Be sure to provide your own site attribution and content.
La Salida / Febrero 16 de 2017 / Comentarios

Manuel Fernando ‘Flaco’ Jiménez, un enemigo del trabajo

Manuel Fernando ‘Flaco’ Jiménez, un enemigo del trabajo

El narrador oral, actor y escritor Manuel Fernando ‘Flaco’ Jiménez se presentará este jueves en Teatro Azul a las 7:30 p. m. con el espectáculo ¡Qué camello! Un paisa en el Medio Oriente. 

En esta puesta en escena, que combina la narración oral y el humor, se relata las aventuras de un paisa ‘varao’ en Egipto, que logra sobrevivir a la persecución de un judío prestamista, de un sultán sanguinario y de un cadí comprado por los poderosos. Cuando ya toda su familia en Colombia lo daba por muerto, el paisa convence a los jueces con su verba enredadora, los descresta con su ingenio, pasa todas las pruebas, y logra regresar al país ‘cargao’ de plata y honores. LA CRÓNICA habló con el manizalita antes de su presentación en Teatro Azul.

¿Quién es el Flaco Jiménez?
El Flaco Jiménez es ante todo un enemigo del trabajo, yo no he trabajado nunca en la vida, porque yo soñé que me iba a morir en un accidente de trabajo, entonces me parece muy peligroso. Además, cuando estaba chiquito me dio la fiebre escarlatina y mi mamá le consagró las manos mías al Corazón de Jesús, entonces le dijo “si usted me alivia este niño, yo le consagro las manos a su servicio” y como pueden ver, me alivié y yo las manos las tengo dedicadas única y exclusivamente al servicio del Corazón de Jesús.

¿De dónde viene el gusto por la cuentería y por la tradición oral colombiana?
Cuando yo estaba chiquito escuchaba las historias sobre todo de mi mamá, mi papá era un hombre muy callado porque en mi casa no se hacía sino lo que él mandaba, mi mamá si era parlanchina infinita. Estaba llena de refranes, trovas, dichos y de historias de lo más apasionantes y fantásticas posibles, entonces yo me crié escuchando todas estas extravagancias que todavía parece que son ciertas.

Desde muy joven me gustó la narración oral, porque yo era muy tímido, entonces en vez de jugar fútbol, ir a fiestas o conseguir novia, yo me iba para la biblioteca pública de Manizales a leer los libros de Emilio Salgar, la Enciclopedia del tesoro de la juventud y Las mil y una noches. Entonces así inventé para mí un universo muy particular. Como era tan tímido, resolví que la única manera en la que me atrevía a hablar y que me escuchan, era subiéndome a un escenario a contar una historias. 
Después me di cuenta que las historias antiguas son importantes porque son la tradición cultural, el patrimonio, entonces usted hoy le pregunta a un muchacho, qué tenía un carriel por dentro y no sabe, por eso creo que tiene que haber alguien que mantenga estas leyendas, que hable de la Patasola, de la Madremonte.

¿En qué encuentros de narración oral ha participado a nivel nacional e internacional?
Participé en varios encuentros, como el Festival Internacional de Narradores Abrapalabra de Bucaramanga, en 2004; en la Muestra Iberoamericana de Narradores Orales de Medellín, en 1995 y en el Festival Internacional de Teatro de Manizales en 1998 y 1999. También he tenido la fortuna de presentarme en varios escenarios internacionales, como el II Festival Latino de Queens, New York, en 2009, y en el Museo de América de Madrid en 2005, donde fui narrador invitado. 
 
¿Por qué el paisa es protagonista de varios espectáculos de narración oral que usted tiene en repertorio?
Es un héroe de la literatura oral colombiana, debido a su condición migratoria y rebuscadora. Se supone que nunca se vara, y que es capaz de sacarle capul a una calavera y de vender helados en el polo norte.

La leyenda dice que el paisa es capaz de superar todas las adversidades y además, puede realizar hazañas descomunales en el otro mundo, después de muerto, y a veces sin morir siquiera, como lo cuenta Euclides Jaramillo Arango en su historia de El encomendao a San José, y asimismo lo testimonia Rafael Arango Villegas en Las aventuras ultraterrenas del maestro Feliciano Ríos. Hay paisas que buscando guacas se encontraron de frente con duendes, espantos, aparecidos, con ánimas del purgatorio, y hasta con el propio Satanás, príncipe de las tinieblas, a quien engañaron y dejaron viendo un chispero. Así lo cuenta el relato A la diestra de Dios Padre recogido por Don Tomás Carrasquilla, donde Peralta logró llegar hasta el trono del propio Dios Todopoderoso. 

Haga por favor un breve abrebocas de ¡Qué camello! Un paisa en el Medio Oriente. 
Había una vez un paisa ‘varao’ en el Medio Oriente, y estaba en el rebusque, buscando camello. Entonces buscó un judío que le prestara plata, pero el judío además de prestamista era agiotista. Le prestó una platica, pero le dijo: “me la tiene que devolver el domingo, y si no me la paga ese día, me tiene que dar además media libra de carne suya. Y el judío tenía sus gusticos, ¿sabe de dónde era la media libra? ¡De una nalga! El paisa desesperado pudo conseguir la plata, pero no pudo llegar el domingo, sino el lunes y cuando llegó, el judío le dijo: “vámonos ya para donde el juez porque me tiene que dar media libra de carne, yo se la corto personalmente. Entonces ahí sí al paisa se le salió el paisa, y ¿saben qué le contestó al judío? ¿No saben? Pues vengan a Teatro Azul este jueves 16 a las 7:30 p. m. y sabrán el final de esta historia. ¡Los espero pues hombre!

PUBLICIDAD

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En Cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

©2009- 2017 todos los derechos reservados