Miércoles, 21 Nov,2018

En profundidad / SEP 02 2018 / Hace 2 Meses

Me encontré en la vida con… Luis Tito Gómez Gómez

Sus empresas son un recuerdo, pero su legado emprendedor aún sobreviven en el Quindío para evocar su trayectoria.

Me encontré  en la vida con…   Luis Tito Gómez Gómez

Luis Tito Gómez Gómez, un antioqueño adoptado por el Quindío.

Destacado industrial, empresario valioso y notable ciudadano, nacido en Santuario, Antioquia, el 6 de febrero de 1910 y fallecido el 24 de agosto de 1985 en Armenia, sus padres Abraham Gómez Gómez y María de Jesús Gómez Gómez, 18 hijos en dos matrimonios, entre los cuales debo mencionar a Francisco Luis, Ramón, Miguel Ángel, Abraham, Rosarito, Sor Consuelo, Felipe.

A raíz de la muerte temprana a los 35 años de su señora madre y con escasos dos años de estudios primarios, Luis Tito y otros familiares y amigos, comenzaron la desbanda hacia el Quindío, la tierra feraz y promisoria de la colonización antioqueña, buscando fortuna y futuro personal; agarrados del estribo de la montura, o muchos trechos a pie limpio y en tren, penosamente, llegaron a la tierra anhelada donde sabían de antemano que vivían familiares. Contaba apenas Luis Tito con once años cuando ya estaba en esas peripecias.

Recomendado: Me encontré en la vida con... David Bersh Escobar

Comenzó a trabajar en Armenia en las panaderías de don Ramón Gómez Alzate y él mismo salía a vender pan fresco con mucho éxito, gracias a su impecable presentación personal, que conservó toda su vida y el famoso sombrero canotier.

Con 21 años de vida se asoció con dos de sus hermanos y fundaron Francisco Luis Gómez y Hermanos, en 1931, que incluía también a Ramón; se dedicaron a la venta de abarrotes en la antigua galería de Armenia, que quedaba en la manzana que hoy ocupa el Banco de la República, el banco Popular , el hotel Maitama, que se llamaba antes hotel Embajador, el actual edificio Cervantes y el consultorio jurídico de la universidad La Gran Colombia. El famoso y pavoroso incendio de 1935 destruyó completamente la plaza de mercado que se llamaba Cervantes y el nombre del actual edificio, que alberga los juzgados administrativos lleva ese nombre como homenaje a la famosa plaza. Luis Tito y sus hermanos quedaron en la quiebra.

Pero al día siguiente ya tenían surtido de abarrotes en los andenes donde hoy funciona Flamingo, por la calle 22 con 16, lo cual demostraba su constancia y tesón , una de las características principales de una personalidad aguerrida y laboriosa.

El 18 de abril de 1938 contrajo matrimonio con la distinguida dama Graciela Giraldo Orozco, cuatro hijos: Javier, ingeniero civil , casado con Liliana María Tobón Villegas, un hijo; Álvaro, arquitecto; Luis Fernando, administrador de empresas, ciudadano de amplia trayectoria social y económica, casado con Lolita Duque Arias, primera bailarina del ballet de Jaime Manzur y cantante; y Guillermo, arquitecto, fallecido en El Salvador en 1995.

Lea también: Me encontré en la vida con Hugo Palacios Mejía
 

Francisco Luis Gómez y Hermanos, almacenes El Lobo

Se pusieron de acuerdo en buscar un nombre para la empresa y para tal efecto hicieron un concurso público, con premio desde luego. Al cabo de poco tiempo ganó El Lobo, porque reunía las cualidades de un hombre de negocios: 1) Perseverancia; 2) Trabajo en equipo ; 3) Audacia; 4) Sentido de la oportunidad; 5) Valentía y 6) Arrojo.

Con ese nombre y con esas maravillosas consignas, comenzó a funcionar en 1940, al frente del actual hotel Maitama, carrera 17 con calle 21, esquina.

Con la ampliación de los negocios se fortaleció la venta de diversos productos y con ojo avizor para el crecimiento de la empresa, resolvieron importar la más grande calidad de productos: de Alemania, herramientas, parafina, ferretería y radiolas; de Checoslovaquia, herramientas; de Polonia, relojes despertadores; de España, herramientas; del Medio Oriente, especias, comino, pimienta, clavo de olor; de Japón, parafina, lámina could rolled; de Inglaterra, enlatados, lápices de tinta; de Estados Unidos, porcelanas sanitarias standard, máquinas de coser, pianos, el daguerrotipo para hacer bombillos El Lobo, que según la propaganda: dan más luz; de Brasil, clavo de olor; de Ecuador, Chile y Perú, uvas pasas. Muchos países más en una labor comercial encomiable y valerosa.

Vea también: Me encontré en la vida con… Juan Zuluaga Herrera
 

Industriales de raca mandaca

Muy pronto decidieron emular con Vicente Giraldo y comenzaron a fabricar sus propios productos como: Fábrica de jabón para lavar; de colillas, de amplio consumo popular; fábrica de velas (chorriadero); fábrica de chocolates marca O.K; fábrica de café El Lobo, la pura esencia del mejor café; fábrica de café Victoria, la excelencia del excelso colombiano; una portentosa y admirable capacidad de trabajo, laboriosidad y creación de riqueza, impulsora de empleo calificado en la región.

En 1946 se abrió la sede de Cali, con la presidencia de Ramón Gómez Gómez, uno de los socios, dedicado a la ferretería y la venta de especias y desde luego a la importación de muchos países y los más diversos productos, como hemos visto.

De igual manera, se comenzó la construcción del edificio Gómez, esquina de la carrera 16 con calle 17, edificio de gran envergadura y espectacularidad para la época, en donde comenzaron a funcionar los almacenes, en 1949, aún sin finalizar la construcción.
 

Nueve de abril de 1948

Como era fama que los Gómez eran godos, las hordas que surgieron del fatídico asesinato de Gaitán, apenas conocida la noticia, saquearon completamente y acabaron con el esfuerzo de toda una vida, a las dos de la tarde se llevaron hasta el último lápiz.

No obstante, la solidaridad fue total gracias al buen nombre de la empresa, los fabricantes europeos y los colegas nacionales les brindaron todo su apoyo y el almacén hermano de Cali los volvió a surtir vía ferrocarril. En esa época vendieron sus fábricas y se inclinaron a su tarea principal como comerciantes. En 1959 empezó a funcionar la sede de la empresa en Bogotá con la presidencia de Francisco Luis Gómez.

Le puede interesar: Me encontré en la vida con… Antonio Hadad Kiuhan
 

Sociedad Inmobiliaria Armenia Ltda

Con Mowerman Hermanos y Audifasio Toro Patiño se asociaron en los negocios de la construcción e incursionaron con el antiguo Instituto de Crédito Territorial en el programa los tres ponen, por primera vez en Colombia, así se construyó buena parte del barrio Alcázar y otros proyectos.
 

La Giralda

Incursionaron con mucho éxito en el mundo de los toros y construyeron una bella placita donde hoy queda la Esap en 1941, incentivados por la presencia en el Quindío del torero español Valentín Ritoré, quien llegó a Colombia en 1944, después de la guerra civil española; el torero de Andalucía se había conectado con Hernando y Enrique Santos en El Tiempo y a través de ellos, conoció las ganaderías de Salento y su futura esposa Lucía Botero Londoño.

Los hermanos Gómez traían los toros de los Llanos Orientales, y la plaza floreció inclusive con figuras de la talla de Domingo Ortega, desde luego Valentín muchas veces toreó y se quedó entre nosotros hasta su muerte, con un hijo, el brillante periodista Óscar Ritoré y una hija llamada Martha Lucia, casada con el escultor Orlando Londoño y entre sus nietos Sebastián, hijo de Martha figura de la fotografía. La placita fue incendiada una tarde de toros mansos y sin trapío.

Continuará.


Gabriel Echeverri González
Especial para LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net