Jueves, 15 Nov,2018

En profundidad / AGO 12 2018 / Hace 3 Meses

Me encontré en la vida con... David Bersh Escobar

Realizó una casa tarea pedagógica de médico preocupado siempre por la salud de los demás.

Me encontré en la vida con... David Bersh Escobar

El médico David Bersh Escobar y su esposa Mary Arias.

Notable médico salubrista, humanista y maestro, nacido en Santuario, Risaralda, el 13 de agosto de 1937, fallecido en Armenia el 7 de junio de 2018, sus padres David Bersh Steremberg de ascendencia hebrea –rumano y Libia Escobar, tres hermanos: Fabián, Naín y Aída, dedicados a la joyería .

Hizo sus estudios primarios en la escuela pública en Armenia y bachillerato en el afamado Colegio Rufino J. Cuervo, de donde egresó en 1955 como el mejor estudiante, recibiendo de la institución la Medalla de Oro, por su excelencia académica.

Ingresó a la facultad de Medicina de la universidad de Caldas y concluyó estudios, con todos los honores, en 1962, el año rural lo hizo al año siguiente en el bello municipio de Salento.

Recomendado: Me encontré en la vida con… Ramón Gómez Salazar

Contrajo matrimonio con la distinguida señora Mary Arias Echeverri, tres hijos: Fabián, ingeniero de sistemas de la universidad de Los Andes, residenciado actualmente en Toronto, dos hijos; Mauricio, ingeniero de alimentos de la universidad Jorge Tadeo Lozano, dos hijas; Sandra, viuda del anestesiólogo Juan Carlos Villegas, dos hijos.

 

Los inicios como salubrista

Bersh marchó a la universidad de Antioquia por un año con el fin de especializarse en Salud Pública, gracias a los buenos oficios del senador Ancízar López, pero permaneció en Medellín como profesor de la universidad, imprimiendo a su tarea la puesta en marcha de los programas de prevención y promoción de la salud, cara a su maravillosa visión de la vida y el hombre.

En 1968, en el gobierno del doctor Lleras Restrepo, fue nombrado secretario general del ministerio de Salud, cargo que ocupó con dedicación y solvencia académica durante cuatro años. Por las tareas administrativas que desempeñó y la necesaria vinculación con los organismos internacionales, conoció a Abraham Jorvis, director de la Organización Mundial de la Salud, OMS, quién observó las inmensas calidades del médico colombiano y le consiguió una beca para estudiar doctorado en Salud Pública en la universidad de Berkeley, Estados Unidos.

Lea también: Me encontré en la vida con Hugo Palacios Mejía
 

A la montaña pues

Culminado con mucho éxito su doctorado, volvió a la capital de la montaña y continúo su arduo trabajo en la universidad los cuatro años siguientes en donde además de las tareas habituales, creó el programa de Promotores de Salud a nivel nacional y escribió su afamado libro El Fenómeno de la Salud, texto de consulta universitaria.
 

Comité de Cafeteros del Quindío

El reconocido dirigente Hernán Palacio Jaramillo, exalcalde de Armenia y exgobernador del Quindío, en su calidad de presidente del Comité de Cafeteros, invitó al ilustre salubrista a manejar los programas de salud.

David puso en marcha el programa de Promotores de Salud, similar al que funcionó en Antioquia, las Boticas Veredales y más tarde, los Talleres de Confección para mujeres cabeza de hogar, todo gracias a la bonanza cafetera de la época.

Vea también: Me encontré en la vida con… Juan Zuluaga Herrera
 

Centro de Servicios al Trabajador Cafetero

Uno de las más hermosos programas de Bersh Escobar, siempre con el apoyo del Comité de Cafeteros y especialmente del doctor Hernán Palacio Jaramillo, fue poner en funcionamiento esta obra social, indudable ayuda a los trabajadores del campo, con la prestación de diversos servicios de utilidad práctica como alojamientos temporales, servicios de aseo y cafetería, que funcionó en un gran local contiguo a la iglesia Franciscana de Armenia. Consiguió además que los estudiantes de los últimos años de bachillerato enseñaran a leer y escribir a los campesinos.
 

Premio Sasakawa

La OMS postulaba personas en el mundo dedicadas a estimular y poner en marcha programas de salud, con el apoyo del filántropo Japonés Sasakawa; en 1985 le fue adjudicado a David Bersh, con un premio de 30.000 USD, por su probada experiencia en políticas de salud pública.

Le puede interesar: Me encontré en la vida con… Antonio Hadad Kiuhan
 

Fudesco

Ese mismo año y con el dinero del premio, creó la Fundación para el Desarrollo de la Salud en Colombia, con el fin de impulsar, como en efecto lo hizo, políticas de promoción y prevención de salud en todo el país, un excelente programa valioso por sus realizaciones a lo largo y ancho del territorio colombiano que comenzó a languidecer cuando su fundador fue llamado en el gobierno de Pastrana a ocupar el viceministerio de Salud y posteriormente, por un tiempo el ministerio. A su regreso y al cabo de 15 años de existencia bienhechora, en 2006, desapareció la Fundación por diversas razones que no es del caso mencionar.

Vea también: Me encontré en la vida con… John Jaramillo Ramírez
 

Vicerrector de La Gran Colombia

Su gran amigo Octavio Arbeláez Giraldo, rector de la U.G.C. lo invitó a trabajar por el alma mater, tarea que realizó con entusiasmo y fervor académico hasta 2008.
 

Condecoraciones, reconocimientos

Mencioné la Medalla de Oro de su colegio por sus virtudes como mejor estudiante; en el gobierno de Lleras Restrepo, la Medalla al Mérito Nacional en Salud y el premio Bienestar Familiar Carlos Lleras Restrepo, categoría especial en 1996; el Cordón de Los Fundadores por su vida y su obra, otorgado por la ciudad de Armenia, Distinción Especial de la gobernación del Quindío y la exaltación del Comité Nacional de Cafeteros en 1985. Medallas y distinciones que permanecen en el seno de su familia.
 

Maestro de todas las horas

Con el libro que atrás mencioné y numerosos documentos de su puño y letra, realizó una vasta tarea pedagógica de médico preocupado siempre por la salud de los demás; en todos los trabajos que desempeñó se distinguió por su interés de enseñar e impartir los más variados conocimientos; sus saberes científicos los puso en práctica en la apreciada colaboración para elaborar los currículos de la facultad de medicina de la universidad del Quindío.

Lea también: Me encontré en la vida con... Mario “Aguacero” Salazar

Lector apasionado y culto, pocos como él valoraban la importancia de la lectura y doy fe de su dedicación permanente a esta afición maravillosa: En los terminales, reuniones, seminarios, en las tertulias ocasionales y en su propia casa, mantenía consigo un libro o varios, leídos y releídos, con notas de pie de página muy valiosas.

Aquí venimos a hacer que otros seres humanos sean mejores que nosotros, recalcaba a sus hijos y a su esposa.

Rodeado de su amable esposa, de algunos nietos, de su hija Sandra y de Mauricio, recordamos al colombiano ilustre; su hijo Mauricio sorprende con el timbre de su voz muy parecido al de su padre, la memoria de un ser humano respetuoso de la condición del otro, humanista.

David Bersh Escobar permanecerá en el recuerdo de sus amigos y de todos aquellos que recibieron su ayuda y su influjo. Un ciudadano ejemplar que sirvió con alegría y dedicación. Gloria a su nombre.


Gabriel Echeverri González
LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net