elabora pantuflos, chinelas, escarpines, chapines y sandalias. Son los artesanos más numerosos en el período colonial”.

En la próxima entrega, ejemplificaremos cada uno de estos oficios, con relación a personajes y actividades propias del Quindío en la época de primeros años de sus municipios.


Jorge Hernán Velásquez Restrepo y Roberto Restrepo Ramírez
Especial para LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net