La Salida / Agosto 01 de 2017 / Comentarios

Luis Fernando Londoño Cuervo, “hace que sus alumnos sean felices”

Luis Fernando Londoño Cuervo,  “hace que sus alumnos sean felices”

Profesor de la institución educativa Casd de Armenia con una amplia trayectoria en el quehacer docente.


Dice la hoja de vida del profesor Luis Fernando Londoño Cuervo, que es “un maestro creativo e innovador, que busca métodos para trabajar que no limiten su labor sino que invadan su vida personal, que suele acumular diversos aparatos que utiliza como medio para guiar con innovación el aprendizaje en los alumnos, que intenta convencer a los colegas de lo importante que son las nuevas herramientas y los beneficios que acarrean en el quehacer docente”.

Asegura que “tiene una mentalidad flexible y abierta al cambio, lo cual le permite trabajar en equipo y participar en la ejecución de proyectos innovadores y que como padre, esposo, hijo, hermano y amigo es un ser que con su ejemplo ayuda a desarrollar, fortalecer cualidades como la honestidad, la empatía y la confianza”. El profesor fue uno de los cinco condecorados con la orden Etelvina López que la alcaldía de Armenia otorga cada año a los mejores maestros. LA CRÓNICA dialogó con Londoño Cuervo sobre su labor educadora.

¿Dónde y cuándo nació Luis Fernando Londoño Cuervo?
Nací en Armenia Quindío el 30 de diciembre del año 1961.

¿Cómo está integrada su familia?
Mi familia la integran mi mamá y cinco hermanos, me incluyo, mi esposa y dos niñas.

¿Cuáles han sido sus estudios?
La primaria la estudie en la escuela Simón Bolívar de Circasia, el bachillerato en el colegio Libre también de ese mismo municipio, los estudios universitarios en la universidad del Quindío, licenciatura en matemáticas y física, y tengo especialización en la universidad Católica de Manizales en educación personalizada universitaria.

¿Qué otros estudios ha realizado?
Tengo vastos conocimientos en electricidad en electrónica, en robótica, en mecánica, en todos los campos de la física.

¿En que año ingresó como educador?
Terminé mis estudios universitarios en 1985 y empecé a laborar en el 86. He pasado por los colegios San José de Circasia, las Hermanas Vicentinas, colegio Libre, luego ingresé al Casd, pero dentro de mi labor de docente trabajé con muchos colegios privados a la vez, como las Bethlemitas, Sagrado Corazón de Jesús, Gimnasio Armenia diurno y nocturno, Academia Militar Pedro Alcántara Herrán, San Solano, Gimnasio Inglés, profesor de Comfenalco, 10 años en la universidad del Quindío en la facultad de Ingeniería Electrónica, y desde el año 2000 hasta este momento en la EAM como docente de ingeniería mecatrónica, ingeniería de software e ingeniería industrial.

¿Cuál fue el premio que le otorgaron?
Orde Etelvina López, que normalmente es para exaltar a los docentes que durante su vida laboral se han destacado en la realización de proyectos de vida de los estudiantes que ha tenido en sus manos.

Vea también: Condecorados 5 educadores con la Orden Etelvina López


¿Pero el suyo es especial?
Sí, fui exaltado en especial por toda la trayectoria educativa, durante mis 31 años de vida laboral, por mi forma de enseñar, de impartir los conocimientos de física en los diferentes niveles, dicen que la mayoría de mis clases son muy amenas, alegres, utilizo materiales didácticos para que los niños se puedan formar fácilmente en el manejo de la física y las ciencias naturales.

¿Qué significa para usted el premio?
Yo digo que es una exaltación, un orgullo de la labor que uno ha realizado durante todo este tiempo pensando más en los jóvenes, en su futuro, que desarrollen su proyecto de vida.

¿Ha recibido otros premios?
En la universidad del Quindío en algunos momentos me destacaron por ser un catedrático muy bien calificado por mis estudiantes, en la EAM, en los 18 años que llevo, en varias ocasiones me han seleccionado como uno de los mejores docentes de la facultad de Ingeniería.

¿Qué proyectos y de qué tipo ha presentado el profesor Londoño Cuervo?
Normalmente yo era el tutor, hace unos años, con Ómar Quintero en la feria municipal y departamental de la ciencia, siempre mis estudiantes eran los ganadores cada año del 1, 2, 3 y 4 puesto. Fui durante 10 años instructor en capacitación de Comfenalco donde les enseñé a niños de 6 y 7 años robótica y la mayoría en este momento son ingenieros electrónicos ya con especialización, maestría y doctorado. Hace poco me encontré con uno de ellos que no lo reconocí y me dijo que aún conservaba los trabajos que hacíamos en esa época, que yo había sembrado la semilla en él de lo que es la electricidad y la electrónica y que eso le dio pie para desarrollar su proyecto de vida.

¿Cómo era la educación antes y cómo es la de ahora, hay mucha diferencia?
Los jóvenes de hace algunos años eran muy disciplinados y centrados en las clases, hoy el muchacho es mucho más dinámico, más activo pero tiene algo que dificulta el aprendizaje y es que se distrae muy fácil con las nuevas tecnologías, las redes sociales, con cualquier cosa que los medios de comunicación, las revistas, los periódicos, les prestan más atención a esa información que a la parte académica.

Vea también: Carlos Arturo Montoya “Aún vale la pena ser docente”


¿Se siente orgulloso con la exaltación?
Sí, agradezco mucho y estoy muy orgulloso de mis 31 años de vida laboral docente, pero sobre todo de pertenecer a la institución Casd, un colegio de gran prestigio, con el lema ‘Educación con calidad y compromiso’.


Germán Rojas Arias
LA CRÓNICA

PUBLICIDAD

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En Cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

©2009- 2017 todos los derechos reservados