Sabado, 22 Sep,2018

En profundidad / JUL 15 2018 / Hace 2 Meses

Me encontré en la vida con… Jesusita Vallejo de Botero

El Quindío y Armenia tuvieron la suerte de contar con su presencia, humilde ante los más humildes.

Me encontré en la vida con…  Jesusita Vallejo de Botero

Distinguida bienhechora y líder cívica nacida en Armenia el 15 de septiembre de 1914 y fallecida el 17 de junio de 1970 en su ciudad natal, sus padres Manuel Vallejo Valencia y María Teresa Barrera, descendiente de los primeros pobladores. Manuel Antonio fue el primer alcalde de Armenia en 1898 (1) cargo que ejerció hasta cuando fue suspendida la categoría de municipio y Armenia volvió a ser corregimiento de Salento. Nacido en Neira formó su hogar en Armenia, hijos: Manuel, Jaime, Horacio, Marco, Benjamín, bachiller en Filosofía y Letras del Instituto Universitario de Manizales en 1917, primer abogado de Armenia, estudios cursados en la universidad Nacional de Colombia, se graduó en noviembre de 1928, alcalde de Armenia en 1917; Pastora, María, Laureano y, desde luego, Jesusita.

Hizo sus estudios de bachillerato en Popayán donde conoció y fue novia del joven Guillermo León Valencia, primer presidente de Colombia en el llamado Frente Nacional; al regreso a su tierra contrajo matrimonio con el cafetero y hacendado Constantino Botero Ruíz oriundo de Sonsón, famoso por su gran capacidad de trabajo, lector y gran agudeza, siete hijos: Hernando, de gran figuración pública y en los negocios, murió trágicamente en accidente de aviación el 6 de noviembre de 1971, con su socio Ómar Trujillo; Fidel, ampliamente conocido en los negocios, en la política y la vida social; María Teresa, reina de los Leones en 1953; Luz Elena, reina de los bomberos de Armenia en una época; Iván, reconocido ciudadano, comerciante de éxito; Martha Inés, reina de los estudiantes y del Club América en 1962 y Guillermo Noel.

Civismo con empanadas y bazares

Jesusita se distinguió en su existencia por su marcada benevolencia y ayuda constante a los más pobres, participó con un maravilloso puñado de damas de la sociedad en muchas obras sociales, una de ellas, la construcción de la Catedral de Armenia. En efecto, con el producido de la venta de comestibles, bazares, empanadas, almuerzos y el apoyo de sus propios hijos, que salían por las calles a vender los productos, se fue levantando la hermosa iglesia de la plaza Bolívar; eran tiempos de fervor y amor por la ciudad, de colaboración por los más necesitados, un civismo venido a menos en la escasa actividad social de estos días infames. Damas iluminadas por el servicio como Anita Gutiérrez de Echeverry, Inés González de Ángel, Anita Uribe de Vélez, Teresita Álvarez de Ramírez, Pastorita Botero de Botero, Lucy Giraldo de Ramírez y muchas más (2).

La remesa sabatina

Su antigua y hermosa casa de la calle 13 se convertía en una romería los días sábados cuando Jesusita repartía mercados y la cola iba desde la puerta de su casa hasta la plaza Bolívar; se iba en bus a la antigua galería de Armenia y se gastaba la plata que conseguía o de la mesada en estos menesteres altruistas, que incluía su permanente ayuda al ancianato.

Los Santos de la Catedral

La famosa frase “quedó para vestir santos”, se cumple en la agraciada dama, no por falta de belleza sino por exceso de fervor religioso, entusiasmo constante que incluía su participación en la organización del monumento del jueves Santo, con alegría y dedicación entusiasta. Debe recordarse que como bien lo afirma el historiador John Jaramillo Ramírez, cada santo tenía la dama que lo vestía, y Jesusita colaboraba con los ornamentos y su presencia en los actos de la parroquia, así como en la hermosa casona al frente del antiguo Club América, hoy Altavista, guardaba la ropa de los santos, manteles y todo lo relacionado con el oficio religioso.

Costurero litúrgico

Muchas de estas damas que guardaban fielmente la famosa costumbre social del costurero, se reunían cada ocho días para organizar las ayudas para las misiones y Jesusita se encargaba de recolectar fondos, con el fin de proveer bien los grupos de pastoral a otras regiones del país.

Damas de la caridad

Ayudó por muchos años a los programas diseñados con la presencia activa de las Damas de la Caridad, la Casa de las Obras Sociales y la Sociedad de Mejoras Públicas, tareas que hacía con alegría, con su espíritu bondadoso y su inagotable capacidad de servicio. No fue ajena, además, a la Orden Tercera de San Francisco con la cual colaboró con entusiasmo y las distintas juntas que se organizaron para la creación del departamento del Quindío.

Condecoraciones y reconocimientos

Recibió la más alta distinción de la Sociedad de Mejoras Públicas y en su sala de juntas se observa un bello óleo de la gran ciudadana; por circunstancias del destino la medalla al Mérito Cívico, le fue entregada por el presidente Valencia, el novio de la adolescencia en Popayán; entidades como la alcaldía de Armenia y otras instituciones reconocieron el inmenso legado cívico de Jesusita Vallejo de Botero.

En tiempos de infortunios sin cuento, cómo se extrañan figuras cívicas como Pastorita Botero de Botero, Anita Gutiérrez de Echeverry o Virginia Uribe de Botero, una lista de egregias figuras de la sociedad cuyos nombres no alcanzo a escribir en estas notas; en el caso puntual de Jesusita Vallejo de Botero el Quindío y la ciudad capital, ha tenido la suerte de contar con una de sus  más destacadas servidoras, caritativa, dotada de notable belleza física pero humilde ante los más humildes, colaboradora excelsa, dama maravillosa, imposible de olvidar.

El rostro de Martha Inés se ilumina con el recuerdo de su madre; hija menor, no duda en exclamar: ¡Lo más horrible que me pasó fue la muerte de mi mamá, las dos éramos inseparables, casi no vuelvo de eso!, gracias a su apoyo, me he encontrado con una dama inolvidable.

Con relación a nuestro civismo si es verdad decir con claridad que todo tiempo pasado fue mejor.

1) Ramírez Echeverry, Luis Fernando et Jaramillo Ramírez, John. 1989. Armenia. Libro de oro. Quingráficas. 247 páginas. 

2) Opus . cit, página 162 ss, Civismo femenino en Armenia. Isabella Mejía Meza.  

 

Gabriel Echeverri González
ESPECIAL PARA LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net