La Salida / Julio 31 de 2017 / Comentarios

Los pedales de Rigo

Los pedales de Rigo

El ciclista de Antioquia le ha dado grandes alegrías y triunfos a Colombia. El último fue el segundo lugar del Tour de Francia.


Rigoberto Urán fue doble campeón de la Vuelta al Porvenir (2004, 2005), en 2012 terminó como líder de los jóvenes en el Giro de Italia y fue segundo en la prueba de ruta de ciclismo de los Juegos Olímpicos, dos veces segundo en el Giro de Italia (2013, 2014), en los que ganó una etapa en cada uno. Ahora es subcampeón del Tour de Francia, echándose al bolsillo la etapa reina.

Vea también: Rigoberto Urán subcampeón del Tour, Groenewegen gana el esprint final y Froome su cuarto título


Rigoberto firmó con su primer equipo europeo en 2006, luego pasó por otros equipos, hasta fichar en 2011 con el Sky, posiblemente el momento de inflexión en su carrera. Con este logró darse a conocer dentro del pelotón internacional.

Urán llegó allí como gregario de lujo, aunque tuvo la posibilidad de liderar alguna que otra carrera menor. Sin embargo, para el Giro de Italia de 2013 terminó comandando después de que Bradley Wiggins se retirara tras la etapa 12. Con ese relevo de mando terminó en segundo lugar de la Corsa Rosa.

Recomendado de archivo: Rigoberto Urán: medalla de plata y primera alegría para Colombia

Rigo, en procura de mayor protagonismo, convino un acuerdo con el entonces Omega-Pharma Quick Step en el 2014. Contrato que lo posicionaba como líder principal para grandes vueltas. No obstante, en un equipo especialmente armado para clasicómanos y embaladores, Rigoberto se vio siempre desprotegido en las carreras de tres semanas. Aun así, repitió subtítulo en el Giro ese mismo año, vistió la camiseta rosa —que le sería posteriormente arrebatada por Nairo Quintana— y ganó una etapa contrarreloj. En 2015 fue tercero en la Tirreno-Adriático, corriendo para el mismo equipo.

En el 2016 pasó al Cannondale, al que llegaría también como jefe de filas, avalado por sus antecedentes en Grandes vueltas. Ese año terminó en la séptima posición del Giro, y tuvo tres terceros puestos en las Clásicas de otoño.

Para 2017, el objetivo era el Tour. El trazado lo favorecía: dos cronos, etapas de montaña disgregadas y muchas planas. Para un corredor parejo como él, esta propuesta le sentaba como anillo al dedo ya que ningún terreno parecía prevalente. Por ello, se vio tentado a centrar sus energías y entrenamiento para llegar a punto a la cita francesa.

Urán perdió peso para ir mejor en la escalada, trabajó a fondo la contrarreloj, debido a que en los últimos dos años no había tenido buenos resultados en esta especialidad. Además, llegó a la salida en Stuttgart en plena madurez física y mental. Hizo una carrera inteligente, en la que midió cada una de sus fuerzas, calculó los riesgos y ganó cuando fue necesario. Todo este trabajo juicioso rindió frutos. Terminó segundo en la carrera más importante del mundo.

Vea también: Froome: “Urán es mi rival más peligroso en la contrarreloj”


Lo anterior, es decir, Rigoberto reinventó su manera de correr. De ser un ciclista 8 —si se calificara del 1 al 10— en todos los terrenos, pudo hallar la forma de fortalecer tanto sus dotes en cada modalidad, sin resaltar exageradamente en ninguna, y sumado a su gran inteligencia para correr, le bastó para alzarse en el segundo puesto del podio en París.

Vale la pena resaltar que hoy Urán tiene 30 años. Es importante esto porque entre los 28 y los 32 es que los profesionales del ciclismo alcanzan su madurez deportiva. Situación que, si se compara con otros deportes, parece que fuera un momento tardío, sin embargo, su explicación reside en que a esa edad el corredor ya tiene suficiente experiencia, desarrollo físico y fondo para asumir con mayor eficiencia los retos extremos que esta disciplina plantea.

Es así que el paisa, primero de esta nueva generación de ciclistas colombianos en llegar a Europa —e incluso intermediario en varios asuntos que terminaron con la llegada de sus compatriotas a equipos del World Tour— se consolida, nuevamente, en la élite del deporte pedal.

Recomendado: Sueño de Tour (Editorial)


Esto sin duda repercutirá en una mayor credibilidad en los deportistas nacionales, ya que su segundo puesto ayuda a prolongar la estadística de cinco podios consecutivos en Grandes Vueltas. De ahí que se vea a nuestros corredores como serios candidatos a los títulos más importantes de este deporte. Creo que estamos ad portas de una larga y prolífica era de los escarabajos en Europa, ojalá esto posibilite además volver a contar con un equipo completo de colombianos compitiendo en el viejo continente.


Sara Giraldo Posada
Especial para LA CRÓNICA

 

PUBLICIDAD

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En Cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

©2009- 2017 todos los derechos reservados