Domingo, 20 Oct,2019
En profundidad / SEP 22 2019 / hace 4 semanas

Me encontré en la vida con… Luciano Gómez Gómez

Reconocido político y empresario quien incursionó en los sitio básicos de café y tertulia en la plaza Bolívar y cerca al Banco de la República de Armenia. Nunca fue empleado público. 

Me encontré en la vida con… Luciano Gómez Gómez

Foto de Luciano Gómez Gómez de bachiller.

Una de las grandes figuras de la región, dirigente político y ciudadano sin tacha, nacido en Santuario Antioquia el 15 de agosto de 1916. Murió el 9 de marzo de 1984. Sus padres Joaquín Gómez Gómez  y Joaquina Gómez, campesinos de estirpe antioqueña. Hijos: Clímaco, abogado, Bernardo, médico, sacerdote Jesús Antonio en proceso de canonización  por las autoridades respectivas de la Ciudad Vaticana, en su época director espiritual del seminario  de Medellín; sacerdote Ramón, varias hermanas monjas y Luciano.

Cursó sus estudios básicos en la escuela pública de Santuario; como fue usual en muchísimos coterráneos viajó muy joven al Quindío a los 17 años de edad, en compañía de sus hermanos Clímaco y Bernardo, fascinados por las noticias de progreso y riqueza de las tierras que hacían parte del departamento de Caldas desde 1903. En Armenia formó su bello hogar con la señora Concha Henao en 192 y sus hijos: Miriam, Humberto Ingeniero Químico  y Fabiola, ya fallecidos. 

Vea también: Me encontré en la vida con… Emilia Jaramillo de Jaramillo
 

Empresario y político

Incursionó en los negocios de cafés, sitios  clásicos de tertulia y conversación ciudadana, primero con el famoso Casanova en la plaza de Bolívar, después el Bodegón frente al Banco de la República por la carrera 16  y el café Escorial, algunas cafeterías y bienes urbanos;  nunca fue empleado público.

No fue ajeno a la actividad política que realizó con inmenso fervor al servicio del dirigente conservador Laureano Gómez, su vocación a la causa partidista fue de todas las horas, un ser humano admirable y luchador sin pausa: “Pertenecía Luciano Gómez a un estirpe de intrépidos luchadores, que desprendidos del árbol frondoso de Antioquia, enaltecieron y conquistaron las tierras de Caldas y el Quindío, con el vigor perenne de su brazo, con la fuerza y el poder de su voluntad, con su inteligencia creadora, con su honestidad proverbial y con su fe implacable y seductora… Su carácter y la fuerza de sus principios, le daban autoridad humana y moral incontrastable. El cauce de su vida fue tan nítido, como el cristal de su alma y la fe y la moral de su espíritu… ejerció la política como si se tratara de un dogma y una noble y seductora empresa que rectoró y defendió hasta el fin de su encumbrada senectud. Y así murió, creyendo y amando, enseñando lealtades  y practicando virtudes, hasta que los años lo fueron doblegando con el peso certero e implacable de su humana finitud.”1 

Lea también: Me encontré en la vida con… Inés González de Ángel
 

Congresista y dirigente

Por años fue el máximo dirigente regional laureanista  y por tal razón fue defensor insomne de sus ideas y de la  marcha de la nación;  por sus condiciones personales y su notable capacidad de trabajo, enarboló con decoro las banderas de su partido  y lo representó  como   congresista por Caldas; el día 20 de marzo de 1966 fueron electos los primeros senadores por el nuevo departamento del Quindío, así: por el liberalismo Ancízar López y Carlos Restrepo Piedrahita como principales; Humberto Cuartas Giraldo y Raúl Gómez Montoya como suplentes; por el conservatismo Silvio Ceballos Restrepo y Rodrigo Gómez Jaramillo como principales y Ernesto Ramírez Molina y Luciano Gómez, como suplentes. Sus virtudes personales y políticas lo convirtieron en un impulsor de las ideas del  Laureano; en la excelente obra de Juan Esteban Constain2 sobre Álvaro Gómez, su hijo, aparece una semblanza del caudillo, el monstruo, como era llamado: “Y en esa estructura mental, en esa vocación política y teológica, la retórica jesuítica, con todos sus recursos, era una criba perfecta e inmejorable, allí estaba todo el arsenal  que un espíritu conservador podía desear para enfrentarse contra el mundo. A eso habría que sumarle la otra fuente dialéctica, por llamarla así, del pensamiento de Laureano Gómez, de su doctrina. Me refiero a su formación de ingeniero civil en la Universidad Nacional…” (pág. 73). 

Recomendado: Me encontré en la vida con... James Padilla Motoa
 

La lección ética de Luciano Gómez

Su sobrino brillante abogado e intelectual Horacio Gómez Aristizábal  escribió sobre su tío una admirable  página, de cuyo texto incluyo algunos fragmentos: “Luciano Gómez tenía los pantalones bien puestos. Decía sí o decía  no, en forma tajante y  rotunda. Asumía responsabilidades y corría riesgos. Vivió en la cresta de la ola, en el filo de la navaja. Acostumbró a su gente a mirar hacia la altura, hacia donde él  estaba, justo, honesto, rectilíneo, desinteresado y generoso… Luciano Gómez no tuvo que recorrer un largo camino para instalarse en la jefatura del conservatismo quindiano. Se instaló en ella desde su primera actuación. Y allí permaneció siempre, sin que nadie la disputara una preeminencia que le correspondía, que le pertenecía, como si le hubiese sido escriturada vitaliciamente por el propio pueblo. Suscitó grandes amores y grandes admiraciones por su personalidad avasalladora. Yo, que fui  sobrino, confieso que pocas personas me han cautivado tanto. Era el hombre de las intuiciones, de las adivinaciones. ¿Inteligencia natural? ¿Instinto? ¡Seguramente! No digamos que era más inteligente que uno, pero si era más apto para hacer uso de su inteligencia privilegiada. Soy de la tesis de que más importante que un hombre con ideas, es una idea con un hombre por detrás… a veces nos burlamos de los hombres de una sola idea. Sin embargo los grandes logros de la humanidad se deben a este tipo de hombres. Hombres que se llaman enterizos, como hechos de una sola pieza. Estos hombres, cuando tienen que tomar una decisión crucial, no la negocian, ni la tramitan.  Estos hombres gritan: “Adelante y lo que ha de ser que sea” 3. 

Le puede interesar: Me encontré en la vida con… Mayra Vélez Uribe
 

Condecoraciones

Entre muchos reconocimientos le fue otorgada la medalla José Eusebio Caro, distinciones de la ciudad milagro y del departamento de Caldas, por su honorabilidad, civismo y lucha política vigorosa.

Luciano Gómez Gómez ocupó un amplio período de la historia política y por muchos años fue el jefe máximo de las huestes conservadores de Laureano y después de su hijo Álvaro, a su lado floreció el dirigente, senador y gobernador Silvio Ceballos Restrepo, Rodrigo Gómez Jaramillo y muchísimos dirigentes; hábil para dar empleo y para ayudar a los necesitados, fue el mecenas de los colonizadores de Santuario, a quienes colaboraba inclusive como empleados de sus propios negocios. Muy joven alojo en su casa a Iván Botero Gómez,su sobrino, lo apoyó inicialmente  y después con el tiempo,  con tesón admirable el  más importante industrial y empresario de la región. 

Virtuoso al exceso, de misa diaria, de buenas costumbres pero visionario y político de carácter y decisiones, con sus sobrinos Horacio y Mario Gómez, hacemos memoria de la vida y la obra de un colombiano ejemplar, de sus condiciones morales intachables  y de la verticalidad en la defensa de sus ideas. Autodidacta por sus lecturas, estudios y devoción por la cultura, su nombre ocupa un lugar eminente en la historia de su partido y en la historia de la región. Un ejemplo de honradez y de ideas firmes, un ciudadano a carta cabal.

1 Martínez  Márquez, Helio. Marzo 10 de 1984. Oración Fúnebre.
2 Constaín, Juan Esteban. Julio 2019. Álvaro, su vida y su siglo. Random House. 430 páginas.
3 Gómez Aristizábal, Horacio. El Quindío en el siglo XXI. Página 118.


Gabriel Echeverri González
Especial para LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net